Cómo se cultiva el pino silvestre

Cómo se cultiva el pino silvestre

El pino silvestre o pino escocés (Pinus sylvestris L., 1753) es un árbol de hoja perenne de la familia Pinaceae de origen euroasiático y está muy extendido desde Escocia hasta el este de Siberia, con una superficie que es la más grande entre todas las especies de Pinus. En Italia está muy extendido en todos los valles continentales, desde Val di Susa hasta Tarvisio, y también tiene poblaciones relictas en los Apeninos del norte.
Esta planta, Italia, está naturalizada en el norte, en Piamonte, Valle de Aosta, Lombardía, Véneto, Friuli, Trentino, Liguria y Emilia Romagna, entre 100 y 1800 metros sobre el nivel del mar.
Sus estructuras reproductivas son pequeños conos masculinos amarillos, que aparecen engrosados ​​en la base de los brotes, los femeninos, generalmente aislados, no tienen pedúnculo. Primero globosos y verdosos, luego se vuelven estrictamente cónicos, a veces un poco curvados, de color marrón claro, de no más de 4 cm.
El pino silvestre es una planta heliófila que tiende a asentarse en la vertiente sur en un ambiente abierto, posiblemente incluso degradado, comportándose como una especie pionera, donde forma maderas puras o se asocia con alerce, pino rojo y negro, o con enebros, robles vellosos o incluso puede estar presente en arbustos de retama y citiso.

Cultivo –
Pinus sylvestris es un árbol que crece mejor en suelos ligeros, arenosos, muy bien drenados, con un pH débilmente ácido, no inferior a 5,5, a pleno sol o como máximo en sombra ligera. Por otro lado, sufre en suelos demasiado pesados ​​que pueden acortar considerablemente su vida, y los húmedos ralentizan mucho su crecimiento de otra manera bastante rápido; de lo contrario es una especie que se adapta bastante bien a condiciones subóptimas del sustrato. Tolera exposiciones marinas, vientos fuertes, contaminación del aire e incluso la sequedad cuando está bien establecido.
La planta se propaga por semilla que debe sembrarse inmediatamente después de la cosecha o al final del invierno, en macetas individuales para evitar el trasplante. Es recomendable mantener los semilleros expuestos a la luz porque el brillo es fundamental para la germinación. Luego, la planta se puede plantar en un par de años, teniendo cuidado de proporcionar mantillo para evitar la competencia del joven Pinus sylvestris con las malas hierbas y para proteger a la planta del frío al menos durante los dos primeros inviernos.
Sin embargo, al igual que con otros pinos, no tolera el trasplante cuando los árboles jóvenes ya han alcanzado una altura de unos 90 cm.
Los mejores resultados se obtienen con plantaciones de plántulas de 5-10 cm de altura.
Otro sistema de propagación puede ser el vegetativo pero por esquejes el crecimiento es bastante lento.
Bajo esta planta, como ocurre con todos los pinos, el suelo, debido a las sustancias inhibidoras y la disminución del pH, se vuelve inhóspito para toda una serie de plantas.
Por esta razón, bajo esta planta solo se pueden cultivar plantas acidófilas y sombrías, como azaleas, hortensias, hostas y pequeños arces japoneses.
Con fines ornamentales, Pinus sylvestris se presta para ser cultivado como un espécimen aislado, en grupos, junto con otras coníferas o árboles latifoliados. Puede podarse según el arte topiario y colocarse junto a bojes o cipreses en jardines formales. Una poda menos drástica, pero también sabiamente llevada a cabo para que su follaje sea ordenado, puede hacerla adecuada para formar parte de jardines de estilo oriental. O puede dejarse libre para que crezca como quiera, en jardines naturales donde atraerá la vida silvestre.

Usos –
El pino silvestre es una especie resinífera que alguna vez se cultivó para la producción de trementina natural, hoy tiene una importancia casi exclusivamente forestal.
Solo el pino silvestre del norte de Europa (pino sueco) proporciona una madera valiosa.
Los usos del pino silvestre son variables. La madera del pino silvestre se utiliza para la edificación y construcciones navales, ventanas, instrumentos musicales, muebles, embalajes, pulpa de papel, trabajos de fontanería, etc.
Esta esencia está muy extendida con la reforestación extensiva en Europa central y los Alpes, donde es útil para mejorar las tierras agrícolas poco fértiles. Se gestiona realizando cortes suaves de pequeñas dimensiones que favorecen la renovación natural. Los cortes pueden ser: agujeros de 500 metros cuadrados o tiras de 3000 metros cuadrados.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *