Vespa velutina

Vespa velutina

La Avispa asiática (Vespa velutina Lepeletier, 1836) es un himenóptero perteneciente a la familia Vespidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Sucursal Bilateria,
Phylum Arthropoda,
Subfilo Tracheata,
Superclase Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cohorte de endopterygota,
Superorden Oligoneoptera,
Sección de himenópteros,
Orden himenópteros,
Suborden de apocrito,
Sección Aculeata,
Superfamilia Vespoidea,
Familia Vespidae,
Género Vespa,
Especies de V. velutina.
Los términos son sinónimos:
– Vespa velutina Lepeletier, 1836;
– Vespa immaculata Morawitz, 1889;
– Vespa auraria Smith, 1852;
– Vespa fruhstorferi Stadelmann, 18941.
Dentro de esta especie, también se reconocen algunas subespecies, pero la verificación taxonómica aún está en revisión.

Distribución geográfica y hábitat –
La Avispa asiática es un himenóptero originario del sudeste asiático, ampliamente distribuido en India, Indochina, China y Java.
Su introducción en Europa se encontró por primera vez en 2005 en Francia donde se introdujo accidentalmente en la parte sur del país. Posteriormente se extendió a España, Portugal, Bélgica e Italia.

Morfología –
La Vespa velutina es un poco más pequeña que la Avispa asiática (Vespa crabro Linnaeus, 1758).
Las reinas miden alrededor de 30 mm de largo y los machos alrededor de 24 mm.
Los trabajadores miden unos 20 mm de longitud.
La especie es reconocida por las patas amarillas de las patas.
El pecho es de un color marrón aterciopelado o negro y el abdomen es de color marrón. Cada segmento abdominal tiene un borde posterior estrecho de color amarillo, con la excepción del cuarto segmento, que es de color naranja.
La cabeza es negra y la cara amarilla.
Las diferentes subespecies regionales varían lo suficiente en color como para causar dificultades en la clasificación, y varias subespecies han sido identificadas de diversas maneras y finalmente rechazadas; Si bien existe un historial de reconocimiento de subespecies dentro de muchas especies de Vespa, incluida V. velutina, la revisión taxonómica más reciente del género trata todos los nombres subespecíficos del género Vespa como sinónimos, relegándolos efectivamente a nada más que nombres informales para el color regional. de las formas.
La forma que causa preocupación por su invasión en Europa se ha denominado V. v. nigrithorax, incluso si, repetimos, este nombre ya no tiene ningún valor taxonómico.
Esta forma mide en promedio 30 mm de largo y es reconocible por el cuerpo oscuro y la línea amarilla que corta su abdomen, dentro de la cual hay un triángulo negro.
Finalmente, en cuanto al reconocimiento de esta especie, dado que la reina en casos raros puede acercarse al tamaño de 35 mm, en ocasiones la presencia de Velutina en Europa se reporta erróneamente como Vespa mandarinia, mucho más agresiva, que sin embargo no parece encontrar hallazgos documentados. La confusión aumenta por la propia definición de la Avispa asiática, que se refiere al área de origen en común con V. mandarinia.

Actitud y ciclo de vida –
La Vespa velutina, al igual que otros avispe, construye nidos que pueden albergar colonias de varios miles de individuos.
Las hembras de la colonia van armadas con formidables aguijones con los que defienden sus nidos y matan a sus presas.
El período de anidación es largo, y una colonia comúnmente comienza construyendo un nido en un arbusto bajo, luego lo abandona después de unos meses y rápidamente construye uno nuevo en lo alto de un árbol, posiblemente como medida de plaga. La próxima generación de reinas jóvenes se dispersa a fines del otoño para hibernar durante el invierno.
La construcción del primer nido la realiza la reina fundadora de la colonia, quien crea un nido improvisado, llamado «nido embrionario». Este nido no es más grande que una pelota de tenis. Si la situación del nido provisional es adecuada, servirá como base para la construcción del nido final de la colonia. De lo contrario, los primeros trabajadores construirán uno nuevo, que a menudo está encima de un árbol (a menudo más de 15 m de altura) pero también (con menos frecuencia) se puede colgar en la fachada de un edificio (canalones, ventanas …). ) y también en arbustos, setos, helechos o en huecos del suelo. El nido final (que no es una colmena) se llama «nido secundario».
Los nidos están hechos de fibras de madera masticadas y pueden alcanzar un metro de altura y 80 cm de diámetro. Los nidos más grandes son mantenidos por miles de individuos. Generalmente estos nidos son de forma esférica u ovalada, y tienen un orificio de salida lateral, a diferencia de los del aa Avispa europea (Vespa crabro Linnaeus, 1758), que tienen su salida en la parte inferior. Cada nido grande alberga alrededor de 2000 avispas y, al final de la temporada, produce hasta varios cientos de hembras fértiles (reinas potenciales). De estos, los que sobrevivan al invierno serán las reinas fundadoras que crearán una serie de nuevas colonias la primavera siguiente. Los trabajadores y los machos mueren antes de finales de otoño; Las hembras fértiles hacen diapausa en lugares resguardados, por lo que dejarán sus nidos vacíos y no los usarán al año siguiente.
Cabe señalar que los nidos construidos en el dosel de los árboles altos son difíciles de ver y encontrar durante la primavera y el verano, escondidos por el follaje.
De la observación se concluye que esta especie prefiere robles, álamos y acacias pero evita las coníferas. Sin embargo, los nidos también se pueden encontrar en los lugares más inverosímiles.
Durante el invierno, se puede inspeccionar cualquier área pequeña y bien aislada (natural o artificial) para detectar la presencia de reinas fértiles en hibernación. Garajes, galpones, cubiertas inferiores, cornisas, cornisas, incluso huecos, casas deshabitadas, en las paredes o en el suelo.
Para identificar el nido, se destaca que es de forma esférica y en las últimas etapas de construcción, que es el final del verano y el otoño, puede medir entre 70 y 90 cm. altura y 40 y 70 cm. diámetro.

Papel ecológico –
La Avispa asiática, como los véspidos comunes extendidos en Europa, tiene una picadura y tiene un comportamiento bastante agresivo hacia los humanos. Según los entomólogos, su peligrosidad, para el ser humano y los mamíferos en general, y también su agresividad debería compararse con la de otras avispas europeas.
Por esta razón, la Velutina no puede considerarse más peligrosa que la avispa cangrejo que, en virtud de su mayor tamaño, tiene, si cabe, más veneno. De hecho, a menudo es la confusión con la Vespa mandarinia la que genera los mayores rumores en este sentido.
Por otro lado, su peligro para las abejas, su alimento favorito, es mayor, especialmente en lo que respecta a las especies europeas. Aunque es un depredador de abejas muy hábil incluso en su territorio de origen, es en Europa donde este himenóptero consigue socavar seriamente la existencia de comunidades colmenares. De hecho, las especies de colmenar del sudeste asiático han adoptado comportamientos válidos para combatir a este depredador suyo y aún no conocido por las abejas europeas.
Entre otras cosas, la Vespa velutina adulta no come insectos. Sin embargo, caza abejas, varios insectos y otros invertebrados, y esto se debe a que los capturan para llevarlos al nido y alimentar a sus larvas.
Para alimentar a sus larvas, Vespa velutina captura muchos tipos de insectos y otros invertebrados (abejas, avispas, moscas, arañas, orugas, hormigas, mariposas y pulgones), pero las abejas constituyen el 84% de su dieta (especialmente para alimentar a sus propias larvas).
Según algunas investigaciones, se estima que en áreas urbanas e industriales las abejas representan hasta el 65% de las presas capturadas; en las zonas agrícolas y forestales el porcentaje se reduce al 33%. Este último factor podría estar relacionado con la mayor biodiversidad de las áreas agrícolas.
Para atrapar abejas, la avispa se cierne sobre la entrada de las colmenas. Su mayor tamaño le permite atrapar una abeja voladora y matarla, para conservar solo el cofre, que llevará a la colonia para alimentar a sus larvas.
En cambio, la avispa adulta se alimenta de néctar de flores y otras sustancias dulces, como frutas maduras (manzanas, ciruelas, uvas, etc.), al igual que las avispas europeas nativas, pero en grandes cantidades y pueden dañar los huertos. No es raro que frecuentan lugares como viñedos o plantaciones de frutas.
En Europa, la Avispa asiática (Vespa velutina) tiene depredadores como el alcaudón (Lanius collurio), el abejaruco (Pernis apivorus) y el abejaruco (Merops apiaster). Las aves como la urraca, e incluso las gallinas, pueden ser depredadores de la Avispa asiática. Ocasionalmente se han visto pájaros carpinteros (Picus spp.) Perforando los nidos para alimentarse de las larvas o adultos de la colonia. El papel de los depredadores como medida de control biológico es muy importante en la destrucción de los primeros nidos.
Entre otras cosas, las abejas asiáticas, que han convivido con la Vespa velutina durante mucho tiempo, no sufren la misma depredación que las europeas. Esto se debe a que algunas abejas asiáticas han aprendido a defenderse mediante una técnica que consiste en crear un enjambre alrededor de la avispa para provocar un aumento de la temperatura corporal. De esta forma logran matarlos, porque las abejas son capaces de soportar más de 45 grados; las avispas, por otro lado, no toleran esa temperatura.
Aunque el principal método de defensa es el mencionado anteriormente, también se han observado otros sistemas que consisten en utilizar sonidos de baja frecuencia o hacer que se asfixien.
Las abejas europeas introducidas en el continente asiático también han aprendido a defenderse, aunque de manera mucho menos eficiente que las abejas asiáticas.
Las abejas europeas están comenzando a desarrollar la misma estrategia de defensa que sus contrapartes asiáticas. Su defensa en la colmena consiste en cubrir una avispa atacante provocando que muera por hipoxia a los pocos minutos.
El biocontrol de la Vespa velutina se ha intentado con diversos medios, como el uso de plantas carnívoras, sin embargo lo primero que se debe hacer cuando se sospecha la presencia de esta avispa es avisar a los servicios fitosanitarios locales y activar algunas medidas de control como por ejemplo la destrucción, sobre todo, del primer nido (a hacerse con personal especializado) y colocar trampas hechas incluso en casa con botellas abiertas arriba en cuyo interior colocar líquidos azucarados, cerveza y otras sustancias que tienden a descomponerse produciendo productos amoniacales que atraen el insecto.
Además, el aumento de la biodiversidad empresarial, la limpieza de algunos lugares, puede ayudar a reordenar algunas biocenosis a favor de las abejas.
Finalmente, en lo que respecta a los humanos, la Avispa asiática, al igual que la avispa europea, puede representar un peligro con su veneno. Según los datos recogidos en Europa, la Vespa velutina no representa más peligro que su homóloga europea, pero por su tamaño las picaduras provocan más dolor, ya que es capaz de inocular una mayor cantidad de veneno.
Sin embargo, ambos prefieren escapar antes del ataque, excepto cuando se trata de defender el nido. Si el nido se sacude o se daña, las avispas primero salen y se posan en él para observar qué sucede. Si el nido se vuelve a perturbar, una o más avispas luchan contra el intruso mordiéndolo rápidamente, incluso a través de la ropa, y se retiran y aterrizan en el nido nuevamente. Su pauta es defender el nido a toda costa, hasta el punto de que si se prende fuego, las avispas arriesgan la vida defendiéndolo e incluso pueden morir.
Cabe destacar que no existen registros de aumentos de picaduras en las zonas donde se ha asentado la Vespa velutina. Casi siempre se han producido casos conocidos de ataque cerca del nido. El dolor causado por la picadura es intenso y agudo, como causado por un alfiler grande, y luego se convierte en un hormigueo que se asemeja a una quemadura. La hinchazón se puede aliviar aplicando hielo y vinagre, y el malestar dura de varios días a una semana, lo que puede requerir analgésicos y antiinflamatorios. El peligro para la vida humana se produce en el caso de múltiples picaduras, una única picadura en la mucosa o en personas alérgicas al veneno de himenópteros.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Pollini A., 2002. Manual de entomología aplicada. Edagricole, Bolonia.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *