De la transición a la conversión ecológica

De la transición a la conversión ecológica

Crisis climática, económica y social; aumento de las desigualdades y los derechos de los más débiles cada vez menos protegidos.
Y entre los más débiles no nos referimos solo a una parte de la humanidad sino a toda esa naturaleza (insectos, pájaros, mamíferos, etc.) que es aniquilada y mortificada, arrastrando consigo un planeta, y por tanto una humanidad, en una dimensión cada vez más. pobre.
Producimos alimentos no protegiendo la naturaleza sino distribuyendo en el suelo, el agua y el suelo, venenos, biocidas, sustancias que destruyen ecosistemas enteros y sistemas invasores, independientemente de otros seres vivos que deberían tener los mismos derechos que nosotros.
Pedimos igualdad de derechos y de género pero esto no se aplica cuando el salto es entre diferentes especies. Pedimos el derecho a la libertad pero esto no incluye la libertad y el derecho a existir de otros seres vivos.
Elogiamos una sociedad del bienestar a la hora de garantizar este bienestar compuesto por servicios, tecnologías, disponibilidad de bienes, etc. socavamos los recursos de esos lugares y de los pueblos que los poseen.
Ante este escenario, hecho de contradicciones e inconsistencias, estamos tratando de construir un nuevo camino que intente ser ecológicamente correcto utilizando el término «Transición Ecológica» pero hay una sensación cada vez mayor de que estamos poniendo un nuevo vestido en un cuerpo, ahora pudriéndose, lo que oculta su apariencia pero no el mal y nauseabundo olor.
Por otro lado, el término transición proviene del latín transitio -onis, que equivale a pasar; paso de un modo de ser o de vida a otro, de una condición o situación a una nueva y diferente.
Pero la transición, como dice claramente un artículo de Francesco Gesualdi (activista y ensayista italiano) en el diario Avvenire, “evoca la imagen del cruce, el paso de una orilla del río a la otra. Cambiamos de lado, pero el río sigue siendo el mismo: misma agua, misma corriente, misma fauna, misma flora. Más allá de la metáfora, la transición ecológica cambia nuestra tecnología, nuestra forma de producir, incluso nuestra forma de consumir, pero deja inalterada nuestra jerarquía de valores, nuestra filosofía de vida, nuestro concepto de la felicidad, nuestra visión organizacional de lo privado y lo social. En cambio, es precisamente un nuevo entorno cultural, que luego se convierte en un entorno económico, lo que necesitamos. Dicho de otra manera, necesitamos una conversión ecológica, una especie de cambio de estado que dé un movimiento completamente diferente a nuestra forma de concebir la vida y organizar nuestra existencia. Hasta ahora hemos actuado en nombre de la riqueza y hemos producido inestabilidad humana y cambios climáticos «.
Y luego hay que empezar a hablar de Conversión Ecológica, no tanto para retomar los principios enunciados por el Laudato Sì del Papa Francisco, sino para reiterar que este mundo necesita una nueva conversión, más auténtica, más a la luz de un nuevo entendimiento que de la historia. , con sus emergencias y sus crudezas, sin embargo, nos ha sacado a la luz.
Conversione proviene de hecho del latín conversio, que equivale a «ir de un lugar a otro», «girar hacia alguien o algo» «cambiar de dirección» o «camino».
Por tanto, no se trata sólo de una cuestión tecnológica sino de una visión diferente del sentido de la Vida, no en la búsqueda del bien de unos pocos dominando a los muchos (todos los seres vivos) sino contemplando la consecución de un bienestar común, quizás más sobrio. , pero idéntico para todos y por tanto cierto, confirmando que la degradación ambiental en la que estamos inmersos tiene el agravante de la iniquidad porque fue provocada no para garantizar la dignidad a todos, sino el privilegio de unos pocos.
No se trata solo de una transición ecológica, un objetivo necesario, pero no suficiente, ya que hasta ahora hemos actuado en nombre de la riqueza y hemos producido inestabilidad humana, desigualdades sociales, degradación ambiental.
Debemos salirnos de la lógica de un modelo consumista que ve la producción y el mercado como el dios menor al que todos deben inclinarse y adaptarse.
Baste decir que una vez, cuando el desarrollo parecía infinito, las desigualdades se medían solo en términos de ingresos, hoy las desigualdades se miden cada vez más en términos de su impacto en la naturaleza, utilizando dos indicadores básicos: la huella ecológica y la huella de carbono.

En ambos casos, las estadísticas revelan grandes desigualdades entre naciones y entre clases. Hablando de CO2, oscila entre las 17 toneladas per cápita y año, emitidas en Estados Unidos, hasta las 0,53 en Sudán, pasando por 5,7 en el caso de Italia. Pero los promedios siempre esconden profundas diferencias. En la Unión Europea, la huella per cápita promedio es de 6,5 toneladas, pero la del 1% más rico es once veces mayor que la del 50% más pobre. Desigualdades que ya no conciernen solo a la UE o América del Norte, sino al mundo entero porque la de los superricos es una clase transnacional que cruza todas las fronteras.
En última instancia, el 10% más rico de la población mundial produce el 49% de todo el CO2 emitido por el consumo mundial, el 50% más pobre solo el 7%. Y hoy, cuando la concentración de CO2 en la atmósfera ha alcanzado las 412 partes por millón, con profundas consecuencias sobre el clima y por tanto sobre el nivel del mar, sobre los rendimientos agrícolas, sobre la tenencia de los ríos, son los más pobres quienes pagan las consecuencias. No solo porque están menos equipados para lidiar con las calamidades, sino porque ven que su posibilidad de redención se desvanece para siempre. No para participar en el banquete de la futilidad, sino para disfrutar al menos de lo esencial.
Pero ahora está emergiendo un escenario más crítico: para implementar la transición ecológica, según el modelo antiguo, es necesario depender de materiales nuevos y viejos que afectarán aún más no solo a los países que ya se sabe que serán probados por este modelo de explotación, que no es solo minería; En el horizonte, no tan vago, la idea es cada vez más clara de que los costos de esta transición son todo menos ecológicos, teniendo que depender en gran medida de los recursos tradicionales (carbón, petróleo, etc.) para implementarla.
Los límites que corre el riesgo de encontrar el camino de la Transición Ecológica están, por tanto, ligados también a los minerales que requieren las nuevas tecnologías, especialmente para la movilidad eléctrica. El cobre, litio, cobalto, níquel son metales poco abundantes, que además requieren mucha energía y mucha agua para los procesos de fabricación.
Una clara admisión de escasez que confirma «la necesidad de abandonar un modelo consumista» no solo en aras de la sostenibilidad, sino sobre todo de la equidad.
Aquí estamos discutiendo una doctrina antigua, ya agotada, que al garantizar la atención solo a nuestra parte del mundo ha logrado tratar la justicia social como un mero tema interno en nuestras naciones ricas, provocando una serie de retroalimentaciones, entre ellas. como la gran emergencia de la migración mundial.
Por otro lado, si todo el mundo consumiera (alimentos, energía, recursos, etc.) como el rico 10% de la población mundial, dos planetas no serían suficientes.
La cuestión no es que estemos destinados a la pobreza de todos; debemos entender que hay lugar para la dignidad de todos y su bienestar (que no es solo económico y monetario) si cambiamos el paradigma social, y por tanto económico, hacia un modelo sincrónico con la Naturaleza y sobrio como éste.
Entonces, ahora que la crisis se ha hecho evidente, tenemos que elegir qué tipo de sostenibilidad queremos perseguir: si la del apartheid que destina los pocos recursos existentes al consumismo de unos pocos o la de la equidad que favorece los derechos de todos.
Necesitamos cambiar la relación entre uso de bienes y humanidad, comenzando por un sistema agroalimentario discriminatorio (para la humanidad y para la naturaleza) e inequitativo (gran derroche y disponibilidad y grandes hambrunas y pobreza).
Necesitamos remodelar un mundo cada vez más rápido y que haga de los grandes intercambios y de las distancias cada vez mayores la base de la producción y el mercado.
Si todo esto se hace con energías renovables o tradicionales, mantener este enfoque poco importará: al final tendremos un planeta más pobre y unos pocos ricos con una gran riqueza inútil.
Además, estamos quitando bienes a las generaciones del mañana que también tienen derecho a encontrar un planeta hospitalario. Justo lo disfrutarán sólo si nosotros, sus antepasados ​​(pocos padres y muy amos), sabemos privilegiar la sobriedad sobre el derroche. Esta es nuestra responsabilidad si amamos a nuestros hijos.
Y por eso, si queremos ser verdaderamente humanos, debemos abandonar un criterio de transición que es un vestido nuevo sobre un cuerpo podrido para vestir un vestido más sobrio pero sobre un cuerpo que huele a Vida.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *