Myrica cerifera

Myrica cerifera

El árbol de cera (Myrica cerifera L.) es una pequeña especie de arbusto perteneciente a la familia Myricaceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Plantae,
Subarign Tracheobionta,
División Magnoliophyta,
Clase Magnoliopsida,
Subclase Hamamelidae,
Orden Myricales,
Familia Myricaceae,
Género Myrica,
Especie de M. cerifera,
los términos son sinónimos:
– Cerothamnus ceriferus (L.) Pequeño;
– Cerothamnus pumilus (Michx.) Pequeño;
– Morella cerifera L.;
– Myrica cerifera var. pumila Michx.;
– Myrica pusilla Raf ..

Etimología –
El término Myrica proviene del griego μΰρω mýro goteando, goteando.
El epíteto específico cerifer proviene de wax wax y féro produzco, puerto: que produce sustancias cerosas.

Distribución geográfica y hábitat –
El árbol de cera es una planta originaria de las costas orientales de los Estados Unidos y presente en el este de Norteamérica, Nueva Jersey y del sur a través de Centroamérica hasta Honduras Británica y Puerto Rico.
La planta también se introdujo en Europa, donde se cultiva.
Su hábitat es el de los bosques del trópico en suelos arenosos cerca de pantanos y marismas pero es adaptable a diferentes hábitats tanto en suelos áridos como en bosques de coníferas y caducifolios mixtos hasta 1.000 m. s.l.m ..

Descripción –
Myrica cerifera es una planta en forma de árbol pequeño o arbusto grande que alcanza hasta 14 m de altura.
Es una planta perenne de hojas alargadas de textura coriácea y bordes dentados que contienen compuestos aromáticos.
Es una planta dioica, con flores masculinas y femeninas llevadas en amentos en plantas separadas.
Las flores masculinas tienen tres o cuatro estambres y están rodeadas de brácteas cortas.
Las flores femeninas se convierten en frutos, que son globulares y están rodeados por una capa natural parecida a la cera. La especie florece desde finales del invierno hasta la primavera y da frutos a finales del verano u otoño. No hay endospermo presente en las semillas.
Esta especie se presenta en dos formas, pero no existe una línea divisoria clara entre ellas, ya que existen muchas formas intermedias. Los especímenes en las áreas más secas y arenosas son como arbustos, tienen rizomas y hojas más pequeños. Aquellos que crecen en áreas húmedas con suelo más rico se parecen más a árboles con hojas más grandes.

Cultivo –
El árbol de cera es una planta que crece espontáneamente en un área que va desde América Central, de norte a sureste y centro-sur de Estados Unidos, pero también en Bermudas y el Caribe.
Se cultiva con éxito tan al norte, en el área de la ciudad de Nueva York como en el sur del valle de Ohio y en otras partes del mundo, incluida Europa.
Es una planta resistente y muy versátil que además de ser utilizada en la naturaleza se cultiva y utiliza localmente como fuente de cera, como alimento, medicina y fuente de tintes. A veces también se cultiva como seto.
Sin embargo, la planta prefiere una posición en áreas abiertas y con suelo húmedo, bien drenado al sol o en sombra ligera. Prefiere suelos arcillosos o turbosos sin piedra caliza. Además, las plantas establecidas son bastante resistentes a la sequía y en áreas expuestas incluso a vientos salobres.
También conviene recordar que muchas especies de este género tienen una relación simbiótica con algunos microorganismos del suelo, estos forman nódulos en las raíces y fijan el nitrógeno atmosférico. Parte de este nitrógeno es utilizado por la planta en crecimiento, pero parte también puede ser utilizada por otras plantas que crecen cerca.
Cabe destacar que las raíces de esta planta albergan una especie simbiótica de bacterias actinomicotales, que fijan nitrógeno a un ritmo más rápido que las leguminosas.
La propagación puede tener lugar sembrando en otoño, utilizando solo semillas maduras, en un invernadero frío.
La semilla almacenada germina mejor si se somete a una estratificación en frío de 3 meses y luego se siembra en un semillero sin calefacción.
La germinación es generalmente buena y el trasplante debe realizarse cuando las plántulas sean lo suficientemente grandes para ser manipuladas y cultivadas.
También es posible obtener esquejes con madera semicurada, de 5-8 cm. estos tienen un porcentaje de injerto de justo a bueno.

Costumbres y tradiciones –
El árbol de cera es una planta que se ha utilizado desde la antigüedad tanto con fines alimentarios como medicinales.
Se utilizó después de hervir como tratamiento para la fiebre. En 1722, se informó que los colonos de Luisiana bebían una mezcla de cera y agua caliente para tratar la disentería grave.
En un relato de 1737 se afirmó que se usaba para tratar convulsiones, cólicos, parálisis y convulsiones. A principios del siglo XIX, el herbolario Samuel Thomson recomendó esta planta para producir «calor» dentro del cuerpo y como tratamiento para enfermedades infecciosas y diarreas. Este uso disminuyó a finales del siglo XIX, a favor del uso para una variedad de dolencias, incluido el uso tópico para las encías sangrantes. También durante veinte años a partir de 1916, la corteza de la raíz de esta planta se incluyó en el Formulario Nacional Estadounidense.
Incluso hoy en día los frutos se pueden comer tanto crudos como cocidos, tienen un diámetro de unos 3 mm con una semilla grande, hay muy poca carne y la calidad sigue siendo mala. Además, la fruta se cubre con un depósito de cera con olor a balsámico que puede permanecer en la planta durante varios años.
Las hojas y las bayas se utilizan como aromatizantes alimentarios; son un aromático, atractivo y agradable sustituto de la hoja de laurel y se pueden utilizar para dar sabor a sopas, guisos, etc.
Las hojas secas se preparan para hacer un té fuerte.
Myrica cerifera es, como se mencionó, una planta con muchos usos medicinales. De hecho, es un remedio herbal popular en América del Norte, donde se usa para aumentar la circulación, estimular la sudoración y mantener bajo control las infecciones bacterianas.
La corteza de la raíz es antibacteriana, astringente, emética (en grandes dosis), provoca estornudos, estimulante y tónica.
La planta contiene varios compuestos orgánicos, entre ellos: triterpenos como myricadiol, taraxerol y taraxerone, además de químicos como diferentes flavonoides, taninos, resinas, gomas y fenoles. El myricadiol tiene un ligero impacto en los niveles de potasio y sodio, y también hay miricitrina con posibles propiedades antibióticas.
Sin embargo, tenga en cuenta que la planta no debe usarse durante el embarazo.
Se ha informado que algunos de los componentes de la cera son cancerígenos, pero faltan pruebas e investigaciones adecuadas.
La cera es astringente y ligeramente narcótica.
Se considera una cura segura para la disentería y también se usa para tratar úlceras internas.
Un té, que se elabora a partir de las hojas, se usa en el tratamiento de la fiebre y externamente como limpiador para la picazón en la piel.
Otros usos incluyen los agroforestales. La planta se puede cultivar como seto informal, lo cual es excelente en sitios ventosos.
Además, la capa cerosa del fruto contiene ácido palmítico y se extrae blanqueando los frutos con agua hirviendo y remojándolos durante unos minutos, la cera flota en la superficie y luego se desnata. Luego se hierve la fruta en agua para extraer la cera de la pulpa y una vez más se desnata la cera. Luego se filtra a través de una tela de muselina y se puede usar para hacer velas aromáticas, lacre, etc.
Las velas hechas con esta cera son bastante frágiles pero son más firmes y menos grasosas cuando hace calor. De hecho, la cera es sólida y dura, por lo que las velas son especialmente adecuadas para climas cálidos.
Las velas son ligeramente aromáticas, con un agradable olor balsámico y no fuman cuando se apagan, lo que las hace mucho más agradables de usar que las velas de cera o de sebo.
La cera también se usa para hacer jabones y betún para zapatos. De 4 kilos de frutos rojos se obtiene alrededor de 1 kilo de cera. Sin embargo, Myrica cerifera se ha utilizado cada vez menos para la producción de cera y ha sido reemplazada por la producción de velas por sucedáneos a base de parafina. Las velas de repuesto tienen colores y aromas artificiales que crean velas que se ven y huelen de manera similar a las naturales.
Además, se obtiene un tinte azul de la fruta.
Además, la madera de esta planta es ligera, blanda, quebradiza y de grano fino, pero no tiene valor comercial.
Ecológicamente, las frutas son una fuente de alimento para muchas especies de aves, incluida la codorniz blanca del norte y el pavo salvaje. En invierno, las semillas son un alimento importante para las especies de reyezuelos de Carolina, gorriones arborícolas y otros animales. El sistema digestivo de las aves elimina la cera del fruto, requisito previo para la germinación de la semilla que así se esparce.
Sin embargo, estas plantas, debido a la presencia de cera, están sujetas a incendios; sin embargo, el sistema de raíces de M. cerifera es resistente al fuego pero no puede soportar incendios repetidos.

Método de preparación –
Myrica cerifera es una planta de la que se utilizan varias partes.
La corteza se cosecha en el otoño, se seca completamente, luego se pulveriza y se almacena en un lugar oscuro en un recipiente hermético.
Se utiliza para uso interno en el tratamiento de diarreas, síndrome del intestino irritable, ictericia, fiebre, resfriado, gripe, flema, menstruación excesiva, flujo vaginal, etc.
Externamente se aplica en úlceras indolentes, dolores de garganta, encías esponjosas, llagas, picazón en la piel, caspa, etc.
Por lo general, se usa una decocción o una tintura. También se utilizaron infusiones y una pasta tópica.
Además, las hojas se pueden lavar, secar y utilizar para condimentar guisos o salsas para cocinar.
Las bayas también se pueden utilizar como condimento.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Base de datos útil de plantas tropicales.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (ed.), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore.

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados únicamente con fines informativos, no representan de ninguna manera una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *