Gymnura altavela

Gymnura altavela

La Raya (Gymnura altavela, Linnaeus, 1758) es un pez perteneciente a la familia Gymnuridae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Phylum Chordata,
Subfilo Vertebrata,
Clase Chondrichthyes,
Subclase Elasmobranchii,
Orden Myliobatiformes,
Familia Gymnuridae,
Género Gymnura,
Especies de G. altavela.
Los siguientes términos son sinónimos:
– Pteroplatea binotata Lunel, 1879;
– Pteroplatea canariensis Valenciennes, 1843;
– Pteroplatea vaillantii Rochebrune, 1880;
– Pteroplatea valenciennii Duméril, 1865;
– Raja altavela Linnaeus, 1758;
– Raja maclura Lesueur, 1817.

Distribución geográfica y hábitat –
La Raya es una especie de distribución irregular y discontinua en aguas atlánticas tropicales y templadas-cálidas. En el Atlántico occidental se encuentra desde Massachusetts, Estados Unidos, hasta la provincia de Buenos Aires, Argentina; es raro en el Golfo de México y común en las desembocaduras de las corrientes de marea a lo largo de la costa de Virginia. En el Atlántico oriental, se encuentra desde Portugal hasta Ambriz, Angola, incluyendo el Mar Mediterráneo, el Mar Negro, Madeira y las Islas Canarias.
En el Mediterráneo, una vez se informó de su presencia en toda la cuenca, incluido el Mar Negro, mientras que hoy se limita a la cuenca sur.
En los mares italianos se informa en Liguria, Lazio, Nápoles y Sicilia, pero es raro en todas partes. Muy raro en el Adriático.
Su hábitat es el de las aguas costeras salobres y poco profundas sobre sustratos arenosos o fangosos, a una profundidad de 5-100 m.
Es una variedad que es rara en general, pero que puede ser localmente abundante en hábitats adecuados.
Los individuos pueden segregarse por sexo, y las hembras generalmente permanecen en aguas más profundas pero se desplazan a la costa para reproducirse.

Descripción –
La Gymnura altavela es un pez que es reconocido por el gran desarrollo de sus alas. El disco es muy grande (más del doble de su altura) en forma de rombo. Los márgenes anteriores son ligeramente sinuosos en los adultos y más en los jóvenes, mientras que los posteriores son casi rectos; los ápices son redondeados. La tribuna no es muy pronunciada y sobresale ligeramente. La piel es completamente lisa, excepto en los jóvenes.
Tiene una boca pequeña, estrecha y casi recta, con un colgajo de piel en la mandíbula superior. Los dientes son pequeños, con cúspides puntiagudas y dispuestos en serie. En el maxilar superior hay 98-138 dientes en serie y en el maxilar inferior 78-110. Hay de 10 a 12 filas de dientes funcionales en ambos maxilares.
Los espiráculos de los procesos tentaculares dirigidos hacia atrás parten del margen interior posterior.
Este pez no tiene aletas dorsal, anal ni caudal. Las aletas pélvicas son cuadrangulares con una esquina exterior redondeada. La cola es relativamente corta (aproximadamente una cuarta parte de la longitud del disco) y delgada, deprimida dorsal-ventralmente; en la parte dorsal, cerca de la base, tiene 1-2 fuertes espinas dentadas. Los pliegues dorsal y ventral son muy bajos y se extienden a lo largo de toda la cola.
El dorso varía de gris arena a marrón más o menos oscuro, jaspeado por manchas oscuras y claras y manchas ocelares con contornos poco definidos. El lado ventral es de color blanco puro (a veces crema o ligeramente rosado) y también lo es la parte ventral de la cola.

Biología –
Gymnura altavela es una especie ovovivípara sin placenta: los huevos eclosionan dentro del útero, donde continúa el desarrollo embrionario, durante el cual el sustento lo proporcionan directamente los componentes del líquido intrauterino.
La reproducción se realiza una vez al año, y luego de una gestación de aproximadamente 6 (9) meses da a luz de 2 a 7 embriones, que al final de su desarrollo uterino ya están equipados con la espina de la cola y miden entre 38 y 44 cm. Las hembras maduran más tarde que los machos.

Papel ecológico –
La Gymnura altavela es una especie bentónica que vive en fondos arenosos y fangosos, de 5 (2) a 100 (60) m. este pez nada muy rápido batiendo sus grandes pectorales. Las aletas dorsal y ventral son muy bajas.
En el Atlántico occidental se alimenta de peces, incluidos Leiognathus y pequeños tiburones y calamares. Frente a las costas de Túnez, se alimenta de crustáceos, teleósteos, cefalópodos, lamelibranquios y gasterópodos, en orden decreciente de importancia. Los peces teleósteos parecen volverse más importantes en la dieta de la raza a medida que aumentan de tamaño. Un depredador activo, se acerca lentamente a la presa antes de voltearla rápidamente y golpearla con el borde frontal de una de sus aletas pectorales. Este comportamiento probablemente sirva para aturdir a la presa antes de la captura, ya que las aletas pectorales de este pez contienen un alto porcentaje de músculos rojos y pueden asestar golpes con considerable fuerza.
La Gymnura altavela, a su vez, es presa de otras especies. Los depredadores potenciales incluyen peces más grandes como el gran tiburón martillo (Sphyrna mokarran) y mamíferos marinos. En el Atlántico noroccidental, el agotamiento de siete especies de grandes tiburones por la pesca comercial ha provocado un aumento de la población de Gymnura de vela alta y otros depredadores de nivel medio.
Los parásitos conocidos de esta especie incluyen tenias Anthobothrium altavelae y Pterobothrioides petterae y el parásito branquial Heteronchocotyle gymnurae.
Las carnes de la Gymnura altavela son comestibles, apreciadas solo localmente. Se pesca principalmente en las zonas meridionales del Mediterráneo y en las costas de Brasil. Aunque no es una especie fácilmente adaptable a la vida en cautiverio, se ha logrado que se asiente en algunos acuarios grandes.
Alcanza 60 kg y 4 m como ancho máximo del disco y 2,85 m como largo total (comúnmente está entre 100 y 200 cm); en los mares italianos alcanza anchos de 80/100 cm. Las hembras maduras suelen ser más grandes que los machos. Normalmente no son peligrosos para los humanos, pero el pinchazo de sus espinas es muy doloroso.
Suele frecuentar fondos arenosos o fangosos, donde puede protegerse más fácilmente, enterrándose y dejando solo los ojos y los dos espiráculos salientes. La huella característica que deja el cuerpo también se puede observar mucho después de su desplazamiento. A pesar de la presencia de espinas venenosas, no se considera peligroso para los humanos.
En cuanto a su estado de conservación, la baja tasa de reproducción y la presión por la pesca han afectado significativamente a esta especie, que ha sido incluida en la lista de especies vulnerables (VU) de la UICN. En particular en todo el Mediterráneo y en Brasil, donde alguna vez se informó con frecuencia, se ha vuelto decididamente raro, tanto que su estado local se ha elevado a crítico (CR).

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Louisy P., 2016. Guía para la identificación de peces marinos de Europa y el Mediterráneo. Il Castello Editore, Milán.
– Nikiforos G., 2008. Fauna mediterránea. Giunti Editore, Florencia.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *