Abies cilicica

Abies cilicica

El abeto de Cilicia, (Abies cilicica (Antoine & Kotschy) Carrière) è una specie arborea appartenente alla famiglia delle Pinaceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
dominio eucariota,
reino plantae,
división de pinofitas,
clase Pinopsida,
Orden Pinales,
familia de las pináceas,
Género Abies,
especies de A. cilicica.
Basionimo es el término:
– Pinus cilicica Antoine & Kotschy;
Los términos son sinónimos:
– Abies rinzii Godr.;
– Abies rinzii Gordon;
– Abies tchugatskoi C.Lawson;
– Abies tchugatskoi C.Lawson ex Godr.;
– Abies tchugatskoi P.Lawson;
– Abies tchugatskoi P.Lawson ex Gordon;
– Picea cilicica (Antoine & Kotschy) Rauch;
– Picea cilicica (Antoine & Kotschy) Rauch ex Godr.;
– Pinus tchugatskoi Fisch.;
– Pinus tchugatskoi Fisch. ex Henkel & Hochst..
Dentro de esta especie se reconocen las siguientes subespecies:
– Abies cilicica subsp. cilícica;
– Abies cilicica subsp. Isabel Coode & Cullen.

Etimología –
El término Abies proviene de Abies, que es el nombre latino clásico (Virgil, Egloghe, de la raíz sánscrita abh chorro de resina); según otra interpretación derivaría de la palabra griega ἄβιος = longevo.
El nombre específico cilicica hace referencia a Cilicia, una antigua provincia del Imperio Romano que incluía los territorios de la actual Turquía.

Distribución Geográfica y Hábitat –
Abies cilicica es una planta endémica de Turquía, Siria y Líbano.
En su hábitat natural puede formar bosques puros, donde reside la gran mayoría de la población, Siria y Líbano (parte norte del Monte Líbano) con subpoblaciones restringidas y fragmentadas. Prefiere altitudes de montaña entre 1.000 y 2.000 m, con precipitaciones anuales entre 1.000 y 1.500 mm, con veranos cálidos y secos e inviernos húmedos y no demasiado fríos. Crece en suelos calcáreos, secos, bien drenados ya veces pedregosos. A menudo se encuentra en asociación con Cedrus libani, Taxus baccata y especies del género Quercus; las asociaciones con Pinus nigra y Juniperus excelsa son menos frecuentes.
Lamentablemente, más de 5.000 años de deforestación, incendios y pastoreo han reducido estos bosques a enclaves.

Descripción –
Abies cilicica es un árbol perennifolio de hasta 35 m de altura.
El tronco puede alcanzar los 2 m de diámetro, con un porte cónico. La corteza es gris ceniza y lisa cuando es joven; se vuelve con la edad fisurada en escamas.
Las ramas principales tienen un porte ascendente; las ramas secundarias son de color rojo amarillento a marrón oliva, glabras.
Los cogollos son ovoides, no resinosos, de color marrón; las perlas que las recubren son carenadas y libres en la punta.
Tiene hojas aciculares, de color verde oscuro en el haz, verde blanquecino en el envés, de hasta 4 cm de largo, con ápice entero o ligeramente bífido.
Los estróbilos femeninos son inicialmente verdes, marrones en su madurez, son cilíndricos, de hasta 20 cm de largo y hasta 6 cm de ancho, a veces dispuestos en parejas, con un pedúnculo corto; las escamas tienen forma de abanico, 3 cm de largo, 3,5 cm de ancho, lisas.
Los estróbilos masculinos miden 1,5 cm de largo, son amarillentos con microsporofilas rojas. Las semillas, de color marrón claro, miden hasta 12 mm de largo, en forma de huevo invertido, con alas de 17 mm de color marrón claro, cuneadas.

Cultivo –
Abies cilicica es un árbol que se ha utilizado desde la antigüedad por su madera que todavía se comercializa localmente.
En su área de distribución forma bosques mixtos, formando a veces poblaciones puras, prefiriendo sustratos calcáreos poco profundos, rocosos y bien drenados; en altitudes entre 1.000 y 2.000 metros.
Es una planta de las zonas templadas cálidas y subtropicales. Los árboles inactivos son muy resistentes a las heladas, pero la vegetación de primavera es muy propensa a sufrir daños por heladas.
La planta prefiere sustratos calizos poco profundos, rocosos y bien drenados.
Las plantas son muy tolerantes a la sombra, especialmente cuando son jóvenes, pero el crecimiento es más lento en condiciones de sombra densa.
Es un árbol de rápido crecimiento.
Los árboles deben plantarse en sus posiciones permanentes cuando son bastante pequeños, entre 30 y 90 cm de altura. Los árboles más grandes tienden a enraizar mal, lo que también afecta negativamente el desarrollo de las raíces y la resistencia al viento.
La propagación puede tener lugar por semilla, con siembra a fines del invierno en un invernadero o al aire libre a principios de la primavera. La germinación suele ser deficiente, por lo general tarda entre 6 y 8 semanas.
Se informa que la estratificación produce una germinación más uniforme, por lo que probablemente sea mejor sembrar la semilla en un semillero frío tan pronto como madure en el otoño.
La semilla permanece viable hasta por 5 años si se conserva bien.
El trasplante de plántulas jóvenes debe realizarse en primavera o principios de verano, después de las últimas heladas previstas.

Costumbres y tradiciones –
El abeto de Cilicia es una planta cuyos hallazgos certifican un uso y uso antiguo.
En 2009 en Berenice Troglodytica, un puerto egipcio-romano en el Mar Rojo, los arqueólogos encontraron: «dos bloques de resina de Abies cilicica, uno que pesaba unos 190 g y el otro unos 339 g, recuperados del siglo I d. C. en uno de las trincheras del puerto Producida en las zonas de la gran Siria y Asia Menor, esta resina y su derivado oleoso se utilizaban en la momificación, como antiséptico, diurético, para tratar las arrugas, desparasitar y promover el crecimiento del cabello.
Su madera todavía se utiliza para la fabricación de contrachapados. Sin embargo, su uso en jardines y jardines botánicos es limitado debido a su fragilidad frente a las heladas primaverales.
Desde el punto de vista ecológico, esta planta tiene una distribución relativamente amplia en Turquía, Líbano y Siria, aunque las pequeñas subpoblaciones de las subespecies típicas en Líbano y Siria están muy degradadas y deberían considerarse en peligro crítico en todo el país. Se considera que la vegetación mediterránea del sur de Turquía, especialmente las áreas montañosas, corre un alto riesgo de cambio climático, y los datos muestran claramente que las temperaturas de verano están aumentando y las precipitaciones anuales han disminuido significativamente en las últimas cinco décadas. Estas tendencias están creando un mayor riesgo de incendios y también están contribuyendo a una disminución en la salud general de los árboles, lo que a su vez los hace más vulnerables a los ataques de patógenos. Las Montañas Tauro también están experimentando un fuerte aumento en el número de turistas, lo que también aumenta el riesgo de incendios forestales. La planta está clasificada actualmente como «casi amenazada» en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (2013), aunque su área de distribución es amplia (estimada en 3397 km²).

Método de preparación –
Abies cilicica es una planta de uso remoto no sólo por su madera sino, según han informado hallazgos arqueológicos, también por su resina y su derivado oleoso que se usaban en la momificación, como antiséptico, diurético, para tratar las arrugas, como desparasitante y para crecimiento del cabello.
Hoy, tras siglos de deforestación e incendios, la especie también se encuentra amenazada por el calentamiento global por lo que se están planificando intervenciones de protección y salvaguarda y no se recomienda un uso indebido.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Base de datos útil de plantas tropicales.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (ed.), 2005. Una lista comentada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore.
Fuente de la foto:
http://temperate.theferns.info/plantimages/8/8/88f88447b79cf31167d8e099aa6f24b394c2fe1c.jpg

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y usos alimúrgicos se indican únicamente con fines informativos, no representan en modo alguno una prescripción médica; por lo que no se responsabiliza de su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.