Hoplocampa flava

Hoplocampa flava

La mosca de sierra de ciruelas (Hoplocampa flava Linnaeus, 1760) es un pequeño himenóptero perteneciente a la familia Diprionidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
filo artrópodos,
subfilo tracheata,
Superclase Hexapoda,
clase insecta,
Subclase Pterygota,
cohorte de endopterigota,
Superorden Oligoneoptera,
sección Hymenopteroidea,
orden himenópteros,
suborden Symphyta,
Superfamilia Tenthredinoidea,
familia Diprionidae,
Género Hoplocampa,
Especies de H. flava.
Los siguientes términos son sinónimos:
– Hoplocampa ferruginea (Fabricius, 1804);
– Hylotoma ferruginea Fabricius, 1804;
– Hylotoma simplex Fallén, 1807;
– Tenthredo brunnea Klug, 1816;
– Tenthredo flava Linnaeus, 1761;
– Tenthredo glaucopis Rossi, 1790.

Distribución Geográfica y Hábitat –
La Hoplocampa flava es un pequeño himenóptero que, junto con la Hoplocampa minuta, vive de plantas como la ciruela, el albaricoque, Prunus cerasifera y, más raramente, las cerezas y las guindas.
Su rango de distribución es europeo con mayores latitudes hasta Gran Bretaña y Noruega.

Morfología –
La Hoplocampa flava es un pequeño himenóptero de unos 3-5 mm de tamaño y de color negruzco.
Las alas redondas tienen un sistema venoso muy claro y visible.
La Hoplocampa flava se reconoce por su abdomen de color ocre a diferencia de la Hoplocampa minuta que tiene un color marrón negruzco. El abdomen es grande, redondo, no claramente separado del pecho.
Las larvas son blanquecinas o amarillentas y carpófagas.

Actitud y Ciclo de Vida –
Hoplocampa flava pasa el invierno en la etapa larvaria madura en el suelo en un refugio subterráneo sedoso.
Al final de la temporada de invierno, las larvas se transforman en pupas en el suelo, de modo que los primeros adultos parpadean en primavera, entre marzo y abril, en conjunción con la floración de las Drupaceae.
En este período, las hembras ponen sus huevos en el cáliz de las flores o en la base de las flores.
Las larvas recién nacidas penetran en el fruto durante la fase de cuaje.
Las larvas, que pueden atacar varias frutas, cuando alcanzan la madurez se preparan para pasar el invierno, moviéndose hacia el suelo y construyendo el refugio de invierno.
Por lo tanto, estos insectos hacen una generación por año.

Rol Ecológico –
La Hoplocampa flava, así como la Hoplocampa minuta causan daño con la actividad trófica de las larvas sobre el fruto; de hecho, estos penetran en las pequeñas drupas y cavan túneles allí, hasta llegar al centro, donde se alimentan del endocarpio aún no endurecido. Se forma así un nicho central que contiene los residuos de la actividad metabólica de la larva.
La larva se alimenta primero de la semilla y luego de la pulpa del fruto que rodea la semilla. Hay heces negras y granulosas dentro de la fruta dañada.
Además, las larvas, antes de alcanzar la madurez, pueden atacar aún más frutos. Los frutos afectados están sujetos a caída con daños más o menos graves, según la variedad, el cuajado y la intensidad del ataque.
Los adultos, por otro lado, se alimentan de polen y néctar.
Hasta ahora la lucha contra el Tentedini ha sido de tipo químico a través de tratamientos realizados al final de la floración (caída de los pétalos), con larvicidas.
Sin embargo, se cree que una disminución en las especializaciones de cultivos, las buenas asociaciones con otras plantas pueden disminuir las poblaciones de estos insectos.
No obstante, es recomendable realizar un seguimiento preventivo para evaluar la peligrosidad del insecto.
En este sentido se puede recurrir al uso de trampas cromotrópicas blancas a instalar antes de la floración, útiles para detectar la presencia de adultos. Un umbral orientativo es de unas 50 capturas por trampa en floración (la intervención se realiza cuando caen los pétalos al final de la floración).
También hay que señalar que no siempre hay que llevar a cabo la pelea, de hecho habrá que evaluarla analizando las infestaciones de años anteriores y realizando también, si es posible, el control de la oviposición.
Fuente de la foto:
https://www.artportalen.se/MediaLibrary/2021/6/11405cc6-9c5f-436e-945d-1b2d4641978d_image.jpg

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología Agrícola. Parte Especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Pollini A., 2002. Manual de entomología aplicada. Edagricole, Bolonia.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.