Glycaspis brimblecombei

Glycaspis brimblecombei

El Lerp dell’eucalipto (Glycaspis brimblecombei Moore) es un insecto perteneciente a la familia Psyllidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Sucursal Bilateria,
Phylum Arthropoda,
Subfilo Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cohorte de exopterygota,
Subcoorte Neoptera,
Superorden de paraneoptera,
Sección Rhynchotoidea,
Orden Rhynchota,
Suborden Homoptera,
Sección Sternorrhyncha,
Superfamilia de Psylloidea,
Familia Psyllidae,
Género Glycaspis,
Especies de G. brimblecombei.

Distribución geográfica y hábitat –
El Lerp dell’eucalipto es un insecto originario de Australia; los primeros informes se produjeron en Europa en la Península Ibérica en 2009 y, posteriormente, en Italia en 2010 en la Región de Campania y Lazio. Durante 2011, la presencia del insecto en el centro de Italia y Cerdeña ha adquirido dimensiones considerables y está asumiendo el carácter de una emergencia fitosanitaria para el eucalipto.
La planta huésped de este insecto es el eucalipto. Eucalyptus camaldulensis es el hospedador preferido de G. brimblecombei, aunque en Australia se informa de hasta 137 especies del género Eucalyptus.

Morfología –
El Lerp dell’eucalipto es un insecto fácil de identificar ya que tiende a formar colonias visibles mediante los típicos folículos de cera, llamados lerps, que son secretados por ninfas y ninfas con fines protectores y que destacan por su color blanco. Estos se presentan en forma subcónica y, cuando están completamente desarrollados, pueden alcanzar los 3 mm tanto de diámetro como de altura.
Al levantar los lerps es posible observar las ninfas amarillo-anaranjadas o las ninfas anaranjadas rojizas con alas de color marrón oscuro.
Los adultos, que tienen una longevidad limitada de 3 a 10 días, son móviles y no viven protegidos por los folículos. Miden unos 3 mm de largo y son de color verde claro en la cabeza, mesotórax y abdomen. El tórax, dorsalmente aplanado, presenta al protórax y al mesotórax una coloración de bandas alternas de amarillo claro y naranja. Las alas delanteras son membranosas y con márgenes sub-paralelos. En la cabeza se encuentran los conos frontales característicos y extremadamente desarrollados.

Actitud y ciclo de vida –
El insecto en nuestros climas puede producir de 2 a 4 generaciones.
La especie, con desarrollo heterometabólico, tiene tres estadios neanidal y dos ninfa mientras que los adultos tienen una longevidad limitada de 3-10 días.
Las formas aladas adultas permiten que el Glycaspis brimblecombei se extienda a distancias considerables y así expanda las áreas de infestación.
Cuando la hembra ha alcanzado la madurez, pone huevos de color amarillo anaranjado dispuestos espacialmente en un arco y anclados mediante un pedúnculo corto generalmente en el envés de la hoja.
Los huevos eclosionan típicamente de 7 a 10 días después de la puesta.

Papel ecológico –
Se ha observado que, en los brotes de infestación, el insecto se desarrolla en el follaje adulto y en las yemas del año.
Este insecto se alimenta de la savia del floema, produciendo grandes cantidades de melaza muy viscosa que unta el follaje y sobre la que posteriormente se desarrollan los fumaggini. En presencia de grandes poblaciones de insectos, también se registró una filoptosis temprana.
Además de las contraindicaciones ecológicas, el uso de control químico es imposible en los centros urbanos por razones obvias relacionadas con la salud pública.
En el entorno agrícola, sin embargo, la práctica es muy cara y de dudosa validez económica; además, actualmente no existen productos autorizados para este fin.
En cuanto al control natural en las zonas de origen de la especie y en las de nueva colonización, se han identificado numerosas especies de entomófagos generalistas que evolucionan en las colonias de Glycaspis brimblecombei. Estos incluyen arañas, avispas, mariquitas, moscas flotantes, crisopos y antocóridos.
Observaciones recientes, realizadas sobre todo en Campania y Lazio, han revelado la presencia de algunas especies depredadoras y, en particular, cabe destacar una importante actividad de contención de Anthocoris nemoralis Fabricius y Vespula sp. soportado por las colonias de este insecto. A. nemoralis lleva a cabo su acción de control en todos los estadios preimaginales de G. brimblecombei. En la literatura, también se ha informado de la eficacia potencial de este antagonista para otros entornos. Las avispas, además de alimentarse de melaza, crían los folículos cerosos para alimentarse de las formas subyacentes. Por otro lado, en lo que respecta a la presencia de parasitoides autóctonos que afectan las etapas de desarrollo de G. brimblecombei, hasta el momento no se ha observado actividad parasitaria en los lugares muestreados.
También se informa que entre los enemigos naturales conocidos de G. brimblecombei, el parasitoide específico Psyllaephagus bliteus Riek, se ha utilizado con éxito en programas clásicos de control biológico, que han visto su introducción desde Australia en las áreas de neocolonización. De California, Brasil, México y Chile.
El creciente porcentaje de parasitación registrado en algunas áreas pocos años después de la introducción del entomófago sugiere un resultado positivo del control biológico de esta psila.
Los estudios lanzados en las áreas italianas tienen como objetivo, además de describir la fenología de G. brimblecombei en nuestras latitudes, evaluar el impacto del antagonismo natural por entomófagos indígenas. En caso de un control natural insuficiente, también debe considerarse la conveniencia de introducir el parasitoide específico P. bliteus en Italia.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Pollini A., 2002. Manual de entomología aplicada. Edagricole, Bolonia.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.