Mapa geográfico de España

Mapa geográfico de España

España es un país de la Unión Europea, en forma de monarquía parlamentaria.
España se encuentra en el suroeste de Europa y tiene una superficie de 505.514 km². Este país tiene 47.431.256 habitantes (a 2020) y ocupa el 84,5% del territorio de la Península Ibérica, compartido con Portugal, Andorra y Gibraltar.
Desde un punto de vista geográfico limita al noreste con Francia (de la que está separada por la cadena de los Pirineos) y Andorra, al sur con el mar Mediterráneo y Gibraltar (una pequeña posesión del Reino Unido), hasta el al oeste con Portugal y con Marruecos (a través de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, sus enclaves).
La capital de España es Madrid, que con más de tres millones de habitantes (unos seis millones en el área metropolitana) es también la ciudad más poblada.
El idioma oficial del estado es el español y a nivel local el catalán, el valenciano, el aranés (un dialecto gascón del occitano) en un valle catalán, el gallego y el vasco, todos gozan de un estatus cooficial garantizado por la Constitución española y por la Legislación autonómica en los respectivos territorios de difusión en las comunidades autónomas. Incluso el asturiano, el leonés y el aragonés, si bien no gozan, respectivamente, en Asturias, Castilla y León y Aragón, de un régimen cooficial con el español, son objeto de especial protección por parte de las autoridades locales. Los demás idiomas que se hablan en el país no tienen reconocimiento oficial.

Geografía –
España se caracteriza por una meseta, llamada Meseta, que se extiende por unos 400.000 km2. Está rodeada por diversas sierras: la Cordillera Cantábrica al norte, los Pirineos al noreste que separan España de Francia y cuyas cumbres superan los 3.000 metros, el Sistema Central en el centro, el Sistema Bético y Sierra Morena a al sur., al este el Sistema Ibérico. La montaña más alta de la península es la del Sistema Bético: Mulhacén con sus 3482 m de altura.
La llanura más grande es la Depresión Bética de Andalucía, y todas ellas se encuentran a lo largo de la línea de costa que se extiende a lo largo de 4000 km.
Fuera de la Península Ibérica hay varias otras áreas españolas: las Islas Baleares en el Mar Mediterráneo, las Islas Canarias en el suroeste, a unos 108 km al noroeste de África; También hay otras cinco tierras soberanas españolas (plazas de soberanía) en la costa marroquí: Ceuta, Melilla, Islas Chafarinas, Peñón de Alhucemas y Peñón de Vélez de la Gomera.
España se puede dividir en tres macrozonas geográficas:
– La meseta central de la Meseta: es de formación antigua y ocupa gran parte del área central del país. Está dividido en dos partes. Está atravesado por sierras y limita al este con la Cordillera Ibérica y al sur con Sierra Morena, en el corazón de esta zona se encuentra la capital Madrid;
– Las sierras del norte: están formadas por los Pirineos y la Cordillera Cantábrica que bordea la costa. La cordillera de los Pirineos es joven, mientras que la Cordillera Cantábrica es más antigua.
– El Sistema Bético, al sur: está formado por una serie de sierras, incluida la Sierra Nevada (Mulhacén). Las llanuras, no muy extensas, se encuentran en las delgadas franjas costeras.
Las islas principales se agrupan en dos archipiélagos: las Islas Baleares y las Islas Canarias. Las Baleares se encuentran en el Mediterráneo, no lejos de las costas de la Comunidad Valenciana y están formadas por cuatro islas principales, Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. Las Islas Canarias, por otro lado, están ubicadas en el Atlántico, frente al sur de Marruecos y a más de 1000 km al suroeste de la Península Ibérica. Geográficamente pertenecen al continente africano. Son Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, Tenerife, La Palma, La Gomera y finalmente El Hierro. Luego están otras islas más pequeñas, mucho más pequeñas, como las Islas Cíes.
Desde el punto de vista hidrográfico cuenta con numerosos ríos que tienen un régimen torrencial, lo que limita su explotación como vías de comunicación.
La mayoría de estos grandes ríos se dirigen hacia el Atlántico, a excepción del Ebro, al que se unen el Turia, el Júcar y el Segura que desembocan en el mar Mediterráneo. De norte a sur, los otros ríos principales que desembocan en el Atlántico son el Duero, el Tajo, el Guadiana y el Guadalquivir, que atraviesa la depresión andaluza y recoge las aguas de Sierra Nevada y parte de Sierra Morena y es quizás el río económicamente importante por la regularidad del flujo de agua y las condiciones climáticas de su cuenca.
En cuanto a los lagos en España, no existen grandes lagos naturales, sino numerosas cuencas artificiales, destinadas a asegurar las necesidades energéticas y hídricas de zonas más o menos extensas del país.

Clima –
El clima español se puede dividir en tres zonas climáticas principales. Por tanto, tenemos:
– El clima mediterráneo, caracterizado por veranos secos y calurosos. Según la clasificación climática de Köppen, es dominante en la península, con dos variedades: Csa y Csb.
– El clima de estepa (Bsh, Bsk), se encuentra en la zona sureste del país, especialmente en la región de Murcia y en el valle del Ebro. A diferencia del clima mediterráneo, la estación seca se extiende más allá del verano.
– El clima oceánico (Cfb), que se encuentra en la zona norte del país, especialmente en la región del País Vasco, Asturias, Cantabria y en parte en Galicia. A diferencia del clima mediterráneo, las temperaturas de invierno y verano están influenciadas por el mar y no presentan sequías estacionales.
Además de estos tipos principales, se pueden encontrar otros subtipos, como el clima alpino de los Pirineos y Sierra Nevada, y un clima subtropical típico de las Islas Canarias.

Flora-
España, a pesar de la disminución de la biodiversidad que involucra a toda la biosfera mundial, cuenta con especies exclusivas con bosques diversos y bien conservados y una geología espectacular poblada por una gran variedad de paisajes. España destaca por la variedad de sus maderas y por la presencia de una flora endémica exclusiva que deriva de su posición entre Europa y África.
Sus grandes cordilleras ofrecen el hábitat ideal a una gran cantidad de especies que viven solo en su territorio. Además, es el segundo país del mundo con mayor número de espacios declarados Reserva de la Biosfera por la UNESCO.
Su red de 15 Parques Nacionales concentra lo mejor de la naturaleza española, desde imponentes paisajes alpinos hasta bosques mediterráneos.
España abarca montañas espectaculares, volcanes, cañones de ríos, cuevas subterráneas, yacimientos de fósiles y lugares importantes como Atapuerca.
La diversidad naturalista del territorio permite la supervivencia de numerosas especies vegetales que solo crecen en España. Este es el caso, entre otros, de Canarias, donde se estima que el 30% de la flora y fauna son endémicas. Ejemplos son la violeta del Teide, la hierba viperina o la escoba del Teide, por nombrar algunos.
Importante es la flora endémica de las cumbres más altas de Sierra Nevada, Pirineos y Picos de Europa, así como la de los humedales de Castilla La Mancha. A visitar son los bosques mejor conservados, como el hayedo de Irati en Navarra, el bosque de Oza en Aragón, los abetos de Bonaigua en Cataluña, los robledales de la Cordillera Cantábrica, los pinares de la Sierra de Guadarrama, las extensiones de sorgo y los bosques de ribera. de Castilla y León y Castilla La Mancha.

Fauna –
En España es posible identificar las 5 grandes fauna ibérica en reservas naturales ”: oso pardo, lince ibérico, lobo, águila imperial ibérica y quebrantahuesos.
Podrás observar cientos de especies de aves, admirar la flora única de este país, disfrutar del espectáculo de ciervos durante la época de apareamiento, avistar calderones y delfines o conocer programas de conservación de las especies que han tenido éxito, como es el caso del ibérico. el lince y el águila imperial, son algunas de las muchas experiencias que puedes vivir mientras descubres la «vida salvaje» de España.
Es el mejor país de Europa para la observación de fauna silvestre por la gran variedad, por la protección de especies amenazadas y por la concentración de ejemplares en determinados lugares especialmente accesibles que hacen la experiencia fácil y atractiva.
El paso de las rutas migratorias entre Europa y África hace del Estrecho de Gibraltar un paraíso para los ornitólogos, que no deben dejar pasar la oportunidad de visitar las sierras andaluzas. Las concentraciones invernales de poblaciones europeas de grullas y patos, así como un gran número de aves acuáticas en humedales de importancia internacional, son espectáculos únicos para la vista.
En primavera se puede avistar una especie de aves más grandes, las avutardas. Más de la mitad de su población mundial vive en las estepas ibéricas, desde Villafáfila en Castilla y León, pasando por las llanuras de Toledo en Castilla La Mancha, las de Cáceres, la Serena en Extremadura e incluso el campo de Madrid.
En verano, en los Picos de Europa, el Sistema Central (Gredos, Guadarrama) y el Pirineo aragonés y catalán, se pueden avistar aves que pueblan bosques y hábitats de alta montaña. Sin olvidar las aves marinas en las playas y costas de Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Cataluña, Valencia, Murcia, Canarias y Baleares.
Entre los paisajes de montaña se puede apreciar al lobo y su relación con los hombres. Con la ayuda de expertos podrás avistar este mítico animal en la Sierra della Culebra (Zamora) y en la Cordillera Cantábrica y los Picos de Europa.
El lince ibérico vive en España, el felino más expuesto a la extinción del mundo y que vive únicamente en la Península Ibérica. Se está llevando a cabo un programa de recuperación de las especies cuyos ejemplares se crían en cautividad para su liberación en su hábitat natural. Actualmente existen cuatro centros de cría en España y es posible ver algunos ejemplares de lince en cautividad en el Zoológico y Jardín Botánico de Jerez de la Frontera (Cádiz).
Única es la flora de Canarias que es uno de los espacios marinos más importantes del mundo para la conservación de los cetáceos.
Aquí es posible avistar delfines durante todo el año, especialmente cerca de la costa suroeste de la isla de Tenerife y muy cerca de La Gomera. Pero en cualquier caso, todas las islas organizan excursiones de avistamiento porque sus aguas están pobladas por más de veinte especies diferentes de cetáceos.
Otras zonas para el avistamiento de cetáceos son Asturias, Galicia, País Vasco, Baleares y Andalucía. Precisamente en esta última comarca, por ejemplo, a principios de verano es posible avistar grupos de orcas en las aguas del Estrecho de Gibraltar, en Tarifa (Cádiz).
Es un espectáculo que se repite en muchos lugares de España cada año en los meses de septiembre y octubre. Durante este período es fácil escuchar los sonidos guturales que emiten los ciervos y ver a los machos en celo, especialmente al atardecer, por lo que te recomendamos llevar ropa abrigada.
Algunos de los lugares para observarlos son: la Sierra de Toledo y el Parque Nacional de Cabañeros en Castilla La Mancha, la Sierra de San Pedro y el Parque Nacional de Monfragüe en Extremadura, el Parque Nacional de Doñana, el Parque Natural Cordillera de Cazorla Segura y las Villas , el Parque Natural de Hornachuelos y el Parque Natural de los Alcornocales en Andalucía, la Sierra de Cameros en Rioja, el Parque Nacional de Picos de Europa en Asturias, el Parque de Saja en Cantabria, el Parque Natural de Boumort en Cataluña, la Sierra della Culebra en Zamora y el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina en Castilla y León.
Finalmente, las especies de peces que pueblan el Parque Nacional de Cabrera en las Islas Baleares y los bosques de algas en el Parque Nacional de las Islas Atlánticas en Galicia viven en los fondos marinos más conservados del Mediterráneo.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *