2021 – Un tercio de las plantas en riesgo de extinción

2021 – Un tercio de las plantas en riesgo de extinción

Para aquellos que han estado involucrados en la investigación y el análisis de datos de biodiversidad durante años, el escenario que se presenta ciertamente no es tranquilizador.
La biodiversidad, tanto a nivel global como local, representa esa matriz que da solidez a la estabilidad de la vida en la Tierra.
Los ecosistemas con mayor grado de diversidad son capaces de afrontar mayores adversidades y además adquieren una mayor capacidad de disipar la energía captada (que es mayoritariamente solar), contribuyendo también a mantener nuestro planeta «más fresco».
La biodiversidad es, por tanto, también la respuesta de los ecosistemas para transformar mejor la energía captada para hacerla disponible en diferentes formas y momentos para los denominados «servicios ecosistémicos».
Las premisas hechas hasta ahora sirven, de manera muy sintética, para despejar dudas al respecto, especialmente entre quienes aún afirman que no existe vínculo entre el calentamiento global (el cambio climático es una relación más compleja) y la pérdida de biodiversidad. El calentamiento global también se debe a actividades humanas excesivamente entrópicas que afectan directa e indirectamente a la biodiversidad planetaria.
Para sancionar esta pérdida de biodiversidad con datos inequívocos (si es que alguna vez fue necesario), una investigación de 5 años realizada por Botanic Gardens Conservation International, que ha mapeado casi 60,000 especies de plantas en todo el mundo, se ha ocupado de ello.
A partir de esta investigación, publicada en el informe Situación de los árboles en el mundo, surge una imagen alarmante sobre la biodiversidad.
El estudio, realizado en campo abierto, encuestó con precisión 58.497 especies de plantas.
Según el Estado de los árboles en el mundo, comisariado por Botanic Gardens Conservation International, hay una imagen con los contornos de una emergencia global que requiere una acción inmediata. Casi un tercio de las especies de árboles existentes están en peligro de extinción. En total, son 17.510, prácticamente el doble del número de especies amenazadas, mamíferos, aves, reptiles, etc., combinados. Como alguien lo llamó: un caporetto de biodiversidad.
Lo que es aún más preocupante es que el número de víctimas también podría ser mayor. Según los autores del informe, un 7,1% adicional de plantas podrían estar en riesgo, mientras que en un caso de cada 5 los datos recopilados no son suficientes para decidir el estado de conservación. Nuevamente, según el informe, solo el 41,5% (menos de la mitad) de las especies de plantas encuestadas son seguras (por el momento).
La investigación llevada a cabo por los autores luego profundizó no solo en los datos numéricos, sino que también abordó las causas.
La mayor interferencia de la pérdida del patrimonio de la biodiversidad proviene de la agricultura que, con su modelo, aplicado especialmente después de la década de 1950, continuamente sustrae tierras para plantar monocultivos a menudo. El segundo factor en orden de importancia es la deforestación, seguido de la ganadería. De todas las causas, el cambio climático es solo el noveno en la lista, pero, como se mencionó, es más un efecto que una causa.

Los datos de este impresionante estudio también nos dicen que la pérdida de biodiversidad se extiende por todos los continentes.
Sin embargo, la alarma proviene de considerar que algunos de los reservorios de biodiversidad más importantes se encuentran en las condiciones de degradación más preocupantes. Sobre todo Brasil: de las 8.847 especies de plantas encuestadas, 1.788 están en riesgo: 20%. Peores, en proporción, son sólo Indonesia y Malasia (donde, sin embargo, las especies presentes son casi la mitad de las del país latinoamericano), con el 23% y el 24% de las especies amenazadas, respectivamente. Las islas tropicales también pagan un precio desproporcionadamente alto.
Luego, el estudio concluye sus análisis con evaluaciones de mérito al afirmar que existe un temor bien fundado de que la extinción de algunas especies clave pueda desencadenar un proceso en cadena capaz de colapsar ecosistemas enteros.
Entre otras cosas, no siempre es fácil identificar qué consecuencias se derivan de la pérdida de una especie. De hecho, las predicciones en sistemas tan complejos y no lineales son casi imposibles.
Finalmente, Botanic Gardens Conservation International identifica posibles soluciones.
Estos van desde la necesidad de expandir las áreas protegidas para salvaguardar tantas especies como sea posible, hasta mantener las especies más amenazadas en jardines botánicos o bancos de semillas, y asegurar más fondos para actividades de conservación global.
Pero el eje central del tema es que debemos cambiar repentinamente (no hay más tiempo para peros) el modelo agroalimentario.
La expansión del modelo agrícola intensivo es el principal impulsor de la deforestación y la consecuente pérdida de biodiversidad agrícola y forestal. Además, el sistema de especializaciones agrícolas produce sistemas comerciales altamente concentrados en grandes estructuras.
Para ello, se necesita el mayor cambio transformador en la forma en que producimos y consumimos alimentos. Debemos alejarnos de la situación actual en la que la demanda de alimentos está vinculada a prácticas agrícolas inadecuadas que conducen a la conversión a gran escala de los bosques y la pérdida de biodiversidad.
Es necesario que todos los países (sin excepción) adopten repentinamente:
– una conversión hacia la adopción de prácticas de producción agroforestal y agroecológica;
– el restablecimiento de la productividad de las tierras agrícolas degradadas;
– la adopción de dietas más saludables y la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos;
– un modelo de conexión comercial de corto alcance entre los que producen y los que consumen.
Además, las fincas deben cumplir con sus compromisos con las cadenas de productos libres de deforestación, y las fincas que no han hecho compromisos de deforestación cero deben hacerlo. Los inversores en materias primas deberían adoptar modelos de negocio que sean ambiental y socialmente responsables. Estas acciones requerirán, en muchos casos, una revisión de las políticas e incentivos financieros vigentes.
En definitiva, toda la política agrícola mundial debe ser reescrita y, por tanto, también europea.
Sicilia se ha movido en esta dirección (y podría convertirse en un ejemplo internacional) con el L.R. 21 de 29 de julio de 2021 (Disposiciones sobre agroecología, protección de la biodiversidad y productos agrícolas sicilianos e innovación tecnológica en la agricultura …) pero es solo la primera piedra de un edificio muy complejo; la mayor parte del trabajo aún nos queda por construir.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *