Introgresión

Introgresión

El término introgresión, en biología, significa la incorporación permanente de genes y/o orgánulos de una especie dentro de otra especie tras fenómenos de retrocruzamiento híbrido extensivo que a menudo dan lugar a varios híbridos intermedios.
El proceso de introgresión puede tener las siguientes consecuencias:
– la fusión de diferentes especies,
– la transferencia de material genético y por lo tanto el aumento de la diversidad genética,
– la formación de nuevas especies.
La introgresión es un proceso diferente de la hibridación, ya que esta última no necesariamente va acompañada de introgresión. En algunos casos, de hecho, los individuos pueden ser estériles y la hibridación no conduce a un intercambio genético permanente, por lo que la frecuencia de especies hibridadas puede sobreestimar la tasa de introgresión. Además, la introgresión genera una mezcla compleja de genes parentales mientras que la hibridación produce individuos con características intermedias, desde el punto de vista genético, entre las dos especies parentales.

El fenómeno de la introgresión parece estar bastante extendido en los animales y en particular en las plantas.
Además, se distingue una introgresión «local» más común, caracterizada por un flujo de genes que se extiende solo a una corta distancia del área de hibridación, y una introgresión «dispersa» más rara, en la que el flujo de genes está más extendido.
Si bien este es un fenómeno que ocurre normalmente en la naturaleza, parece promoverse en áreas que están altamente perturbadas por causas naturales o provocadas por el hombre.
Sin embargo, el significado evolutivo de la introgresión ha sido objeto de debate durante mucho tiempo.
Un caso de introgresión es, por ejemplo, el de cruzar las plantas americanas Iris fulva e Iris hexagona, resultando híbridos que tienen un alto grado de esterilidad. Del recruzamiento entre los híbridos y la especie parental se forman otros híbridos que, cruzados de nuevo con Iris hexagona, introducen numerosas combinaciones de genes de Iris fulva en esta especie.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.