Urolitina A

Urolitina A

La urolitina A, cuyo término en la nomenclatura oficial de la IUPAC es: 3,8-dihidroxi-6H-dibenzo [b, d] piran-6-ona, también conocida por las siglas de Uro-A, es una sustancia que se origina a partir de la transformación metabolismo de elagitaninos por bacterias intestinales.
La urolitina A tiene una fórmula bruta o molecular: C13H8O4 y pertenece a la clase de compuestos orgánicos conocidos como benzocoumarinas o dibenzo-α-pironas. Estos son compuestos aromáticos policíclicos que contienen un resto de 1-benzopirano con un grupo cetona en el átomo de carbono C2 (1-benzopiran-2-ona).
Sus precursores, los ácidos elágico y elagitanino, son de naturaleza ubicua, incluidas algunas plantas comestibles, como granadas, fresas, frambuesas, nueces, etc.
Las principales fuentes son: granadas, nueces, algunas bayas (frambuesas, fresas, moras, moras), té, uvas moscatel, muchas frutas tropicales y vinos añejados en roble.
Sin embargo, la urolitina A no está presente en ninguna fuente de alimento, pero su biodisponibilidad depende principalmente de la composición de la microflora bacteriana capaz de convertir elagitaninos en urolitinas.
De este modo, los elagitaninos se hidrolizan en el intestino para liberar ácido elágico, que es posteriormente transformado por la microflora intestinal en urolitinas mediante la pérdida de una de sus dos lactonas y la posterior eliminación de grupos hidroxilo.

Bioquímica –
Desde la década de 2000, la urolitina A ha sido objeto de estudios preliminares sobre sus posibles efectos biológicos.
Entre otros, un grupo de investigadores del Politécnico Federal de Lausana (EPFL), que realizaron estudios cuyos resultados se acaban de publicar en Nature Medicine, están interesados ​​en la sustancia.
En el laboratorio, se administró urolitina A a gusanos del tipo Caenorhabiditis elegans, organismos modelo en los que se suele realizar en primera instancia la prueba de sustancias con presuntos efectos antienvejecimiento porque al vivir poco tiempo (8-10 días), cualquier resultado . En este caso, los gusanos vivieron en promedio un 45 por ciento más de lo normal.
Un resultado que llevó a experimentar con el compuesto en ratones: los animales «ancianos», de unos dos años, mostraron una sorprendente recuperación en fuerza y ​​resistencia, logrando correr un 42 por ciento más que sus compañeros de la misma edad que no habían recibido un dieta enriquecida con la sustancia.
El efecto específico de la urolitina A estaría precisamente en la función muscular. Según los investigadores, el compuesto promueve la eliminación de las mitocondrias dañadas de las células musculares (las mitocondrias son las plantas de energía donde se produce la energía celular), un proceso llamado mitofagia.
Este proceso, que tiene lugar de manera eficiente en las células jóvenes, disminuye con la edad y sería la principal razón por la que los músculos pierden fuerza a medida que envejecemos. Según los autores del estudio, el compuesto contenido en la granada ayudaría a que la mitofagia vuelva a ser eficiente, lo que provocaría una regresión de la descomposición.

Contraindicaciones –
Los estudios in vivo no determinaron ninguna toxicidad específica o efectos adversos después de la ingesta dietética de urolitina A. Los estudios de seguridad en seres humanos de edad avanzada indicaron que la urolitina A fue bien tolerada.
En 2018, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Incluyó la urolitina A como un ingrediente seguro para alimentos o suplementos dietéticos con un contenido de entre 250 mg y un gramo por porción.

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.