Cydalima perspectalis

Cydalima perspectalis

La polilla del boj o piral del boj (Cydalima perspectalis, Walker, 1859) es una polilla perteneciente a la familia Crambidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Protostomía de superphylum,
Phylum Arthropoda,
Subphylum Tracheata,
Superclase Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cohorte de endopterygota,
Superorden oligoneópteros,
Sección Panorpoidea,
Orden Lepidoptera,
Suborden Glossata,
Infraorden Heteroneura,
División Ditrysia,
Superfamilia Pyraloidea,
Familia Crambidae,
Subfamilia Spilomelinae,
Género Cydalima,
Especies de C. perspectalis.
Los términos son sinónimos:
– Diaphania perspectalis Walker, 1859;
– Glyphodes perspectalis Walker, 1859;
– Neoglyphodes perspectalis Walker, 1859;
– Palpita perspectalis Walker, 1859;
– Phakellura perspectalis Walker, 1859.

Distribución geográfica y hábitat –
La polilla del boj es una polilla originaria del este de Asia (Japón, China, Taiwán, Corea e India).
Se introdujo por primera vez en Europa en Alemania en 2006, en Suiza y Alemania en 2007, en Francia, Gran Bretaña y Austria en 2009; también se identificó por primera vez en Hungría, Rumanía y Turquía y su presencia también se ha registrado en Eslovaquia, Bélgica y Croacia.
Durante la preparación de los XXII Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi (Rusia), esta especie fue introducida desde Italia mediante la importación y plantación de setos de Buxus sempervirens.
Al año siguiente comenzó a defoliar grandes cantidades de Buxus colchica local. En 2013 se registró su presencia en Dinamarca y en noviembre de 2018 se confirmó el primer descubrimiento en Norteamérica cerca de Toronto en Canadá.
Su primer descubrimiento en Italia, en Lombardía, se remonta a julio de 2011.
Esta mariposa vive en varias plantas hospedadoras: especialmente en Boj (Buxus spp.), Que es el hospedador preferencial. Las especies Buxus microphylla, Buxus microphylla var son particularmente susceptibles a los ataques. insularis, Buxus sempervirens y Buxus sinica. El insecto puede desarrollarse, con menos frecuencia, incluso a expensas de otro huésped, la Pachysandra (Pachysandra terminalis), una planta herbácea de hoja perenne, también perteneciente a la familia Buxaceae, utilizada por su follaje verde oscuro que la convierte en una planta muy adecuada para la sombra. espacios.

Morfología –
Cydalima perspectalis, en la etapa adulta, es una mariposa de tamaño mediano, con una envergadura de unos 4 cm.
Las alas tienen un fondo blanco, casi transparente, con una amplia banda marrón que recorre los bordes ligeramente iridiscentes.
Al nivel de las alas delanteras en la banda oscura hay una mancha blanca característica; a veces puede haber una segunda mancha blanca, en promedio, más pequeña. También se han observado adultos melanísticos, con alas casi completamente marrones. El abdomen del adulto es blanco, con punta marrón.
Las larvas, que miden unos 40 mm de largo cuando están completamente desarrolladas, son de color verde y tienen la cabeza negra; también se caracterizan por rayas blancas y negras a lo largo de todo el cuerpo.
Después de la eclosión, tienen una longitud de 1 a 2 mm y alcanzan una longitud máxima de 35 a 40 mm en cuatro semanas. Al comienzo de la ninfosis, la longitud de las larvas se contrae.
Los huevos inicialmente tienen un color amarillo pálido y luego, a medida que maduran, muestran una pequeña mancha oscura de transparencia correspondiente al color de la cabeza de la larva ahora formada. También es posible reconocerlas porque las hembras las colocan en grupos de 10 a 20, parcialmente superpuestas entre sí, en el envés de las hojas sanas; también tienen un diámetro de 1 mm.
Las crisálidas miden unos 25-30 mm; inicialmente son de color verde con franjas negras a lo largo de la parte dorsal para tornarse con la maduración de un color marrón oscuro. Están bien escondidos entre la vegetación, envueltos en un capullo sedoso blanquecino.

Actitud y ciclo de vida –
La polilla del boj es una polilla con un ciclo de vida que no se conoce completamente en Europa.
En Italia, el insecto completa 2 o 3 generaciones al año y pasa el invierno como una larva en un capullo tejido en otoño entre las hojas. Al año siguiente, con la llegada del primer calor primaveral, la larva completa su desarrollo y, después de unas 4 semanas de alimentación, pupa escondida en la vegetación. En la madurez, los adultos revolotean y, después del apareamiento, comienzan la primera generación.
En los climas más cálidos de la zona de importación del continente europeo, donde las condiciones climáticas frías llegan más tarde en el año, a veces puede haber hasta cuatro generaciones por año.
El daño es causado por las larvas de esta polilla que, siendo muy voraz, puede defoliar completamente las plantas de Boj (y otras especies) en poco tiempo. Esto es especialmente notable en las partes que se podan regularmente (por ejemplo, en los setos), en los lados inferiores y las ramas del dosel.
Las larvas erosionan las hojas de diferentes formas según su etapa de crecimiento: las larvas recién nacidas se alimentan del lado inferior de las hojas, dejando intacto el lado superior; las larvas maduras se alimentan de toda la placa de la hoja, dejando solo la nervadura central intacta. Las larvas no solo se alimentan de las hojas y los brotes, sino también de la corteza todavía verde de las nuevas ramas.
En consecuencia, las plantas de boj atacadas están fuertemente defoliadas y muestran un entrelazamiento característico de hilos sedosos entre hojas y ramitas. Los setos afectados presentan manchas de descomposición, con un amarilleo generalizado en toda o parte de la vegetación. Estos síntomas pueden confundirse a primera vista con ataques de agentes fúngicos pero, al examinarlos más de cerca, el diagnóstico es más fácil debido a la presencia de las huellas larvarias (lienzo blanco similar a las telarañas y la presencia de los excrementos de las larvas) en toda la superficie. planta.
Con frecuencia el ataque de Cydalima perspectalis se acompaña de una enfermedad fúngica causada por el hongo Cylindrocladium buxicola Henricot, que contribuye a empeorar la salud de la planta al aumentar el proceso de secado del aparato foliar.

Papel ecológico –
Como se mencionó, las larvas de Cydalima perspectalis se alimentan de las hojas y brotes de las especies del género Buxus. Las larvas jóvenes se alimentan solo de la parte superior de las hojas, pero no de la estructura interna más fibrosa. Las hojas no se destruyen por completo, pero la cutícula y la epidermis aparecen dañadas a lo largo de surcos paralelos, o por completo. Las hojas sin cutícula a menudo mueren. Las larvas que han alcanzado el mayor grado de desarrollo son las que más dañan la planta, alimentándose masivamente de toda la hoja, dejando en ocasiones pequeñas porciones de hoja en el centro o en los lados exteriores de la hoja. La larva provoca la defoliación y por tanto la muerte de la planta.
Sin embargo, la tendencia de las poblaciones de esta polilla difiere de un rango a otro.
En la zona de origen (Asia) existen mecanismos de regulación natural que limitan el comportamiento destructivo de Cydalima perspectalis. En las zonas de reciente introducción accidental, en Europa, el daño es muy considerable ya que en los ecosistemas donde se introduce el insecto exótico no se dispone de mecanismos naturales de regulación. En las zonas europeas donde está presente un depredador de C. perspectalis, Vespa velutina, un insecto exótico también procedente del sudeste asiático, se ha observado un cierto nivel de depredación. En el sureste de Francia, donde Vespa velutina se aclimató accidentalmente en 2004 y C. perspectalis apareció en 2012, se ha observado que la avispa se alimenta de pequeñas larvas o larvas en preparación para que el capullo se incrisa. Esto no convierte a Vespa velutina en un candidato ideal para el control biológico contra C. perspectalis, porque, al ser Vespa velutina una especie exótica, no es posible predecir sus adaptaciones e interacciones en el ecosistema huésped. Desafortunadamente, sin embargo, la Vespa velutina es actualmente muy dañina para las abejas que se alimentan en grandes cantidades. De modo que los entomólogos y los apicultores están intentando por todos los medios limitar la propagación y el daño que esta avispa «exótica» causa al medio ambiente.
Se puede adoptar un método de contención de esta polilla mediante el control biológico con Bacillus thuringiensis que se puede utilizar para su control.
Bacillus thuringiensis actúa solo sobre las larvas jóvenes de lepidópteros provocando parálisis muscular y, por lo tanto, el momento correcto de uso es fundamental en el resultado del control. Los tratamientos deben realizarse unas 2 o 3 veces al año, en correspondencia con la eclosión de los huevos.
Al comienzo de la infestación de Cydalima perspectalis, los insecticidas sintéticos demostraron ser efectivos y fáciles de usar. La investigación realizada en Rumania ha identificado que los ingredientes activos más efectivos de todos son metoxifenozida (o metoxifenozida), espinosad y clorantraniliprol. Este último sería preferible por su selectividad hacia abejas, mariquitas y moscas flotantes.
Entre los principales principios activos con acción letal se mencionan productos con acción neurotóxica y de amplio espectro de acción, como piretroides (deltametrina, cipermetrina) o ésteres fosfóricos (clorpirifos, en formulaciones microcapsuladas), con un perfil ecotoxicológico menos favorable, puede estar justificado para el manejo de las primeras infestaciones, con el fin de reducir inicialmente los niveles poblacionales del organismo nocivo.
También se pueden utilizar reguladores de crecimiento (Teflubenzuron) registrados para uso en plantas ornamentales con los que se pueden obtener buenos resultados en relación al control de formas juveniles. Los tratamientos deben ser realizados por personal altamente cualificado en pleno cumplimiento de la legislación vigente en materia de productos fitosanitarios y realizarse una vez al mes desde principios de junio hasta finales de septiembre en las horas más frescas del día. Dado el lento crecimiento del Boj, puede ser útil integrar la defensa química con fertilizaciones adecuadas al suelo para favorecer la nueva emisión de hojas y apoyar la recuperación de la planta.
Sin embargo, hay que recordar que los tratamientos son exclusivamente curativos y no preventivos, por lo que deben realizarse solo en presencia de infestación en campo.
Finalmente, además de ser necesario conocer la posibilidad de su uso en los distintos países, cabe señalar que el uso de insecticidas está resultando cada vez menos apropiado en el mediano – largo plazo por los daños colaterales que causan tanto en el útil pero también sobre la entomofauna., en general, sobre todas las biocenosis y por la presencia de residuos crecientes en el ecosistema.
Una oportunidad para desarrollarse puede ser el uso de trampas de feromonas, que atraen a los machos adultos, dificultando el apareamiento con las hembras adultas y limitando así la gravedad del daño ya que las hembras depositan una mayor cantidad de huevos estériles.
Sin embargo, hasta la fecha su principal utilidad está en el seguimiento de vuelos lo que permite predecir los períodos de oviposición optimizando los tratamientos de lucha.
De hecho, es el seguimiento de la polilla a través de trampas de feromonas con muestreo de campo lo que permite entender cuando el insecto está presente y por tanto poder intervenir de forma focalizada y eficaz con las diferentes técnicas de defensa.
Además, en el caso de infestaciones débiles y para cultivos de extensiones limitadas, es posible recolectar y destruir las larvas manualmente inmediatamente después de la eclosión de los huevos.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Pollini A., 2002. Manual de entomología aplicada. Edagricole, Bolonia.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *