Fruta falsa

Fruta falsa

El término fruto falso, en botánica, significa aquel fruto que deriva no solo de la transformación del ovario, sino también de la de otros órganos (receptáculo, cáliz, brácteas involucrales).
El falso fruto, también llamado fruto complejo, pseudofruta o pseudocarpio, tiene una estructura que deriva, por tanto, de la transformación no solo del ovario, sino también de otros órganos de la flor como el receptáculo o partes del perianto como sépalos o pétalos.
Sin embargo, las frutas falsas, en el lenguaje común, se conocen comúnmente como frutas.
Un ejemplo de fruta falsa es la manzana o la pera en la que la fruta real (es decir, la transformación del ovario) es el núcleo, la parte comestible es el receptáculo o la parte final del tallo de la flor agrandado.
Entre los frutos falsos se recuerdan, además de la manzana y la pera también: plátano, fresa, calabaza, granada, rosa mosqueta, etc.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *