Musa x paradisiaca

Musa x paradisiaca

El banano (Musa × paradisiaca L., 1753) es una especie herbácea perteneciente a la familia Musaceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Plantae,
Subarign Tracheobionta,
Superdivisión de espermatophyta,
División Magnoliophyta,
Clase de liliopsida,
Subclase Zingiberidae,
Orden Zingiberales,
Familia Musaceae,
Género Muse,
Especie M. × paradisiaca.

Etimología –
El término Musa proviene del árabe moz o moza banano, latinizado por los botánicos en Musa. Otros creen que el nombre recuerda a Antonio Musa, un médico romano del siglo I. ANTES DE CRISTO.
El epíteto específico paradisíaco proviene de paradisíaco, del paraíso, del latín eclesiástico paradisus paraíso: en referencia a la bondad de los frutos.

Distribución geográfica y hábitat –
Este taxón, descrito por Linnaeus en 1753, resume las formas híbridas de M. acuminata y M. balbisiana cuyos cultivares producen la gran mayoría de las variedades de banano para uso alimentario en el mercado actual. Esta clasificación taxonómica, aunque obsoleta, todavía se acepta, aunque no sea adecuada, para describir los cientos de formas híbridas ya presentes desde la antigüedad y presuntamente creadas por domesticación; Por tanto, se introdujo un sistema de clasificación que divide los distintos híbridos en función de su genoma.
Sin embargo, el banano es originario de las selvas tropicales y húmedas del sudeste asiático, desde donde se introdujo en Europa, en el siglo VII, gracias a los comerciantes; posteriormente, en el siglo XV, se trajo de Canarias a América. El plátano para la producción de frutas se cultiva en las Islas Canarias desde finales del siglo XIX.

Descripción –
El banano es una planta herbácea gigantesca de tallo corto hasta la floración que vive más de tres años.
El tallo alto es en realidad un pseudo tallo que se deriva de los pecíolos de las hojas y alcanza una altura de unos 7,5 m.
El sistema de raíces se desarrolla a partir de un rizoma corto, que es el tronco auténtico; esto es superficial, por lo que la planta es sensible a la sequía y la competencia de los pastos espontáneos que pueden crecer a su alrededor.
A partir del rizoma subterráneo se desarrollan las yemas, que al germinar producen los brotes; sus yemas terminales, a su vez, producirán la inflorescencia que se abre de un cono violáceo.
Las hojas, de color verde claro ya veces con manchas marrones, están dispuestas en espiral, son muy largas (de 2 a 4 my 0,5 m de ancho) y se abren a razón de una a la semana; con el viento y la edad se rompen, tomando la apariencia de flecos.
Las flores son amarillas y se recogen en las manos; en cada mano se forman de 3 a 20 frutos. Las manos se juntan en un «régimen o casco», que puede contener de 5 a 20 ‘manos’ o mechones.
Los plátanos son de color verde y se vuelven amarillos con manchas oscuras cuando están maduros, la pulpa es muy sabrosa, suave y dulce, de color blanco amarillento.
El fruto, el plátano, es partenocárpico o sin semillas.

Cultivo –
Actualmente, el banano es el cuarto cultivo más importante del mundo, después del arroz, el trigo y el maíz; en muchos países se consume como fruta, pero en otros es uno de los alimentos básicos y una de las exportaciones más importantes.
Su difusión se debe principalmente a las propiedades alimenticias de los frutos, que son principalmente de dos tipos: variedad de plátano y variedad de plátano. Especialmente este último es de fundamental importancia para la nutrición de muchos pueblos, ya que representa su principal fuente de almidón y nutrición. Los frutos comestibles de ambas variedades, de hecho, pueden consumirse en todos los grados de madurez, tanto crudos como cocidos, y si se cultivan en zonas con un clima adecuado, dan frutos varias veces al año.
Los plátanos, es decir los frutos, están formados por partenocarpia, por lo que no es necesaria la fertilización. Las condiciones óptimas para el cultivo corresponden a las de las zonas tropicales o subtropicales. De hecho necesitan temperaturas medias, que oscilan entre 26 ° y 27 ° C y prefieren las llanuras cercanas a la costa y protegidas del viento. En todo el Mediterráneo se pueden cultivar, pero no se obtienen frutos de gran calidad; además, las plantas sufren daños por bajas temperaturas (por debajo de 13 ° C) y altas temperaturas (por encima de 45 ° C).
Las lluvias constantes y la alta humedad del aire son otros dos requisitos ambientales para el cultivo de banano. El desarrollo de los nuevos brotes está condicionado por la cantidad e intensidad de la luz, especialmente en las zonas subtropicales, por lo que a medida que disminuye el período de iluminación corresponde un proceso de desarrollo más largo.
El banano crece en cualquier tipo de suelo, incluso si prefiere los fértiles, con presencia de agua en verano y seco en invierno; tolera un amplio rango de pH, desde 3,5 hasta 9.
En Canarias se cultivan variedades de plátano enano, cuyo fruto tiene un excelente sabor y excelentes cualidades de conservación. ‘Gran enana’, ‘Pequena enana’ y ‘Zelig’, son las variedades que mejor se han adaptado a las condiciones de Canarias; También se cultivan variedades obtenidas de selecciones locales, como ‘Brier’ y ‘Gruesa’.
Los plátanos se plantan en quincunx para aprovechar mejor la tierra. En un diseño de 3,5 x 35 m, se disponen dos plantas por hoyo; a los 2 meses se conserva lo mejor, seleccionando los brotes dispuestos en la medida de lo posible.
El crecimiento es rápido si las condiciones climáticas son las adecuadas, en unos 10/12 meses la planta de banano florecerá. La flor de plátano se desarrolla dentro del tallo hasta que está lista.
Esta planta, cuando sale, rocía agua, tanto que su nacimiento para los nativos se compara con el nacimiento de un niño. La inflorescencia púrpura ya está lista para la fertilización.
Hay que tener cuidado de no cortar las hojas que lo rodean, pues sirven para resguardarlo del sol y esperar a que se produzca la fertilización.
En este punto, los pétalos se abrirán, dejando los racimos de plátanos a la vista. La parte inferior de las vainas de plátano es la flor masculina (también conocida como corazón de plátano), que también es comestible en algunas variedades. Este es el momento en el que puedes cortar para que las energías de la planta se concentren en los plátanos.
Después de la cosecha del plátano, el árbol muere. El tallo del lado opuesto del racimo de plátanos se grabará con un machete, luego se cortará la parte restante del rizoma, teniendo cuidado de no dañar los nuevos chupones. De estos, solo quedará uno que dará sus frutos el año siguiente.
Los demás se pueden trasplantar en nuevos agujeros para hacer otros árboles. Esta operación debe hacerse con cuidado, interviniendo con fertilizante sobre la planta madre y luego cortando la parte apical del chupón para facilitar su enraizamiento.
En cuanto a la poda, esta debe hacerse cuando la planta madre haya dado fruto, podando a 60 cm del suelo: los nuevos brotes seleccionados sustituirán a los secos. Las tres fases del ciclo del banano se completan en:
– 6-8 meses, para la fase vegetativa;
– 3-4 meses, para floración;
– 3-4 meses, para la fructificación.
Para la cosecha es necesario esperar 3-4 meses para los primeros frutos.
Tan pronto como el racimo esté maduro, córtelo, teniendo cuidado de dividir los plátanos con un material suave para evitar magulladuras.

Costumbres y tradiciones –
El plátano es una planta que, además de frutas, como en la cocina de Bengala y Kerala (en India), se utilizan flores, crudas o cocidas. En los mismos países y también en Birmania también se utiliza el corazón tierno del tronco del plátano.
Otra forma de consumir la fruta es secando. Los plátanos secos tienen un color marrón oscuro y un sabor intenso típico.
Los plátanos también se han utilizado para hacer mermeladas. Sin embargo, a diferencia de otras frutas, los plátanos solo se han utilizado recientemente para hacer jugos y jugos. A pesar del 85% de contenido de agua, históricamente ha sido difícil extraer jugo de la fruta porque, cuando se presiona, un plátano simplemente se convierte en pulpa. En 2004, científicos del “Bhabha Atomic Research Center” (BARC, India), patentaron una técnica para extraer el jugo tratando la pulpa de plátano en un recipiente con una reacción que demora de 4 a 24 horas.
En Ruanda, Burundi, Uganda, Tanzania y la República Democrática del Congo se acostumbra fermentar los plátanos para obtener una bebida alcohólica, llamada kasiksi.
Las hojas de plátano grandes, flexibles e impermeables se utilizan como paraguas y para envolver alimentos.
Finalmente, la superficie interna de la cáscara de plátano se puede frotar sobre la irritación causada por la hiedra canadiense para reducir los síntomas. Además, la piel del plátano se utilizó como medicamento para el tratamiento de la psoriasis. También puedes usar cáscara de plátano como betún ecológico para zapatos.
El plátano es una de las frutas más nutritivas y sabrosas, amado por jóvenes y mayores por su textura suave y su sabor particularmente dulce. Aperitivo práctico y “portátil”, aporta una energía preciosa a quienes lo eligen.
Los plátanos son ricos en potasio, vitaminas y minerales. Además, aporta grandes beneficios al organismo: combate el colesterol, baja la tensión arterial, regula el intestino y ayuda al estado de ánimo.
De hecho, contienen mucho potasio, el cual es útil para eliminar líquidos, limitar la retención de agua y controlar la hipertensión, favoreciendo así el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. En colaboración con el magnesio, las frutas ayudan contra los calambres y también son ideales para quienes realizan actividad física. Los plátanos también tienen un efecto calmante sobre la acidez y la acidez de estómago, y sus fibras manejan mejor las irregularidades intestinales, lo que dificulta el estreñimiento.
Los plátanos se suelen consumir frescos y naturales. Pero también es excelente mezclado con leche u otra fruta para crear batidos sabrosos y nutritivos, cortados en trozos en yogur, cortados en ensaladas de frutas, en forma de helado. También se puede utilizar para decorar varios pasteles y postres o como ingrediente para postres como el pan de plátano.
Además de los usos alimentarios, las plantas de banano y sus frutos se han utilizado tradicionalmente para tratar muchas enfermedades, especialmente en Asia y África.
En las comunidades tribales se utilizan todas las partes de la planta (fruto, tallo, flor, hoja, savia, tallo, núcleo interno y raíz) para preparaciones terapéuticas útiles para contrarrestar numerosas patologías:
– control de la presión arterial;
– diabetes;
– hipertensión;
– anemia, hasta alergias;
– infecciones, bronquitis y otras enfermedades respiratorias, así como fiebre, tos;
– tuberculosis;
– disentería.
El extracto de raíz todavía se usa hoy para prevenir la concepción, para inducir el parto durante el parto y para tratar infecciones de enfermedades de transmisión sexual, como VIH / SIDA, llagas internas y externas de las partes genitales, vaginitis y leucorrea.
Otros usos tradicionales incluyen la aplicación como antiemético, para tratar heridas y ampollas y para aliviar el dolor articular y mejorar la circulación sanguínea.
El plátano, además de su gran versatilidad y su sabor único, es una fruta rica en fitonutrientes, entre los que se encuentran vitaminas (vitaminas C, A y B) y compuestos fenólicos.
En promedio, un plátano tiene alrededor de 66 kcal / 100 gy contiene vitaminas C, E, B, B2, B6, PP, A, además de potasio (400 mg / 100 g), calcio, fósforo, cobre y hierro.
Tanto la pulpa como la cáscara de plátano contienen varios compuestos fenólicos y flavonoides.
Entre sus ingredientes activos mencionamos:
– ácido gálico;
– catequina;
– epicatequina;
– taninos;
– antocianinas.
Las principales clases de flavonoides que se encuentran en los plátanos son los flavonoles, que incluyen quercetina, miricetina, kaempferol y cianidina. Estos actúan como «carroñeros» protectores contra los radicales libres, responsables del envejecimiento y diversas enfermedades crónicas.
La cáscara y pulpa de plátano también contienen aminas biogénicas, como:
– serotonina;
– dopamina;
– norepinefrina.
La serotonina contribuye a la sensación de bienestar y felicidad, mientras que la dopamina juega un papel importante en la mejora del estado de ánimo, la capacidad de concentración y la estabilidad emocional.
Otros compuestos que caracterizan a los plátanos son los carotenoides, que también son responsables de su intenso color amarillo.
Gracias a su particular composición organoléptica, los plátanos tienen muchas propiedades beneficiosas.
Son antioxidantes y anticancerígenos: la pulpa de banano contiene compuestos bioactivos, como ácidos fenólicos y flavonoides, con alto potencial antioxidante y útiles en la prevención de enfermedades crónicas, incluido el cáncer.
Es útil contra los calambres y para controlar la presión: los plátanos contienen mucho potasio: aliados perfectos, por tanto, para que los deportistas eviten los calambres durante el entrenamiento o durante el rendimiento.
Además, la importante presencia de potasio, junto con el bajo contenido de sodio, hace que los plátanos sean útiles para controlar la presión arterial.
Como antidepresivo natural: la serotonina, derivada del triptófano que contiene el plátano, ayuda a superar o prevenir la depresión al influir positivamente en el estado de ánimo y relajar el cuerpo.
Es apto para diabéticos: el plátano contiene almidón resistente de baja digestibilidad en comparación con los almidones de alto índice glucémico de los cereales. Por tanto, gracias a su acción hipoglucemiante es adecuado para la dieta de los pacientes diabéticos. De hecho, su consumo diario mejora la sensibilidad a la insulina.
Excelente para el intestino y el estómago: el plátano también tiene efectos positivos en el intestino: las investigaciones farmacológicas han demostrado que el plátano es eficaz y beneficioso en el tratamiento de enfermedades del tracto gastrointestinal.
Las frutas también son perfectas contra el estreñimiento gracias al alto contenido de fibra dietética.
Contra el colesterol: contienen buena cantidad de fitoesteroles. Son los esteroles vegetales naturales que reducen los niveles de colesterol en la sangre al reducir su absorción en el intestino.
Otros usos de esta fruta o partes de la planta se vinculan a las tradiciones locales y aplicaciones médicas.
Entre las contraindicaciones del plátano recordamos que:
– podría provocar intolerancia en sujetos predispuestos a la presencia de proteínas alergénicas. De hecho, quienes toman fármacos betabloqueantes por ser pacientes cardíacos deben consumir plátanos con moderación para evitar la hiperpotasemia, es decir, una condición de exceso de potasio en la sangre;

Método de preparación –
En la Musa × paradisiaca, además del consumo de frutas crudas o cocidas, como otros plátanos, la flor masculina es comestible y cuando se cocina tiene un sabor similar a una alcachofa. El tallo también es comestible y se usa en la India para muchos platos.
En Filipinas, los vendedores ambulantes suelen ofrecer Banana Cue. Es un snack que se obtiene friendo plátanos envueltos en panela caramelizada. Una delicia para los amantes de los sabores dulces.
También en Filipinas, se usa un condimento que es, de hecho, un ketchup de plátano. Es muy fácil de hacer e increíblemente delicioso. Simplemente combine puré de plátano, azúcar, vinagre y especias. El ketchup de plátano es el acompañamiento perfecto para una tortilla.
En Inglaterra hay un postre de plátano llamado Banoffee pie. Es una sabrosa mezcla de plátanos, crema y caramelo, todo sobre una base de galleta y mantequilla.
Los Matsès y Shipibo, pueblos indígenas de la selva amazónica peruana, son los creadores de una bebida de plátano llamada Chapo. Está elaborado con plátanos dulces hervidos, canela y clavo.
Además, en algunas cocinas, los plátanos y el cerdo son un maridaje excepcional. El tacaho es otro platillo de Perú; son plátanos asados ​​de la tradición culinaria amazónica, servidos con cecina y dados de cerdo. Dulce y salado crean una sabrosa combinación.
Además, se obtiene una harina de plátanos. Históricamente, se usó en África y Jamaica como una alternativa barata a la harina común. Sin embargo, ahora se usa como una alternativa sin gluten a las harinas de trigo y es un ingrediente común en las recetas paleo.
A continuación, se coloca el plátano en la masa rellena. Los indonesios preparan los Nagasaris. Son rollos tradicionales al vapor hechos con harina de arroz, leche de coco y azúcar, luego se rellenan con rodajas de plátano.
Los plátanos también son excelentes en sopas. Una sopa de plátano caliente es típica de Puerto Rico. Aquí se prepara una sopa de plátano vegetariana, aromatizada con pimentón, comino, semillas de cilantro y pimienta negra. Luego se sirve con pan de agua, un pan típico puertorriqueño, aguacate, parmesano y perejil.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Base de datos útil de plantas tropicales.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (ed.), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore.

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados únicamente con fines informativos, no representan de ninguna manera una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *