Cacopsylla pyri

Cacopsylla pyri

La psilla de la pera (Cacopsylla pyri, Linnaeus) es un insecto perteneciente a la familia Psyllidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Sucursal Bilateria,
Phylum Arthropoda,
Subfilo Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cohorte de exopterygota,
Subcoorte Neoptera,
Superorden de paraneoptera,
Sección Rhynchotoidea,
Orden Rhynchota,
Suborden Homoptera,
Sección Sternorrhyncha,
Superfamilia de Psylloidea,
Familia Psyllidae,
Subfamilia Psyllinae,
Género Cacopsylla,
Especies de C. pyri.
El término es sinónimo:
– Psylla pyri Linnaeus.

Distribución geográfica y hábitat –
La psilla de la pera es un insecto que se encuentra en toda Europa en Escandinavia y Asia. Una vez raro en Gran Bretaña, pero ahora mucho más común, especialmente en el sureste del país.
Este insecto también se introdujo accidentalmente en América del Norte, se observó en Connecticut en 1832 y llegó al estado de Washington en 1939, convirtiéndose pronto en una plaga grave de las peras en el noroeste del Pacífico.
Cacopsylla pyri es uno de los fitófagos más importantes del peral; entre otras cosas, debido a las numerosas intervenciones químicas, su peligro se ha incrementado, reduciendo la eficacia de los antagonistas naturales de este insecto. Sin embargo, no se considera un insecto dañino en agrosistemas realizados con defensa integrada, lo que ha favorecido la recuperación de los enemigos naturales de la Psylla.
Este insecto coloniza los brotes, las hojas tiernas, las ramas tiernas y, en ocasiones, incluso los frutos del peral.

Morfología –
La psilla de la pera, en la etapa adulta, es un pequeño insecto de unos 2,5-3 mm de largo; tiene un color ocre, avellana o pardusco, según el estadio de la forma considerada (las personas invernantes son más oscuras); las alas son transparentes y están colocadas con un techo inclinado en la carrocería.
Las ninfas, poco móviles, tienen un aspecto completamente diferente al de los adultos. Éstos tienen una forma achatada, de color naranja amarillento, en la primera edad, oscureciéndose cada vez más con el crecimiento hasta tornarse pardo negruzco (ninfas); las ninfas tienen dos expansiones laterales típicas.
Los estadios juveniles de Cacopsylla pyri están cubiertos de abundante melaza que asume la función de protección.
Los huevos son de color amarillo anaranjado, alargados y con una formación puntiaguda, que sirve para unir el huevo a los tejidos, en un extremo, mientras que en el otro lado hay una cola.

Actitud y ciclo de vida –
Cacopsylla pyri, especialmente en las formas juveniles, coloniza las yemas, las hojas tiernas, las ramas tiernas y, más raramente, los frutos tiernos; en todos los órganos se pueden ver los distintos estadios juveniles cubiertos de melaza que mancha abundantemente los propios órganos.
Por tanto, existen daños directos e indirectos:
– los daños directos son consecuencia de las picaduras de alimentación que provocan deformaciones y paradas vegetativas, con pequeñas necrosis localizadas en los brotes y en las hojas tiernas;
– las indirectas son causadas por la presencia de abundante melaza que recubre las formas juveniles; esto, como ya se ha dicho en otras ocasiones, daña directamente, porque determina la asfixia de los órganos verdes, e indirectamente, por el efecto lente sobre los tejidos vegetales ya que concentra los rayos del sol y provoca quemaduras. Además, la presencia de mielada deprecia los frutos y hace que los tratamientos sean menos efectivos, especialmente contra formas juveniles muy protegidas; finalmente, hongos saprofitos, como el fumaggini, se asientan sobre la melaza, lo que disminuye el rendimiento fotosintético, alterando aún más el metabolismo de la planta.
También hay que recordar que Cacopsylla pyri es el vector de una grave enfermedad, la Moria del Pero, sostenida por un Fitoplasma transmitido por las picaduras tróficas de la propia Psylla.
Desde el punto de vista del ciclo biológico, este insecto pasa el invierno en la etapa adulta en varios refugios del huerto.
Al final del invierno se reanuda la actividad, comenzando a pinchar los cogollos aún cerrados, en esta fase no causa daño.
Con el aumento de las temperaturas, comienza la oviposición; el período corresponde cuando las temperaturas comienzan a estabilizarse en valores de alrededor de 10 ° C en el período de marzo a abril.
Los huevos se ponen en las grietas de la corteza, en las ramitas o debajo de las yemas.
De estos huevos nace la 1ª generación, que dura de abril a mayo.
A continuación, puede tener hasta 5 generaciones de acuerdo con el siguiente esquema:
– 2ª generación, entre mayo y junio;
– 3ª generación, entre finales de junio y julio;
– 4ª generación, en pleno verano (agosto);
– en algunas condiciones climáticas y medioambientales favorables, puede haber una quinta generación entre finales del verano y principios del otoño (septiembre).
En el período de verano también hay una superposición de generaciones y, bajo ciertas condiciones, puede haber hasta 6-7 generaciones por año.

Papel ecológico –
Como se mencionó, Cacopsylla pyri es uno de los fitófagos más importantes del peral. Además, en los últimos tiempos, con el aumento de la frecuencia de las intervenciones químicas, su peligrosidad ha ido en aumento, especialmente con el uso de principios activos de amplio espectro de acción, que han ido reduciendo paulatinamente las poblaciones de enemigos naturales de este insecto.
Esta situación se había agravado bastante en la década de los 70-80, período en el que, debido a las intervenciones masivas e indiscriminadas de esos años, se generó una situación de extrema peligrosidad, también en consideración al surgimiento de poblaciones de Cacopsylla pyri resistentes a ciertos productos químicos.
En los últimos tiempos, con el estudio en profundidad de las biocenosis parasitarias, con nuevos conocimientos relacionados con la agroecología y nuevas técnicas de manejo integrado de plagas, Cacopsylla pyri está volviendo gradualmente a dinámicas poblacionales menos invasivas.
De hecho, la reducción en el número de intervenciones y el uso de productos específicos, y ya no con un amplio espectro de acción, ha favorecido la restauración y mantenimiento de poblaciones de enemigos naturales (método protector) que ayudan en el control de Cacopsylla pyri. poblaciones.
Si a esto le sumamos las últimas técnicas agroecológicas, el creciente uso de asociaciones, incluidos los árboles, y la disminución de las especializaciones de cultivos, entendemos cómo en unos años el problema de este insecto podría volver a la normalidad.
Actualmente, las intervenciones se siguen llevando a cabo según el método de lucha guiada e integrada con tratamientos realizados solo cuando se supera el umbral y controlando la presencia de los enemigos naturales de C. pyri.
Como pauta, los umbrales de intervención son:
– tratamientos, en presencia de melaza o daño, en los frutos hasta mediados de junio;
– tratar, siempre en presencia de melaza o daño, en relación con el número de chorros infestantes de Psylla y Antocoridae, que debe ser igual a 5: 1; si es mayor, se toman medidas (a partir de mediados de junio).
Además, las técnicas de lucha incluyen:
– en presencia de huevos, con ovicidas (Diflubenzuron, Teflubenzuron) o aceites blancos, en primavera-verano;
– en presencia de ninfas, con abamectina, precedido de tratamientos de lavado con detergentes y agua, a finales de mayo.
Les recordamos que estas intervenciones se realizan con el uso de productos con un estrecho espectro de acción también para otras plagas del peral, para evitar daños a los enemigos naturales de C. pyri; por ejemplo, se utilizan productos biológicos como Bacillus thuringiensis en lugar de productos químicos.
Recordemos que la mejor vía futura será la del perfecto reequilibrio de las poblaciones de este insecto tanto en relación a los depredadores como al grado de infestación de los perales.
Para hacer esto necesitas conocer sus enemigos naturales que son:
– Rincoti Antocoridi, género Anthocoris (nemoralis y nemorum), depredadores de todos los estadios de Psilla; género Orius, depredadores de ninfas y adultos de Psylla; los Antocóridos hacen 2-3 generaciones al año e invernan como adultos;
– Diptera Sirfidae y Cecidomidae;
– Chrysopid neuroptera, Rincoti Miridae y Nabidae;
– Prionomitus mitratus, himenópteros parasitoides de las etapas preimaginales de Psylla.
Sin embargo, el reequilibrio de la dinámica poblacional de Cacopsylla pyri solo se puede lograr cambiando la configuración de los sistemas de producción, dejando el criterio de especializaciones e implementando modelos consociativos en los que varias plantas contribuyan tanto al equilibrio ecológico como a la rentabilidad empresarial.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Pollini A., 2002. Manual de entomología aplicada. Edagricole, Bolonia.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.