Aedes albopictus

Aedes albopictus

El mosquito tigre (Aedes albopictus Skuse, 1894) es un insecto perteneciente a la familia Culicidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
sucursal bilateria,
filo artrópodos,
subfilo tracheata,
Superclase Hexapoda,
clase insecta,
Subclase Pterygota,
cohorte de endopterigota,
Superorden Oligoneoptera,
sección Panorpoidea,
orden díptera,
Suborden Nematocera,
Infraorden Culicomorpha,
familia Culicidae,
Subfamilia Culicinae,
tribu Aedini,
Género Aedes,
Subgénero Stegomyia,
Especies de A. albopictus.
Los términos son sinónimos:
– Culex albopictus Skuse, 1894;
– Stegomyia albopicta (Skuse, 1895);
– Stegomyia nigritia Ludlow, 1910;
– Stegomyia quasinigritia Ludlow, 1911;
– Stegomyia samarensis Ludlow, 1903.

Distribución Geográfica y Hábitat –
Aunque Aedes albopictus es una especie autóctona de áreas tropicales y subtropicales, también se está adaptando rápidamente a regiones más frías.
Este insecto, en concreto, es originario del sudeste asiático pero aprovechando el transporte comercial humano se ha extendido a muchas zonas del mundo: a mediados del siglo XX se extendió a África y Oriente Medio y más tarde al continente sudamericano, Estados Unidos. Unidos de América, en Oceanía y por último en Europa.
Los primeros ejemplares reproducidos en Europa se encontraron en Laç, al norte de Albania, en agosto de 1979. El grupo de vigilancia albanés planteó la hipótesis de que el mosquito estaba presente al menos desde 1975 e identificó al medio responsable en un carguero procedente de China atracado en el puerto de Durres. .
En Italia hizo su aparición en 1990 en Génova, en un almacén de neumáticos usados ​​importados de Estados Unidos. Desde aquí se extendió prácticamente por toda la península y está presente en muchos otros países europeos.
Aedes albopictus está incluido en la lista de las 100 especies invasoras más dañinas del mundo elaborada por la UICN/ISSG.
En las zonas tropicales cálidas y húmedas está activo todo el año mientras que en las regiones templadas hiberna en forma de huevos, retomando el ciclo en forma adulta durante la primavera (en Italia está activo de marzo a octubre).
Los huevos de variedades que se encuentran en zonas templadas toleran el frío (temperaturas bajo cero, nieve) mejor que los que se encuentran en regiones más cálidas. Además, los ejemplares adultos pueden sobrevivir el invierno en microhábitats adecuados.

Morfología –
El mosquito tigre es un insecto que mide de 5 a 10 milímetros de longitud siendo los machos que se distinguen de las hembras por ser un 20% más pequeños aunque tienen una morfología muy similar.
Tiene unas llamativas rayas blancas y negras.
Como todas las especies de mosquitos, las antenas de los machos son mucho más densas que las de las hembras.
Los palpos maxilares de los machos son más largos que sus troncos; en cambio, los palpos maxilares de las hembras son mucho más cortos.

Actitud y Ciclo de Vida –
Aedes albopictus es diurno y desarrolla su actividad principalmente al final de la tarde y temprano en la mañana.
También es antropofílico ya que tiene una marcada preferencia por el hombre. Es la especie más representada en ambientes urbanos, donde encuentra muchos lugares aptos para su reproducción y numerosos comensales para cenar.
Las hembras ponen sus huevos en las paredes de recipientes de varios tipos capaces de contener agua. Prefieren lugares pequeños y oscuros que simulen su entorno natural, representado por pequeñas cavidades presentes en los árboles de los bosques tropicales de donde provienen. En entornos urbanizados, su elección recae en todos aquellos pequeños recipientes presentes en jardines y terrazas (pequeñas ánforas, platillos, fosos de recogida de agua de lluvia, canalones, juegos para niños, regaderas), pero también a lo largo de las calles, en parques, plazas y calles.
Los huevos resisten la sequía y pueden sobrevivir más de 6 meses en estas condiciones, pero para eclosionar y así iniciar el ciclo larvario deben estar necesariamente sumergidos en agua. El ciclo de vida consta de 4 fases bien diferenciadas: huevo, larva, pupa y adulto. Las larvas y pupas pueden desarrollarse única y exclusivamente en presencia de agua. El mosquito tigre tiene un radio de acción limitado (menos de 200 metros), por lo que sus lugares de desove se encuentran cerca de donde se observa su presencia.
El ciclo de vida de Aedes albopictus es similar al de otros mosquitos.
Unos días después de una sola ingesta de sangre, necesaria para la maduración de los huevos, las hembras buscan un sitio adecuado para la oviposición, que suele consistir en las paredes internas de un recipiente que contiene o ha contenido agua estancada. La mayoría de los huevos son puestos unos milímetros por encima de la superficie existente del agua, donde permanecen a la espera de que suba el nivel. Cada hembra puede poner hasta 100 huevos (en promedio unos sesenta) por cada ciclo gonotrófico, cuidando de no ponerlos todos en el mismo brote. En los períodos más favorables desde el punto de vista climático, el ciclo se repite cada 3-5 días. Cada ejemplar suele vivir de 2 a 4 semanas, picando y oviponiendo numerosas veces.
La eclosión se produce cuando los huevos se sumergen, por ejemplo, durante una lluvia. Los huevos pueden sobrevivir largos períodos secos en un estado de reposo. Al igual que para otros mosquitos, de los huevos nacen larvas acuáticas que, a través de 4 etapas de crecimiento, separadas por mudas, alcanzan la etapa de pupa. El mosquito adulto parpadea después de unas 48 horas, dejando el caparazón de la pupa (exuvia) en el agua. En nuestras latitudes todo el ciclo de desarrollo puede durar desde 10 días hasta varias semanas, dependiendo de la temperatura.
Aproximadamente 48 horas después del parpadeo, los machos y las hembras pueden aparearse. Inmediatamente después, la hembra puede tener su primera comida de sangre, mientras que el macho, habiendo agotado su función reproductiva, sobrevivirá solo unos días durante los cuales nunca se alimentará de sangre. Tanto machos como hembras obtienen la energía necesaria para su vida a partir de jugos azucarados de origen vegetal.

Rol Ecológico –
Como en otras especies de mosquitos, solo las hembras de Aedes albopictus necesitan asimilar sangre para la producción de huevos. Complementan sus necesidades energéticas con néctar y otros jugos de vegetales dulces, al igual que los machos. En la localización del huésped, el dióxido de carbono, las sustancias orgánicas producidas por el huésped y las señales visuales juegan un papel importante.
Este mosquito pica durante el día. Según la región y el biotipo, existen diferentes momentos de mayor actividad. Sin embargo, generalmente está inactivo durante las horas centrales del día y de la noche. Busca a sus presas dentro y fuera de las casas, pero es especialmente activo al aire libre.
Además de los humanos, Aedes albopictus también pica a otros mamíferos y aves. Cuando se trata de una comida de sangre, la ubicación del huésped es muy perseverante y cautelosa. La búsqueda de un invitado se lleva a cabo en dos etapas. En una primera etapa, el mosquito exhibe un comportamiento de búsqueda indistinto. Luego, cuando percibe al huésped, comienza la fase de acercamiento dirigido.
A menudo se detiene la ingesta de sangre antes de haber ingerido la cantidad necesaria para el desarrollo de los huevos; Debido a este comportamiento, pueden picar a varios huéspedes durante el ciclo de producción de huevos. Dado que muerden huéspedes de diferentes especies, son especialmente propensos a transmitir enfermedades de una especie a otra (por ejemplo, la dirofilariosis del perro al hombre). La cantidad de sangre succionada con cada picadura depende del tamaño del mosquito, pero suele rondar los 2 microlitros.
La propagación a larga distancia de Aedes albopictus se produce principalmente a través de rutas marítimas. Por lo general, los barcos cargados de llantas usadas, bambú de la suerte (Dracaena sanderiana) y flores pueden transportar huevos, larvas y pupas de mosquitos tigre. Los automóviles, camiones y trenes privados son medios de transporte importantes a nivel regional.
En cuanto a la estrecha socialización con los humanos, el mosquito tigre en Europa es muy similar al mosquito común (Culex pipiens) pero además de las diferencias respecto a su biología, los de la especie Culex pipiens prefieren cuerpos de agua más grandes para la deposición. de los huevos y toleran mejor el frío. En Europa, Aedes albopictus ocupa un nuevo nicho bastante amplio que no se solapa con el de las especies autóctonas y/o naturalizadas, que por tanto no pueden impedir su propagación. Aún no se ha establecido una posible competencia entre las especies que ponen sus huevos en los troncos de los árboles (Aedes cretinus, Aedes geniculatus y Anopheles plumbeus). Estas especies, sin embargo, no parecen preferir ambientes poblados por humanos.
En cuanto a los riesgos para la salud, cabe recordar que dado que Aedes albopictus es especialmente agresivo con los humanos, el hecho de estar activo durante el día y la capacidad de desarrollarse en entornos urbanos, por lo tanto en estrecho contacto con los humanos, puede transmitir nematodos como la dirofilariosis. y virus responsables de enfermedades como la fiebre amarilla, la encefalitis de San Luis, el dengue, el chikungunya y el zika.
Este mosquito ha sido responsable de diversas epidemias a lo largo del tiempo.
Además, el mosquito tigre también es importante en medicina veterinaria ya que es vector de gusanos parásitos del género Dirofilaria, agentes del gusano del corazón cardiovascular en perros y gatos.
Los métodos de contención del mosquito tigre se basan en el uso de dióxido de carbono y una combinación de sustancias químicas naturalmente presentes en la piel humana (ácidos grasos, amoníaco, ácido láctico) que dan los mejores resultados.
Además, otras larvas de mosquitos, platelmintos, escarabajos nadadores, hongos, ciliados, paramecios, protozoos parásitos, copépodos depredadores y arañas son enemigos naturales del estado larvario del mosquito tigre asiático.
En particular, las larvas de Toxorhynchites speciosus se alimentan de las larvas de Aedes albopictus.
Las larvas de Toxorhynchites, un género de mosquito que no chupa sangre, se alimenta de otras larvas de mosquito y, a menudo, se encuentran con larvas de mosquito tigre. Los platelmintos y los pequeños escarabajos nadadores se consideran depredadores naturales.
Los hongos del género Coelomomyces (orden Blastocladiales) se desarrollan dentro de la cavidad visceral de las larvas de mosquito. La especie Coelomomyces stegomyiae se encontró por primera vez en el mosquito tigre asiático.
Los paramecios también pueden afectar a las larvas del mosquito tigre y la primera especie detectada fue Lambornella stegomyiae (Hymenostomatida: Tetrahymenidae). Sin embargo, la virulencia, la tasa de mortalidad y las posibilidades subsiguientes de adoptar Lambornella como remedio biológico para el control de Aedes albopictus aún generan puntos de vista contradictorios.
Entre los demás enemigos se recuerda que los esporozoos del género Ascogregarina (Lecudinidae) infectan el estado larvario de los mosquitos.
Se han encontrado otros depredadores en otros hábitats y se están estudiando sus usos reales en la lucha biológica.
En general, para la contención y supresión de Aedes albopictus debido a su notable capacidad de adaptación a diferentes ambientes, su estrecho contacto con los humanos y su biología reproductiva, ha resultado muy difícil de implementar.
Sin embargo, la vigilancia de áreas aún no colonizadas y el monitoreo de áreas ya infestadas son herramientas útiles en el manejo del problema. Además de la vigilancia de los puertos, el transporte de cargas de neumáticos, los puntos de avituallamiento en las autopistas, las tiendas con plantas importadas y las estaciones de ferrocarril deben ser monitoreados con métodos apropiados.
En el control del mosquito tigre juega un papel importante la eliminación o inactivación de los lugares de desove, que nunca están lejos de donde las personas son picadas. Se deben identificar e inactivar los focos de desarrollo larvario tales como pozos de caminos, cunetas obstruidas, llantas viejas con agua, comederos de pájaros, sifones de alcantarillado, sistemas de drenaje con agua estancada y cualquier otra acumulación de agua. Para evitar que los mosquitos pongan sus huevos, es recomendable rellenar jarrones, hacer nudos en los árboles y otras grietas capaces de recoger agua con arena o grava fina. Los residuos también pueden contener agua de lluvia y, por lo tanto, deben eliminarse. (Pensemos por ejemplo en una lata de atún tirada al suelo o más simplemente en la tapa de un tarro. El agua que puede contener es suficiente para la reproducción del mosquito)
Los lugares donde es imposible evitar la presencia de agua (drenaje de caminos, etc.) pueden ser tratados periódicamente con larvicidas químicos o biológicos incluyendo Bacillus thuringiensis israelensis (Bti). Bti es una bacteria que produce toxinas capaces de matar larvas de mosquitos y otros dípteros, sin por ello ser dañina para otros organismos. Ante un menor impacto ambiental, el BTI es menos efectivo (alrededor de un 20% menos) contra Aedes albopictus que el registrado contra Culex pipiens.
Cabe recordar que la aplicación de insecticidas contra mosquitos adultos tiene un efecto limitado y en cambio tiene contraindicaciones de carácter ecológico y sobre la salud humana mayores que el propio remedio (informe ISPRA 2015). Los sprays contra los mosquitos utilizados por la noche no tienen efecto si no se tratan también los lugares de descanso de los mosquitos tigre (utilizar el spray durante el día puede violar las instrucciones de uso correcto descritas en el envase cuando, por ejemplo, están presentes en el abejas en busca de polen). Las larvas y los huevos son una buena reserva para la población de mosquitos, que suele recuperarse rápidamente.
La vigilancia contra estos mosquitos se puede realizar mediante ovitrampas que se utilizan habitualmente para el seguimiento de Aedes albopictus; son contenedores negros con agua y bloques de poliestireno, palos de masonite o pequeños palets flotantes. Los mosquitos tigre hembra ponen sus huevos en estas superficies ásperas, justo por encima de la superficie del agua. Al identificar los huevos y larvas que nacen en el laboratorio a partir de estos huevos, se puede estimar la presencia y cantidad de estas especies. Las versiones de este tipo de trampas con trampa adhesiva, que atrapan a los mosquitos cuando están a punto de poner sus huevos, facilitan enormemente el análisis y lo hacen más rápido. Sin embargo, las trampas de este tipo son complicadas en términos de uso. Los resultados de la ovitrampa suelen variar y dependen de la posible proximidad de otros lugares de puesta de huevos; para comparar diferentes muestras, se debe estandarizar el método de muestreo y la metodología de análisis de datos, teniendo en cuenta el número de ovitrampas que se encuentran realmente activas y el número de días de exposición en el campo.
Finalmente, cabe señalar que existen pocas trampas efectivas contra el mosquito tigre adulto; las trampas que capturan otras especies no lo atrapan satisfactoriamente. Sin embargo, un nuevo tipo de trampa logra capturar cantidades significativas de Aedes albopictus; este medio produce, con la ayuda de un ventilador, una corriente de aire impregnada de una mezcla de sustancias (amoníaco, ácidos grasos, ácido láctico) que se dirige hacia arriba para simular la forma y el olor del cuerpo humano. Con la adición de dióxido de carbono, se puede mejorar aún más el rendimiento de la trampa. Esta trampa es un medio adecuado para capturar mosquitos tigre adultos y también, por ejemplo, para examinar la existencia de virus en los mosquitos atrapados. Antes, para estudiar los mosquitos había que recogerlos en el cuerpo de voluntarios. Esto es éticamente cuestionable, especialmente durante las epidemias.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología Agrícola. Parte Especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Pollini A., 2002. Manual de entomología aplicada. Edagricole, Bolonia.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.
Fuente de la foto:
https://inaturalist-open-data.s3.amazonaws.com/photos/132243000/original.jpg



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.