La nueva PAC 2023-2027 y el divorcio a domicilio

La nueva PAC 2023-2027 y el divorcio a domicilio

El 23 de noviembre de 2021, el parlamento de la UE aprobó la PAC (Política Agrícola Común) 2023-2027.
Aprobación de una amplia mayoría, con 425 votos a favor, 212 en contra y 51 abstenciones, pero también con un amplio desacuerdo.
Un resultado final con muchas críticas dirigidas a esta política de apoyo a las actividades agrarias, que implica, por lo que diremos más adelante, no solo a los agricultores sino a todos los ciudadanos de la Unión Europea.
De hecho, el Parlamento de la UE ha creado un divorcio en casa: por un lado aprueba las estrategias Biodiversity 2030 y Farm To Fork y por otro lanza una PAC que contrasta marcadamente.
Necesitamos explicar estas cosas no solo en beneficio de los iniciados: agricultores, agrónomos y técnicos del sector, sino también para todos los habitantes de esta Unión. Entre otras cosas, la PAC tiene repercusiones sociales y económicas mundiales.
Los ciudadanos europeos deben apropiarse de un sector que, a menudo, entre tecnicismos y complejidad, no es accesible para la gente corriente.
Es un tema de tan grande y vital importancia que toda la comunidad debe saber qué está sucediendo detrás de los botones en las salas de Bruselas y qué juegos, a menudo poco claros, se esconden.
Pero vayamos a la pregunta rápidamente.
Veamos, en resumen, solo para hacer accesible el tema a todos, qué es la PAC. La PAC es la política agrícola común que, lanzada por primera vez en 1962, persigue los siguientes objetivos:
– apoyar a los agricultores y mejorar la productividad agrícola garantizando un suministro estable de alimentos a precios asequibles;
– proteger a los agricultores de la UE para que puedan tener un nivel de vida razonable;
– ayudar a abordar el cambio climático y la gestión sostenible de los recursos naturales;
– preservar las zonas rurales y los paisajes en toda la UE;
– mantener viva la economía rural promoviendo el empleo en el sector agrícola, en las industrias agroalimentarias y sectores asociados.
La PAC es, por tanto, la política común de todos los países de la Unión Europea, gestionada y financiada a nivel europeo con recursos del presupuesto de la UE.
Pero el 23 de noviembre de 2021 estos conceptos se alteraron en gran medida, no solo en términos de principio, sino también porque, recientemente, la propia UE había ratificado dos estrategias: la de Biodiversidad para 2030 y la de la granja a la mesa que, en definitiva, son preocupados por crear un modelo social y económico sincrónico con las necesidades ecológicas y, por tanto, proteger la pérdida de biodiversidad, el cambio climático y todas aquellas interferencias planetarias que el modelo liberal-capitalista ha generado en tan solo medio siglo.
Digamos de inmediato que el nuevo CAP presenta diferencias importantes (y no positivas) con respecto a la versión anterior.
Entre los más evidentes mencionamos:
– Gestión de los Fondos – Serán los Estados, y no más Bruselas, los que gestionarán la increíble cantidad de dinero público de la PAC; 358 mil millones de euros equivalentes a 1/3 del presupuesto total de la Unión Europea. Esto plantea dos problemas, a saber, que dado que la PAC es una herramienta formidable para generar consensos (recordemos que todo el sector primario se mueve en torno a ella, con la industria agroquímica, técnicos y sindicatos además de los agricultores); de esta forma, con las llaves de la PAC en manos de los Estados, nada impide que se doble a la lógica de la conveniencia política del momento. Además, existe una desregulación con peligrosas repercusiones sobre la corrupción; de hecho, muchos países de la UE tienen una gestión muy «feliz» del dinero público, por lo que la nueva PAC corre el riesgo de convertirse en un fondo que alimente a las mafias y la corrupción.
– Subvenciones – En cuanto al capítulo de subvenciones, la nueva PAC prevé que casi la mitad de los fondos (162.000 millones de euros) se destinen a apoyar la renta de los agricultores pero sin imponer condiciones vinculantes a las cuestiones ecológicas, manteniendo así ese antiguo modelo de producción (con bajo consumo energético). y eficiencia ecológica) que, hasta el momento, no solo no ha sido eficaz en la protección del medio ambiente, sino que también ha sido un caldo de cultivo de desigualdades y desigualdades ya que ha distribuido el 80% de las subvenciones a solo el 20% de los agricultores europeos, es decir, la mayor unos.

– Eco-esquemas – Bajo la presión de amplios acuerdos políticos, incluso la medida más importante que era garantizar la sincronía y la asonancia con el Green Deal (y en particular con el Farm to Fork) se hizo añicos. Los eco-esquemas, es decir, aquellos mecanismos que debían permitir la distribución de fondos de acuerdo con prácticas agrícolas atentas a la biodiversidad y la protección del medio ambiente y el clima, de hecho se han vuelto no vinculantes y se han introducido muchos criterios que responden a lógicas puramente económicas, en lugar de ecológicas. Una debacle que, científica y técnicamente, no encuentra justificación.
– Normas restrictivas – En esta caracterización también se encuentra la antítesis de todo lo dicho (al menos en la intención) de la COP26 y, en consecuencia, de los Acuerdos de París y la Agenda 2030. De hecho, si algún país particularmente celoso quisiera adoptar criterios más estrictos, En resumen, ir de manera independiente y presionar para lograr realmente los objetivos climáticos: bueno, estará bloqueado desde el principio ya que la reforma de la PAC, de hecho, impide que los países miembros adopten criterios más estrictos en la distribución de sus partes de los fondos, en el nombre de la homogeneidad a nivel de la UE y de la competencia.
¿Eso es todo? (por así decirlo), no. A todo esto se suma una serie de “pequeños cambios” aparentemente menores que en cambio tendrán un alto impacto al erosionar, artículo tras artículo y párrafo tras párrafo, las medidas a favor de la protección de hábitats y ecosistemas; a menudo a través del extracto de muchos indicadores utilizados hasta ahora. De hecho, tras los amplios acuerdos del Parlamento de la UE, se canceló la obligación de las granjas de utilizar una herramienta de gestión de nutrientes sostenible. Por ejemplo, la prohibición de arar los lugares Natura 2000 es más limitada: ahora solo los declarados “ambientalmente sensibles” quedan fuera de los límites, por lo tanto, no todos.
Finalmente, se eliminan los siguientes:
– Indicadores que midieron la participación de la protección del paisaje que correspondía a las empresas. Sin ellos, es imposible controlar si se respetan o no partes de la estrategia de la UE para la protección de la biodiversidad.
– Indicadores de reducción de emisiones ganaderas. En ausencia de datos fiables, que proporcionaron, ahora no será posible establecer objetivos de reducción de emisiones para este sector.
Además, si bien es cierto que la nueva PAC introduce la condicionalidad social para combatir la contratación, de hecho, al seguir facilitando un modelo industrial e intensivo de agricultura, más sujeto a las despiadadas leyes del mercado, obliga a muchas empresas a reclutar manos, trabajo de bajo costo; en fin, el perro que se muerde la cola y de este círculo vicioso, al no cambiar las reglas, no hay escapatoria.
Hemos presentado este breve resumen, esperando haber utilizado un lenguaje lo más comprensible posible, incluso para los no técnicos, para hacerles entender que en este dinero, del que está hecha la nueva PAC, están los impuestos de los ciudadanos europeos y considerando que por cada ciudadano, la PAC cuesta, de media, más de 110 euros al año.
Dinero que debe impulsar una política no solo para la alimentación sino, cada vez más, para el reequilibrio de ese sistema socioeconómico y ambiental en el que la agricultura, con su modelo postindustrial, contribuye negativamente.
La política agrícola común ya no puede considerarse un hecho privado de los agricultores y sus industrias relacionadas (en las que los grandes grupos de presión tienen un poder de decisión e interferencia inconmensurable).
Esta PAC es una derrota para ese proceso de evolución que nuestro mundo, con gran dificultad, está tratando de hacer. Es la derrota de esa ecología social por la que muchos luchan desde hace años.
Es la negación de las pruebas, las injusticias, los abusos, las desigualdades y toda la pobreza (humana y ecológica) que genera un modelo económico, lamentablemente desactualizado, al que se ha aferrado la PAC.
Es la derrota de la política y del alma de esta Europa que no puede despegar.
Es un revés grave y también una gran fractura, no solo dentro del Parlamento de la UE, que debe involucrarnos a todos: la PAC, como toda la política de la UE, no pertenece a una parte de los pueblos europeos (y, lamentablemente, a muchos intereses ocultos ) pero debe ser patrimonio de todos.
Esta batalla no se gana, sin embargo, vistiendo al político de turno; esto es precisamente en beneficio de los poderes ocultos presentes en todas las áreas de la sociedad civil (incluido el parlamento); Esta batalla se gana cambiando nuestra polaridad: no con críticas en las redes sociales, en los chats, con las palabras al viento y, a menudo, con la histeria colectiva, sino tomando decisiones que erosionan el modelo socioeconómico establecido por los grandes capitalistas. intereses.
Debemos privilegiar las economías locales, orientar el consumo, mirar las repercusiones sociales y éticas de nuestras elecciones: una palabra, un comportamiento, una compra, nunca son imparciales; generan procesos, direcciones: Política.
Esta guerra no se gana con la crítica sino con la conciencia de que deben seguir las acciones consiguientes, que no son las de la revolución contra el sistema (o la conspiración) sino las de compartir, de reconciliación entre los pueblos, del camino común.
La PAC (como otras políticas) no se puede cambiar con palabras, se necesita una polarización social diferente y ésta surge del reparto entre las partes, comenzando (en este caso) con los agricultores y terminando con los más necesitados de esta sociedad disonante.

Guido Bissanti




Un comentario en «La nueva PAC 2023-2027 y el divorcio a domicilio»

  • el 27 de noviembre de 2021 a las 12:34 12Sat, 27 Nov 2021 12:34:19 +000019.
    Enlace permanente

    … facciamo “rete” noi che crediamo in una agricoltura ecosostenibile naturale evolutiva sintrpica senza utilizzo di chimica 🐝🐞🍀✌🏼💪🏼

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *