Ansotana

Ansotana

La Ansotana es una raza de oveja doméstica (Ovis aries Linnaeus, 1758) originaria de España con una aptitud principal para la producción de carne.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Phylum Chordata,
Clase Mammalia,
Orden Artiodactyla,
Suborden Ruminantia,
Familia de los bóvidos,
Subfamilia Caprinae,
Género Ovis,
Especie O. aries,
Raza Ansotana.

Distribución geográfica y de área –
La Ansotana es una raza de oveja es una raza autóctona española criada principalmente en los Pirineos, donde ha evolucionado en formas en armonía con el medio montañoso y húmedo de la zona. Esta raza está presente en particular en la comarca de la Jacetania, en la provincia de Huesca, principalmente en los valles de Ansó y Hecho, de los que toma su nombre, extendiéndose hacia el este hasta Canfranc, incluyendo otros valles del Pirineo Aragonés y confundiéndose con la Roncalesa a al oeste en el valle Navarro del Roncal; también está presente hasta Sos del Rey Católico, incluso bajando al norte de Ejea de los Caballeros, en la comunidad autónoma de Aragón.

Orígenes e historia –
La raza Ansotana, como otras que se han adaptado a entornos particulares, está en peligro de extinción. Forma parte de la estirpe de Entrefino, cuyo ancestral representante sería Ovis aries celtibericus, antepasado de la oveja doméstica explotada por el pueblo celtibérico desde tiempos prehistóricos.
Esta raza quedó confinada a los Pirineos, donde evolucionó según las condiciones ambientales montañosas y húmedas de la zona.
Tiene una alta rusticidad y una gran capacidad de adaptación al difícil entorno en el que vive y en la antigüedad era una oveja con un triple propósito: producción de lácteos, carne e incluso lana; en la antigüedad era una de las pocas razas lecheras de Aragón y la leche obtenida se utilizaba para elaborar quesos artesanos de gran calidad como el queso Ansó.
La raza se encuentra bajo la marca de calidad Acoan, propietaria de la marca colectiva Cordero Lechal Ansotano, que ostenta el derecho exclusivo y autoriza su uso a los productores. La Asociación garantiza, a través de un servicio de certificación y control, que las prendas protegidas por la marca de calidad pertenecen a la raza Ansotana y son tratadas correctamente.
Esta raza tiene un impacto positivo en el medio ambiente, actuando sobre el ecosistema en general, combatiendo incendios, mediante un uso racional de los pastos en áreas boscosas, interviniendo en el equilibrio natural, manteniendo caminos y senderos, favoreciendo el desarrollo de algunos componentes de la flora y fauna del entorno y en general el mantenimiento de este bello paisaje, declarado Parque Natural de los Valles Occidentales.
También cumple una gran función social, ya que ha contribuido a la fijación de la población rural a través del mantenimiento de actividades ganaderas centenarias donde, hasta el día de hoy, las prácticas trashumantes encuentran lugares perfectos a través de los arroyos y senderos reales que atraviesan la mayor parte del territorio. territorio nacional.

Morfología –
La Ansotana es una raza de ovejas con un perfil frontonasal de recto a subconvexo en las hembras, hasta convexo en los machos.
Los machos tienen una altura promedio de 74 cm, para un peso de 70 kg; las hembras tienen una altura media de 65 cm por 50 kg de peso.
Tiene un pelaje blanco abierto que cubre el tronco, el vientre y las patas traseras hasta el corvejón, presentando frecuentemente los llamados «pantalones» en las patas traseras y dejando libres la cabeza, parte del cuello y las axilas.
Dentro de la raza puede haber hembras con pelaje negro que, sin embargo, están permitidas.

Actitud productiva –
La Ansotana es una raza con alta rusticidad y gran capacidad de adaptación al difícil entorno en el que vive. En el pasado, como se mencionó, tenía una aptitud triple, leche, carne e incluso lana, mientras que hoy se cría principalmente para la producción de corderos.
El ovino Ansotana tiene buenas aptitudes para la producción de leche, característica que favorece la vitalidad y crecimiento de los corderos en su primera fase, posibilitando la venta de corderos lechal «Cordero Lechal Ansotana» a los 45 días con 11-13 kg de peso vivo. También se produce un tipo de cordero criado en el establo, alimentado con leche materna y pienso concentrado, sacrificado a los 80-90 días, con un peso vivo de 20-25 kg.
En cuanto al sistema agrícola, actualmente se aplican dos sistemas, el trashumante y el sedentario.
La primera, en fuerte declive a pesar de que toda la ganadería fue trashumante hasta la década de 1980, explotando los abundantes pastos de verano en la alta montaña para luego trasladarse a la ribera del río, como ejemplo de agricultura sostenible. La segunda es la que hace que los ejemplares permanezcan en el Valle, aprovechando los pastos bajos de la montaña en otoño hasta que llegue la nieve, para apostar los rebaños en los apriscos.
La raza Ansotana, rústica, resistente y versátil, ha estado en la base de la vida de estos valles durante siglos, siendo un factor importante en la economía familiar y general de esta región como apoyo a la nutrición local, así como al mantenimiento de la el ecosistema con un sistema de pastoreo sostenible.
La Ansotana, de hecho, tiene una gran rusticidad y facilidad de adaptación a la sierra, explotando abundantes y ricos pastos, en condiciones climáticas y orográficas muy rígidas.

Guido Bissanti

Fuentes-
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Daniele Bigi, Alessio Zanon, 2010. Atlas de razas autóctonas. Bovinos, equinos, ovinos y caprinos, porcinos criados en Italia, Edagricole-New Business Media, Bolonia.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.