Protege el suelo para salvaguardar la vida

Protege el suelo para salvaguardar la vida

El suelo es el asiento de procesos físicos, bioquímicos y ecológicos que permiten no solo la vida de las plantas y otros organismos sino el equilibrio total de la vida en el planeta tierra.
Un proverbio chino dice que “La tierra es la Madre de todas las criaturas. No te olvides de la Madre que te alimenta ”. Sin embargo, una visión reduccionista, desarrollada sobre todo en el siglo anterior, consideraba el suelo como un lugar de conquista, de explotación, de uso para diversos fines humanos y, casi siempre, no como un tejido vivo; tejido del organismo más grande que es toda la biosfera.
Afirmar hoy que el suelo está vivo casi se da por sentado pero menos obvio es entender que en él hay un equilibrio ecosistémico muy delicado, conformado por la biodiversidad y las complejas relaciones entre el componente abiótico y el componente biótico, en el que la actividad humana , especialmente con la agricultura, crea una interferencia significativa.
Una interferencia que se debe, en el ámbito agrícola, al uso de sustancias sintéticas, biocidas, fertilizantes químicos, procesamiento de suelos y otras acciones que, de hecho, casi nunca se llevan a cabo considerando las necesidades biológicas del suelo y su capacidad regenerativa. .
En este sentido, en las últimas décadas investigadores y organismos internacionales, como la FAO, han publicado informes frecuentes, que no dejan lugar a dudas.
En los últimos tiempos, especialmente con motivo de las Jornadas Mundiales del Suelo, se ha producido una situación de pérdida no solo del suelo, entendido como su componente físico (las partículas que lo constituyen) sino también en términos de biodiversidad (los organismos que allí habitan).
Esta correlación está conduciendo paulatinamente a ese fenómeno denominado, genéricamente, desertificación de los suelos, que se traduce en una gran pérdida de capacidad de los servicios ecosistémicos vinculados al suelo, entre ellos: producción de alimentos, captura de CO2, producción de oxígeno, etc.
Para cuando publicamos, nos acercamos al 5 de diciembre, que es la fecha del Día Mundial del Suelo.
En las últimas ediciones, según informa la FAO, se ha subestimado enormemente la importancia del papel del suelo, con todos sus organismos, para la salud del planeta y de los seres humanos.
En la última edición, el Director General de la FAO, Qu Dongyu, afirmó que: «Los suelos no son solo la base de los sistemas agroalimentarios y el lugar donde se produce el 95 por ciento de los alimentos que consumimos, sino que su salud y biodiversidad también son cruciales para nuestro proyecto. acabar con el hambre y garantizar la existencia de sistemas agroalimentarios sostenibles ”.
Lamentablemente, el modelo agrícola, presente en la mayoría de los territorios de todos los países del mundo, interfiere en la fertilidad de los suelos y en su notable capacidad regenerativa.
Modelo agrícola al que se suma el consumo de suelo para otras actividades.
Italia no es una excepción y según el informe ISPRA 2021, que informa anualmente sobre: ​​Consumo de tierra, dinámica territorial y servicios ecosistémicos, la situación es cada vez más alarmante.
El consumo de suelo en Italia sigue transformando el territorio nacional a gran velocidad. En el último año, las nuevas cubiertas artificiales han recorrido otros 56,7 km cuadrados, o, en promedio, más de 15 hectáreas por día.

Un aumento que se mantiene en línea con los registrados en el pasado reciente, y hace que nuestro país pierda casi 2 metros cuadrados de terreno por segundo, provocando la pérdida de áreas naturales y agrícolas. Estas superficies son sustituidas por nuevas edificaciones, infraestructuras, asentamientos comerciales, logísticos, productivos y de servicios y otras áreas con coberturas artificiales dentro y fuera de las áreas urbanas existentes.
Un aumento de superficies artificiales solo parcialmente compensado por la restauración de espacios naturales, igual a 5 km2 este año, debido a la transición de suelo consumido a suelo no utilizado (generalmente gracias a la recuperación de áreas de obra o superficies que ya habían sido calificadas como uso reversible del suelo).
Obviamente, el informe de Ispra luego entra en detalles sobre las áreas individuales del país, pero los datos deben ser analizados y tratados con el procesamiento apropiado.
En Italia, la UAA (Superficie Agrícola Utilizada) en 2019 fue de 12,4 millones de hectáreas; un área, entre otras cosas, como se mencionó anteriormente, en constante disminución.
Por tanto, si consideramos los 2 metros cuadrados que se pierden cada segundo, haciendo cálculos sencillos tendremos que cada año perdemos unas 6.307 hectáreas y que si proyectamos esta cifra (que entre otras cosas va en aumento) obtenemos que para el 2050 estaremos han perdido (pero es una subestimación) alrededor de 182.908 hectáreas.
Una superficie que, dividida por la extensión media de las explotaciones agrícolas italianas (que en el último censo era de 8,4 hectáreas), nos dice que en 2050 habremos perdido más de 21.700 explotaciones, con evidentes efectos negativos en la producción de alimentos (soberanía alimentaria) pérdida del PIB , trabajos, etc.
Una situación que de por sí ya parece alarmante pero que lamentablemente las malas noticias no acaban ahí.
De hecho, nuevamente según los informes de diversos institutos gubernamentales, no solo la UAA está disminuyendo (por los factores anteriores) sino también la calidad de los suelos, debido a la disminución de la biodiversidad y, en general, la fertilidad de los mismos. debido a prácticas agrícolas intensivas, que hacen un uso extensivo de productos sintéticos (como insecticidas, herbicidas, fertilizantes químicos, agua salobre, etc.) y técnicas de procesamiento de suelos insostenibles.
A pesar de las estrategias recientes de la Unión Europea, y en particular la sobre biodiversidad y la otra sobre el campo a la mesa, lanzadas dentro del Green Deal, el informe encontró que, en general, faltan datos, políticas y acciones detalladas sobre el tema. la biodiversidad del suelo a nivel local, nacional, regional y mundial.
Expresado en términos concretos, significa que aún faltan políticas agrícolas y agroalimentarias que traduzcan estas necesidades en cuidadosos programas de conversión agroecológica del sistema productivo mundial para remediar un escenario que presagia un futuro todo menos optimista para el planeta. y humanidad.
Para aclarar este último aspecto, es decir, sobre la necesidad de conversión agroecológica (propuesto en varias ocasiones por documentos de la FAO), cabe señalar que los modelos agroecológicos, como destaca M.A. Altieri (Agroecologia, 2015) y otros miembros de A.A. En todo el mundo, los sistemas de producción no solo son más sostenibles, sino que tienen una mayor eficiencia energética, de producción y de servicios ecosistémicos que los sistemas monoculturales o especializados.
Lamentablemente, en este campo, además de la implementación de una política agrícola adecuada, todavía existe un programa serio (a todos los niveles) de información y capacitación que permitirá una rápida conversión de nuestros sistemas agrícolas.
Una conversión que invierte la peligrosa tendencia a la erosión de los recursos de la Tierra (que es el suelo) y que permite a las generaciones futuras una nueva esperanza y un suspiro de alivio.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *