Farm to Fork atesora la ley siciliana

La Farm to Fork atesora la ley siciliana

El 20 de octubre de 2021 es un paso más hacia los objetivos de la Estrategia Farm to Fork, es decir, de ese programa de la Unión Europea para reescribir el modelo de producción y consumo dentro de su territorio.
En esta fecha, de hecho, el Parlamento Europeo aprobó el texto por amplia mayoría (con 452 votos a favor, 170 en contra y 76 abstenciones) por lo que, ahora, trabajaremos en objetivos importantes como la reducción de pesticidas y el consumo de carne. , el aumento de las tierras agrícolas orgánicas y una mayor cautela con respecto a los nuevos OGM.
Para mayor claridad, subrayamos cómo la Estrategia tiene como objetivo acelerar la transición a un sistema alimentario sostenible que, como se explica bien en el sitio web de la Comisión Europea, debería:
– tener un impacto medioambiental neutro o positivo;
– ayudar a mitigar el cambio climático y adaptarse a sus impactos;
– revertir la pérdida de biodiversidad;
– garantizar la seguridad alimentaria, la nutrición y la salud pública, asegurándose de que todos tengan acceso a alimentos suficientes, inocuos, nutritivos y sostenibles;
– preservar la accesibilidad de los productos alimenticios, generando al mismo tiempo una rentabilidad económica más equitativa, promoviendo la competitividad del sector de suministro de la UE y promoviendo el comercio justo.
Estamos en el año cero de la reconstrucción; después de las distintas Jornadas (ver Cork en 1996) y de las distintas pautas, finalmente nos encontramos ante una auténtica Constitución en el ámbito agroalimentario (recordemos que Farm to Fork significa de la empresa al consumidor).
La aprobación se llevó a cabo a pesar de la presión de los lobbies de la industria, como Copa-Cogeca, la asociación agroalimentaria europea, que incluso acusó a la Comisión de la UE de no haber tenido en cuenta algunos estudios que destacarían el impacto negativo de la estrategia.
The Farm to Fork, entre otros puntos, tiene el objetivo de reducir a la mitad el uso de pesticidas y también una reducción drástica de fertilizantes. En cuanto a la agricultura ecológica, sin embargo, la propuesta es alcanzar al menos el 25% de las tierras agrícolas de la UE cultivadas ecológicamente.
Un corolario de estos objetivos es la implementación de medidas destinadas a reducir el consumo de carne pero también de alimentos ricos en sal, azúcares y grasas; la eliminación gradual de las granjas enjauladas y, de manera más general, la creación de indicadores comunes y científicamente válidos relacionados con el bienestar animal.
En definitiva, un modelo productivo que mira no solo a la salud del ecosistema, fuertemente resquebrajado por un sistema de agricultura (y no solo) energéticamente impracticable sino también por la salud humana cada vez más agobiada por nuevas emergencias sanitarias que, además del COVID-19 pandemia, también representan, para todos los Estados, un aumento exponencial del gasto en salud.
La estrategia de la granja a la mesa tiene como objetivo, de una sola vez, restaurar la salud del medio ambiente, la humanidad y la salud económica de los estados miembros de la UE.

¿Todo fácil? Para nada; ahora tendremos que pasar a la fase de propuestas legislativas a nivel nacional que, también aquí, chocarán con la resistencia de quienes ven la pérdida de los poderes y privilegios adquiridos en este nuevo sistema.
Lo que afirmamos no es solo una visión profética de lo que sucederá y de lo que será la toma de posiciones contrarias. Ya sucedió. Este es el caso de la Ley 21 de 29 de julio de 2021 de la Región Siciliana que, de forma pionera (fue concebida precisamente sobre la base de la estrategia Farm ti Fork), fue aprobada recientemente.
La ley fue impugnada en algunos artículos, precisamente aquellos que prevén la reducción de sustancias peligrosas para el medio ambiente.
La propuesta de recurso, ratificada por el Consejo de Ministros, se inició con una nota del Ministerio de Salud que, entre otras razones expuestas, sobre el objetivo de la Ley Regional 21/2021 para limitar estas sustancias se expresa, y lo cito textualmente, «en este sentido, una intervención, como la de la ley en cuestión, por lo que limitar el uso de biocidas en un territorio tan extenso del Estado se traduce inevitablemente en un restrictivo del mercado … «. En definitiva, el Ministerio de Salud se preocupa, en su nota, no de los aspectos de su competencia, es decir, los de salud pública, sino del libre mercado de Biocidas.
Más allá de varias consideraciones que aquí conviene hacer, y que dejamos a la reflexión del lector, lo que más nos preocupa es que en el contexto Ministerial, para hacer una comparación, nos hemos quedado con la mecánica newtoniana mientras que en otros lugares llevamos algún tiempo trabajando con ella. mecánica cuántica.
Somos conscientes de que dentro del Farm to Fork todavía hay puntos por aclarar y delinear, pero estamos seguros, como argumentó la ponente de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI), Anja Hazekamp, ​​que «La votación representó un verdadero cambio de paradigma».
De hecho, la estrategia también exige mayor cautela a la hora de abrirse a nuevos OMG. Sobre este último punto, sabemos que Europa parece, por el contrario, dispuesta a desregular los nuevos OMG, pero aquí el Parlamento se refiere al principio de precaución.
Además, el texto no se posiciona sobre Nutriscore, el sistema de etiquetado ya vigente en Francia, muy criticado y contrariado en nuestro país.
Hay mucho trabajo pero la única solución es cambiar verdaderamente el paradigma del pensamiento. Nosotros, que es la humanidad, no somos los dueños del planeta y nos recuerda una de las citas más utilizadas extraída del discurso que en 1852 el Jefe Seattle pronunció en respuesta a la solicitud del Gobierno de los Estados Unidos de América, sobre la voluntad de comprar las tierras de su pueblo, los indios americanos: «No heredamos la tierra en la que vivimos de nuestros padres, la tomamos prestada de nuestros hijos».
Conocemos el fin de los indios americanos, un fin determinado por el mismo modelo económico que ahora corroe una realidad aún mayor: el mismo planeta en el que vivimos.
Si alguien piensa en implementar las bellas estrategias de la UE, incluso con todas sus imperfecciones, sin cambiar el alma de la política, tendrá que lidiar (como lo hace la ley siciliana) con los portadores de una visión que ya no tiene futuro.
Aquí no nos enfrentamos a problemas técnicos y regulatorios, que a pesar de muchas dificultades podemos seguir; nos enfrentamos a la necesidad de un cambio de paradigma que no involucre la esfera del conocimiento sino la de la Conciencia, sin la cual produciremos políticas farisaicas, vestidos con ropas relucientes pero carcomidas.

Guido Bissanti




2 comentarios en «Farm to Fork atesora la ley siciliana»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *