Reproducción de morera

Reproducción de morera

La morera es una planta que pertenece al género Morus L. ya la familia Moraceae.
Estas son plantas en gran parte nativas de Asia, pero también muy extendidas, en su estado natural, en África y América del Norte.

Hábitat de cría adecuado –
La morera es una planta con varias subespecies. Algunos extendidos en Eurasia y África y otros también en América del Norte. En Europa, Morus alba y Morus nigra están muy extendidos.
La morera blanca (Morus alba L.) es una especie originaria de Asia central y oriental.
Árbol de hasta 15 m de altura, fue importado a Europa con el gusano de seda alimentándose de sus hojas. Hasta mediados del siglo XX tuvo una enorme difusión; luego, con la aparición de las fibras sintéticas, ha desaparecido la cría del gusano de seda y con ella también la morera blanca, degradando su hábitat de difusión.
La morera negra (Morus nigra L.) es muy similar a la especie anterior; es originario de Asia Menor e Irán y probablemente introducido en Europa en el siglo XVI.
La morera roja (Morus rubra L.) en cambio está presente en América del Norte.

Propagación –
La morera es un árbol frutal muy rústico, cuyo cultivo no presenta especiales dificultades; es una planta muy resistente a la variabilidad climática. Sobre todo, las diferentes variedades de morera pueden soportar temperaturas de hasta -15 °C. Por lo tanto, se puede cultivar de norte a sur, sin dificultades particulares.
Incluso a nivel del suelo, la morera se puede cultivar en casi todas partes. La planta crece bien incluso en suelos pobres y áridos, aunque las condiciones más favorables pueden aumentar la productividad de la fruta.
Lo ideal es, sin embargo, preferir suelos con un pH neutro, con un buen procesamiento de bases y una buena cantidad de materia orgánica.
La propagación de esta planta puede tener lugar por semilla.
La semilla germina mejor si se somete a 2 a 3 meses de estratificación en frío. Sin embargo, es recomendable sembrar la semilla tan pronto como esté madura; suele germinar en la primera primavera, aunque a veces tarda otros 12 meses.
Las plántulas jóvenes deben cultivarse en macetas individuales y trasplantarse en primavera en campo abierto.
La propagación también puede tener lugar por esquejes, realizando cortes de madera semimadura de 7 – 10 cm. el injerto alcanza un buen porcentaje, aunque a veces no llega a desarrollarse.
Alternativamente, se pueden preparar estacas de madera madura del crecimiento de la temporada actual, de 25 a 30 cm con una porción basal de madera de 2 años.

Ecología –
El paisaje agrícola italiano y europeo del pasado era muy diferente al actual.
Esto incluía el cultivo de la morera blanca (Morus alba) para la cría del gusano de seda, un insecto estrictamente monófago que se alimenta únicamente de la hoja de esta planta.
La desaparición de la sericultura y el abandono del cultivo de la morera ha afectado tanto a hábitats enteros que la función ecológica de protección del suelo ha generado, en muchas zonas, junto con el advenimiento de la agricultura intensiva, una elevada inestabilidad hidrogeológica y fenómenos de progresiva erosión y desertificación de los suelos, que están ligados, por un lado, al abandono de algunos territorios marginales por parte de los agricultores, por otro, a la práctica de una agricultura poco conservadora en cuanto a la sustancia orgánica del suelo, así como a el cambio climático, cuyos efectos empiezan a ser cada vez más importantes también en Europa.
De hecho, la morera tiene un sistema de raíces que se profundiza tanto vertical como horizontalmente, creando una densa red de raíces. Éstos aprovechan el terreno e incluso en zonas de pendiente ralentizan la acción del viento y del agua que discurre sobre la superficie de la pendiente, removiendo las partículas de suelo y haciendo que se acumulen aguas abajo. La rápida capacidad de crecimiento de la morera hace que la planta sea capaz de crear una densa cubierta vegetal durante la época estival, contrarrestando la fuerza con la que las gotas de lluvia impactan sobre el suelo y, por tanto, reduciendo los deslizamientos. Ensayos realizados en China han demostrado que la plantación de moreras es fundamental para la consolidación de terrenos en pendiente, ya sean estos naturales o sujetos a bancales por el hombre. También se ha comprobado que en estos ambientes, en caso de periodos prolongados de sequía, el follaje de la morera crea un microclima de pocos grados más fresco con respecto al entorno no cubierto de vegetación. Lo que hace que esta esencia vegetal sea interesante frente a otras, sin embargo, es la capacidad de producir hoja para la sericultura y biomasa vegetal o leñosa para diferentes fines, incluso en suelos pobres en nutrientes, con cantidades limitadas de agua e incluso, para alguna variedad de morera, en suelos salinos o calcáreos. Debido a estas excelentes características, la planta también ha sido utilizada en la recuperación de ambientes desérticos, con fuertes anomalías de reacción (pH), o contaminados por metales pesados ​​(vertederos).




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.