Si el suelo muere, nuestra civilización desaparece

Si el suelo muere, nuestra civilización desaparece

En todo el mundo, aunque con las necesarias diferencias y peculiaridades, los suelos agrícolas están sufriendo una degradación sin precedentes, no solo en términos cualitativos (pérdida de fertilidad) sino también cuantitativos (pérdida de matriz) y dinámicos (velocidad del proceso).
Este fenómeno, también conocido en las civilizaciones antiguas, avanza, sin embargo, hoy con una velocidad y una modalidad sin precedentes. Baste decir que, solo en Sicilia, el 74,7% de los suelos se encuentran en un estado avanzado de desertificación (entre críticos 1, 2 y 3).
El fenómeno es complejo pero subyacente y en común está el modelo de explotación del suelo tanto para fines agrícolas como para la ocupación del mismo para otros fines (urbanismo, industrial, etc.).
Sin embargo, lo que más preocupa es la relación entre el modelo agrícola actual y la pérdida del recurso suelo; un modelo que se lleva a cabo con procesos ecológicos muy alejados de los naturales y que, por tanto, crea una interferencia considerable sobre las capacidades regenerativas de los sistemas agrícolas (y colateralmente de los naturales). Recordamos aquí que los sistemas agrícolas son sistemas disipativos* que, para mantener su capacidad productiva a largo plazo, necesitan un perfecto equilibrio entre entradas y salidas de insumos.
Desgraciadamente, se trata de conceptos poco o mal estudiados en las ciencias agronómicas y menos analizados en las políticas agrarias de las últimas décadas que han mirado al modelo agroalimentario como un sistema lineal inagotable, en contravención de las leyes más elementales de la física, la termodinámica y ecología.
El resultado ahora es extremadamente alarmante porque la pérdida de suelo es solo uno de muchos factores: todos conectados entre sí. La pérdida de biodiversidad (natural y agrícola), la deforestación, la erosión de los recursos no renovables (sobre todo agua y fertilizantes), el aumento de los costes de producción, etc., son los efectos de una causa tan conocida como poco o nada abordada. en su complejidad.
Bajo acusación, por supuesto, varios factores, pero hay uno sobre todos que luego los une en gran medida.
En la producción de alimentos hemos cambiado las biocenosis, su equilibrio y sus relaciones. Esta nueva condición ha provocado un cambio en la relación entre algunas especies (como por ejemplo en insectos o en plantas no cultivadas) y la consiguiente proliferación de poblaciones (que definimos con el término acientífico de infestaciones). Para remediar estas plagas se utilizan entonces diversos productos sintéticos (pesticidas, herbicidas, etc.) que agravan aún más el delicado equilibrio del ecosistema.
En el centro de las responsabilidades (aunque no el único) está obviamente un modelo de producción de alimentos que, como se ha dicho, es milenario, y que con su expansión ha reducido considerablemente la biodiversidad planetaria pero también la diversidad alimentaria si tenemos en cuenta que en el mundo hoy nos alimentamos de muy pocas especies y, muchas veces, con una baja variabilidad genética dentro de ellas.
Esta información también proviene de un informe publicado en 2019 por la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, en el Estado de la biodiversidad mundial para la alimentación y la agricultura; el informe, basado en datos recopilados en 91 países diferentes, hizo un balance de la diversidad de plantas, animales y otros organismos (salvajes o domesticados) que proporcionan a los humanos alimento, fibra y combustible.
El dato alarmante es que, aunque se conocen unas 6000 especies de plantas cultivables, las que realmente se utilizan en la producción de alimentos son unas 200, y el 66% de la producción agrícola mundial se compone de sólo nueve especies (caña de azúcar, arroz, maíz, trigo, patata, soja, el fruto de la palma aceitera, la remolacha azucarera, la mandioca). No es diferente para las proteínas animales: si las especies principalmente cultivadas son unas cuarenta, hay pocas con las que contamos para la carne, la leche y los huevos.
Para concluir, es evidente que la mala organización ecológica de la mayoría de las empresas del planeta ha provocado un efecto dominó, que ha provocado una serie de recaídas y un círculo vicioso del que no se puede escapar a menos que se reactive el sistema de sistemas productivos. más eficientes (desde el punto de vista termodinámico y de eficiencia energética) como el de la Agroecología.
En Europa, la estrategia Farm to Work 2020 señaló este camino pero es necesario que las agendas de los distintos Gobiernos en esta materia permitan a las leyes, propuestas y proyectos de ley sobre Agroecología un carril privilegiado y preferente, en definitiva, un trámite urgente, que permita la transposición y aplicación de nuevas reglas y nuevas visiones en poco tiempo.
La biodiversidad, tanto a nivel global como local, representa esa matriz que da solidez y estabilidad a la vida en la Tierra.
Los ecosistemas con un mayor grado de diversidad son capaces de hacer frente a mayores adversidades y además adquieren una mayor capacidad para disipar la energía captada (que en gran parte es solar), contribuyendo además a mantener “más fresco” nuestro planeta.
La biodiversidad es por tanto también la respuesta de los ecosistemas para transformar mejor la energía captada para ponerla a disposición en diferentes formas y momentos para los llamados «servicios ecosistémicos».

Las premisas realizadas hasta ahora sirven, de manera muy concisa, para disipar cualquier duda al respecto, especialmente entre quienes aún afirman que no existe un vínculo entre el calentamiento global (el cambio climático es una relación más compleja) y la pérdida de biodiversidad. . El calentamiento global también se debe a actividades humanas excesivamente entrópicas que afectan directa e indirectamente a la biodiversidad planetaria.
La erosión del suelo obviamente (y desafortunadamente) corresponde a la pérdida de biodiversidad, con datos inequívocos (si es que alguna vez se necesitaron) que recibimos de una investigación realizada por Botanic Gardens Conservation International, que duró 5 años, que ha mapeado casi 60,000 especies de plantas de todo el mundo.
De esta investigación, publicada en el informe Estado de los árboles del mundo, surge un panorama alarmante sobre la biodiversidad.
El estudio, realizado en campo abierto, examinó con precisión 58.497 especies de plantas.
Según el Estado de los árboles del mundo, curado por Botanic Gardens Conservation International, hay una imagen con los contornos de una emergencia global que requiere acción inmediata. Casi un tercio de las especies de árboles existentes están en peligro de extinción. En total, hay 17.510, prácticamente el doble de especies en peligro de extinción: mamíferos, aves, reptiles, etc., juntos. Como alguien lo llamó: un caporetto de la biodiversidad.
Lo que es aún más preocupante es que el número de víctimas también podría ser mayor. Según los autores del informe, un 7,1% adicional de las plantas podrían estar en riesgo, mientras que en un caso de cada 5 los datos recogidos no son suficientes para decidir el estado de conservación. Nuevamente, según el informe, solo el 41,5% (menos de la mitad) de las especies de plantas encuestadas son seguras (por el momento).
La investigación realizada por los autores profundizó entonces no solo en los datos numéricos sino también en las causas.
La mayor interferencia de la pérdida del patrimonio de la biodiversidad proviene (para variar) de la agricultura que, con su modelo, aplicado especialmente después de la década de 1950, sustrae continuamente tierras para plantar a menudo monocultivos. El segundo factor en orden de importancia es la deforestación, seguida por la ganadería. De todas las causas, el cambio climático ocupa solo el noveno lugar en la lista pero, como se mencionó, es más un efecto que una causa.
Además, los datos de este importante y complejo estudio nos dicen que la pérdida de biodiversidad se extiende por todos los continentes.
Sin embargo, la alarma parte de la consideración de que algunos de los reservorios de biodiversidad más importantes se encuentran en las más preocupantes condiciones de degradación. Sobre todo, Brasil: de las 8.847 especies de plantas encuestadas, 1.788 están en riesgo: 20%. Peor, en proporción, son sólo Indonesia y Malasia (donde, sin embargo, las especies presentes son casi la mitad de las del país latinoamericano), respectivamente con un 23 y un 24% de las especies amenazadas. Las islas tropicales también pagan un precio desproporcionadamente alto.
Luego, el estudio concluye sus análisis con evaluaciones de mérito, afirmando que existe un temor fundado de que la extinción de algunas especies clave podría desencadenar un proceso en cadena, un efecto dominó, capaz de provocar el colapso de ecosistemas enteros.
Entre otras cosas, no siempre es fácil identificar qué consecuencias se derivan de la pérdida de una especie. De hecho, las predicciones en sistemas tan complejos y no lineales son casi imposibles.
Finalmente, Botanic Gardens Conservation International identifica posibles soluciones.
Estos van desde la necesidad de expandir las áreas protegidas para salvaguardar tantas especies como sea posible, hasta mantener las especies más amenazadas en jardines botánicos o bancos de semillas y asegurar más fondos para los esfuerzos de conservación global.
Pero el eje central de la cuestión es que hay que cambiar de golpe (ya no hay tiempo para peros y síes) el modelo agroalimentario.
La expansión del modelo agrícola intensivo es, de hecho, el principal impulsor de la deforestación y la consiguiente pérdida de biodiversidad agrícola y forestal. Además, el sistema de especialización agrícola produce sistemas comerciales altamente concentrados en grandes estructuras.

Volviendo por tanto a la pérdida del suelo y de su fertilidad que, como hemos visto, forma parte de un problema más complejo, la cuestión no es sólo ecológica sino, de forma conexa, técnica y política. La degradación del suelo pone en peligro la salud, el sustento y la seguridad de innumerables personas.
De hecho, la degradación del suelo (que se analizará como se menciona junto con otros fenómenos ecológicos) está ocurriendo a un ritmo alarmante, lo que contribuye a una disminución drástica de la productividad de las tierras cultivadas y los pastos en todo el mundo.
En este sentido, la UNCCD utiliza un sistema combinado de tres subindicadores para evaluar esta pérdida: cobertura del suelo y sus cambios en el tiempo, productividad del suelo, contenido de carbono orgánico (Soil Organic Carbon, SOC), sugiriendo sin embargo la posibilidad de integrar otros indicadores específicos. subindicadores a nivel de un solo país.
Todos estos indicadores y el procesamiento de estos datos conducen a una única conclusión:
– los principales factores de este declive se encuentran en particular en las prácticas agrícolas intensivas que el hombre ha perpetuado persistentemente sobre la tierra en las últimas décadas, incluido el uso indiscriminado de maquinaria agrícola cada vez más pesada, que compacta la tierra al inhibir la actividad de los microorganismos . A esto se suma la deforestación y el uso de fertilizantes, que han hecho que el suelo sea cada vez más inerte, vulnerable y sujeto a la erosión, que en algunas zonas supera las diez toneladas por hectárea al año.
– los efectos negativos de esta degradación también se extienden a los cultivos. Hoy, de hecho, asistimos al empobrecimiento de las propiedades nutritivas de los alimentos que ingerimos, ya que estas últimas están íntimamente relacionadas con la calidad de la tierra de cultivo.
La solución a todo esto, nos guste o no, es implementar rápidamente (con los evidentes tiempos de activación de cambios políticos, administrativos, laborales y organizacionales) el sistema agrícola disipativo, de lineal a circular; desde la agricultura intensiva (que al contrario de lo que se dice es la que tiene menor productividad primaria**) hasta la agricultura agroecológica (que es la que tiene mayor eficiencia energética y por tanto con mayor productividad primaria).
Es precisamente para hacer frente a este escenario que la agricultura debe volverse capaz de regenerar la fertilidad de las tierras agrícolas.
Para ello es necesario cambiar por completo los sistemas de producción, el uso de insumos externos, el sistema de asociaciones, la relación con los heterótrofos (diferente modelo zootécnico), la conexión y las distancias entre producción y consumo, los escenarios comerciales actuales y sus criterios. .mercado, todo el sistema de políticas agrarias y por tanto de la PAC.
Sobre todo, es necesario invertir en una nueva conciencia y conocimiento de agricultores y técnicos, fuertemente anclados a un viejo modelo económico y productivo que niega la esencia misma de las leyes de la física y por ende de la ecología y la economía, y con ellas, de La vida.
Aclaramos también que es un camino largo, en el que encontraremos grandes resistencias y críticas porque lo más difícil que puede hacer la humanidad es asimilar cambios tan complejos en poco tiempo pero no hay otra manera.

Guido Bissanti

* Por sistema disipativo entendemos un sistema termodinámicamente abierto que trabaja en un estado alejado del equilibrio termodinámico, intercambiando energía, materia y/o entropía con el medio ambiente. Los sistemas disipativos se caracterizan por la formación espontánea de anisotropía, es decir, de estructuras ordenadas y complejas, a veces caóticas. Estos sistemas, al ser atravesados ​​por flujos crecientes de energía, materia e información, también pueden evolucionar y, pasando por fases de inestabilidad, aumentan la complejidad de su estructura (u orden) al disminuir su entropía (neghentropía).
Este término fue acuñado por el Premio Nobel de Química Ilya Prigogine a fines de la década de 1960. El mérito de Prigogine fue el de llamar la atención de los científicos hacia el vínculo entre el orden y la disipación de la entropía, alejándose de las situaciones estáticas y de equilibrio, generalmente estudiadas hasta entonces, y contribuyendo de manera fundamental al nacimiento de lo que hoy es Se denomina epistemología de la complejidad la cual es la base del estudio de la ecología.

** La productividad primaria de un ecosistema se define como la velocidad a la que la energía solar es transformada por la fotosíntesis de la clorofila en materia orgánica.
se define:
– productividad primaria bruta (PPL), la velocidad total de la fotosíntesis (por lo tanto, también llamada fotosíntesis total);
– productividad primaria neta (PPN), la tasa de almacenamiento de la materia orgánica producida, neta de la utilizada por la planta para vivir;
– la productividad comunitaria neta (PNC) es la tasa de almacenamiento de materia orgánica no utilizada por los animales herbívoros y carnívoros;
– la productividad secundaria (PS) es la tasa de almacenamiento de materia orgánica con fines energéticos por parte de los consumidores (es decir, organismos heterótrofos, incapaces de realizar la fotosíntesis).




Un comentario en «Si el suelo muere, nuestra civilización desaparece»

  • el 07 de mayo de 2022 a las 15:53 03Sat, 07 May 2022 15:53:03 +000003.
    Enlace permanente

    È sempre un piacere leggere i tuoi articoli e comprendere che le soluzioni ai problemi che hai evidenziato ci sono, occorre la buona volontà dei nostri politici per metterle in atto.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.