Drenaje

Drenaje

Con el término drenaje, en hidráulica agrícola, nos referimos a la capacidad de un suelo para drenar agua.
El drenaje, o drenaje subterráneo, es el complejo de sistemas naturales o artificiales que supervisan el drenaje y la eliminación del exceso de agua en el suelo en las capas más profundas del suelo.
El término drenaje se indica indistintamente para describir la capacidad de un suelo para drenar el agua, pero también los arreglos hechos por los agricultores, de manera artificial, para facilitar la salida de las aguas superficiales.
La capacidad de drenaje de un suelo se vincula luego a las características edafológicas de un suelo y a la relación entre la fracción sólida (partículas) y la fracción aeriforme (porosidad y microporosidad).
El tamaño de las partículas también afecta la capacidad de drenaje en el sentido de que, en general, los suelos con partículas más gruesas (como los arenosos) tienen una mayor capacidad de drenaje mientras que los suelos con partículas más finas (como los suelos arcillosos) tienen una menor capacidad de drenaje.
La capacidad de drenaje también está influenciada, entre otras características, por el porcentaje de sustancia orgánica en el suelo y por los procesos agronómicos que se llevan a cabo en él.
Además, un suelo está naturalmente bien drenado cuando el nivel freático está a una profundidad adecuada y la porosidad es tal que no obstaculiza la percolación del exceso de agua.
Los métodos de drenaje artificial se aplican mediante sistemas rudimentarios o redes de drenaje diseñadas para tal fin. En este último caso, generalmente se utiliza el término drenaje tubular.

Los sistemas de drenaje artificial, por lo tanto operados por agricultores, pueden ser de varios tipos; desde los más rudimentarios y provisionales hasta los más avanzados técnicamente con mayor costo y persistencia.
Los sistemas de drenaje rudimentario consisten en el uso de herramientas de tijera, que realizan un corte vertical del suelo, provistas de formas terminales capaces de trazar un canalículo modelado («arado topo») a la profundidad de trabajo. Estos intersticios actúan como desagües, recogiendo el agua que se filtra y conduciéndola a los desagües.
Por su naturaleza, un sistema de este tipo tiene una duración limitada, en su mayor parte, a un ciclo de cultivo.
También es posible crear, especialmente antes de la plantación de huertos o viñedos, sistemas de extracción realizados con trincheras que se cavan en correspondencia con la hilera, sobre cuyo fondo se extiende un lecho de piedras y ramas, para formar una capa de mayor permeabilidad capaz de facilitar el drenaje del agua de percolación y contener el estancamiento en la zona explorada por las raíces.
Esta técnica, utilizada mayoritariamente en el pasado, tiene una duración limitada, sobre todo unos pocos años, porque con el tiempo las finas partículas de tierra tienden a llenar y obstruir los intersticios del fondo de la zanja.
Hoy en día existe una tendencia a utilizar más el drenaje tubular. Este tipo de drenaje es más duradero y consiste en la excavación de zanjas en cuyo fondo se extienden tuberías perforadas (desagües) a la profundidad deseada.
Estos desagües son de material plástico y están provistos de un revestimiento filtrante, elaborado con coco o fibra sintética, para evitar que la tierra fina obstruya los poros.
En este caso, la instalación se realiza dando a los desagües una inclinación suficiente para garantizar el flujo de agua hacia los conductos colectores. La distancia entre los desagües está relacionada con la porosidad del suelo: la red es más densa en suelos de textura fina.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *