Comisana

Comisana

La Comisana es una raza de oveja (Ovis aries Linnaeus, 1758) originaria de Sicilia con aptitud para la producción de leche.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Phylum Chordata,
Clase Mammalia,
Orden Artiodactyla,
Suborden Ruminantia,
Familia de los bóvidos,
Subfamilia Caprinae,
Género Ovis,
Especie O. aries,
Raza Comisana.

Distribución geográfica y de área –
La comisana es una raza de oveja lechera muy extendida y criada por su excelente y cualitativa producción de leche. Esta raza es originaria de Sicilia pero también encuentra mucha difusión en las granjas de las regiones vecinas. Las zonas de mayor reproducción son: Sicilia, Lombardía, Piamonte y el centro y sur de Italia.
En Sicilia, se crían principalmente animales de raza pura, en el resto de Italia los carneros Comisani han servido para mejorar las razas autóctonas (por ejemplo, en Calabria con la suave raza de ovejas de Puglia, una estirpe de Calabria).

Orígenes e historia –
La Comisana, también conocida como «cara roja», «cabeza roja» o «lentinesa», es una oveja originaria de Sicilia, más precisamente del municipio de Comiso (RG), de donde deriva su nombre y muy extendida sobre todo en el provincia de Ragusa y Siracusa. Esta raza deriva de cruces entre ovejas autóctonas de Sicilia y diferentes razas del Mediterráneo. Sin embargo, la hipótesis más acreditada es que deriva de la raza de oveja maltesa, de la que habría heredado su notable aptitud lechera.
Con la selección genética, las características definitivas se fijaron a principios del siglo XX, viendo luego la propagación de la oveja Comisana en las áreas de la llanura de Caltanissetta y Agrigento «en pureza», cruzada con la oveja local en la provincia de Enna y Palermo y cruzado con la raza sarda en la provincia de Trapani. En general, la selección masiva siempre ha tenido como objetivo la producción de leche.
Además, gracias a los cruces de razas realizados y a la continua selección genética, esta comisana ha alcanzado una alta versatilidad y adaptabilidad a la cría intensiva o semiintensiva, aunque la tradición ve a la oveja Comisana criada en estado salvaje, siendo una raza rústica en capacidad de realzar los exiguos pastos que crecen en las montañas de Iblei.
La oveja Comisane, junto con la oveja sarda, ha colonizado, en los últimos años, la mayor parte de las regiones italianas, incluso en territorios muy diferentes a los originales. La razón de este éxito, en particular de la comisana, está dada por la gran capacidad de producir leche de alta calidad, incluso en condiciones extremas.

Morfología –
La característica somática distintiva de la raza Comisana es la máscara facial roja que se extiende hasta las orejas y el cuello. La cabeza puede ser totalmente roja o delimitada por una banda frontal blanca. Las extremidades también son rojas.
Es una raza mediana-grande con una altura media a la cruz de 80 cm para los machos y de 70 cm para las hembras. El peso es de 80 kg para los machos y 50 kg para las hembras.
Tiene una cabeza grande y alargada con cuernos con perfil de piel de oveja y orejas largas, anchas y caídas.
El tronco es largo, el pecho ancho y prominente, el pecho ancho, la espalda recta.
Tiene un lomo largo y robusto y un vientre voluminoso con extremidades largas y robustas.
Las hembras tienen senos grandes con una amplia base de unión y la piel es fina y grasosa. Tiene un surco mediano que no está demasiado desarrollado con pezones desarrollados armónicamente.
Esta oveja tiene un vellón blanco extendido, excluyendo el abdomen inferior y el tarso inferior de las extremidades y es del tipo semicerrado o semiabierto; los bloques son cilíndricos-cónicos.
Piel: uñas rosadas, grasas, claras.

Actitud productiva –
La Comisana es una oveja muy apreciada por las características cualitativas de la leche que cuenta con un excelente contenido en proteínas y grasas.
Cuando se trata de la pureza de la raza, hay dos orientaciones, los que crían con pureza y los que no. En ambos casos, el agricultor enfrenta ventajas y desventajas:
– la cría pura significa obtener una producción de leche mayor y constante durante todo el año y esto le permite celebrar acuerdos contractuales y tener ingresos constantes y seguros (ingresos no es sinónimo de ganancias) durante todo el año. Este último aspecto es el que lleva a tener una mayor capacidad de inversión en su empresa;
– Criar razas mestizas significa explotar la heterosis, es decir, el apareamiento entre dos individuos genéticamente diferentes, práctica que se aplica sobre todo para la producción de carne ya que el crecimiento de los corderos es muy elevado. Normalmente las ovejas nacidas de un cruce, producen menos leche, pero se caracterizan por una buena longevidad funcional, es decir, producen por más tiempo que las puras.
Considerar que las razas mestizas tienen una mayor resistencia a las enfermedades, esto aunque ayude no es una solución, ya que siempre es necesario entender cómo evitar la manifestación de la enfermedad (la llamada profilaxis, pilar de bioseguridad).
Por tanto, la elección de los animales para criar está vinculada a los objetivos que la empresa se ha marcado y la evaluación económica relacionada.
En lo que respecta al ordeño, en Sicilia, en el pasado, el ordeño manual estaba muy bien establecido, hoy en día es raro y solo ocurre en pequeñas explotaciones. Una antigua técnica de ordeño consistía en ingresar a las ovejas a través de una puerta para llegar a la estación de ordeño, en el frente otra puerta operada por la máquina de ordeño bloqueaba a las ovejas. Esta técnica fue especialmente útil para primíparas u ovejas con vicios particulares, que tendían a huir para evitar que el ordeñador tocara la ubre (en general todas las ovejas son muy celosas de su ubre). El ordeño manual ha contribuido a la selección masiva de ovejas en la morfología de la ubre, de hecho casi todas las razas tienen pezones bastante pronunciados, por lo que son más manejables.
En lo que se refiere a la cría, van desde la agricultura silvestre hasta la intensiva, aunque la práctica más utilizada es la semi-extensiva. Dependiendo de la temporada, las ovejas se colocan en el establo y se les proporciona complementos alimenticios, además de pasto. Este método es indispensable para los animales productivos ya que el pasto es un alimento excepcional, pero su contenido de agua varía en promedio del 70% al 80%, por lo que una cobertura de necesidades (en animales muy productivos) se vuelve casi imposible. Cuando hablamos de suplementación alimentaria, generalmente nos referimos a la cantidad de forraje sobre la ración total que varía del 50% al 80%: no hace falta decir que tanto el período de siega como las especies botánicas presentes deben elegirse cuidadosamente.
Un aspecto importante es la calidad de los forrajes: aunque estos animales sean rústicos no significa que tengan que comer forrajes de mala calidad. De hecho, la rusticidad de un animal en pastoreo, que por tanto se adapta a diversos ecosistemas no implica que sea igualmente rústico en el establo, de hecho los animales que tienen acceso al pastoreo todos los días no consumen heno de baja calidad como deberían. , como no lo hacen, tendría sentido hacer que un alimento de baja calidad ocupe volumen si al cabo de unas horas los animales son enviados a pastar. Por supuesto, este es un razonamiento muy «humanizado», pero si tiene la oportunidad de observar el comportamiento en el pesebre, podrá apreciar esta tendencia particular en los animales. Por tanto, si se quiere explotar todo el potencial genético de la oveja rústica, la ración debe estar compuesta por un excelente heno (cosecha joven, por tanto poco lignificado) y un concentrado caracterizado por diferentes materias primas (cereales, legumbres, alimentos fibrosos de alta digestibilidad y cualquier suplemento), administrando una ración basada en las necesidades reales.
Las ventajas de la suplementación dietética en el establo son muchas: cuando el animal va a pastos sin ayuno, elige las mejores hierbas con beneficios relativos a la calidad de la leche, está menos expuesto a riesgos de meteorismo y bloqueos ruminales, debido a la mayoría de de las destinadas al consumo de leguminosas jóvenes y / o húmedas consumidas vorazmente, goza de mayor bienestar porque el animal se sacia ante determinadas adversidades climáticas (lluvias violentas, calor excesivo, viento excesivo, etc.) y encuentra refugio con mucha más voluntad que cuando no lo es, lo que no debe subestimarse en estos casos es el mayor bienestar del pastor.
Otra ventaja, quizás la más importante, es la sinergia entre la ración consumida en el establo y la hierba que tiene un alto valor nutricional, pero dado su contenido de agua y su reducido tamaño de grano tiende a pasar muy rápidamente a otros machos del bosque: esto resulta en fermentaciones a lo largo de todo el tracto gastrointestinal. Cuando la hierba encuentra una base (especialmente forraje), tiende a mezclarse con todos los contenidos que permanecen más tiempo en el rumen, que así podrá absorber una mayor cantidad de subproductos de la fermentación bacteriana; en cualquier caso, la hierba produce buena parte de los gases clásicos de la fermentación ruminal, que se eliminan fácilmente en el rumen, mientras que esto no ocurre en el resto de forestomaches. De esta forma, también se obtiene una mayor estabilidad en el pH del rumen ya que el rumen, como un motor, trabaja constantemente durante todo el día, y este aspecto también tiene un efecto positivo en el comportamiento de los animales, que al estar más tranquilos producen más.
Lo anterior es válido para todas las fases de producción. Se debe prestar especial atención en los períodos críticos, a saber: secado, final de la gestación para permitir un desarrollo óptimo del feto y para la producción de un buen calostro, el período que transcurre entre el nacimiento y el pico de producción para atenuar el equilibrio fisiológico energético y proteico. .negativo, que daría lugar a una pérdida de peso que, si se empuja demasiado, también puede conducir a fenómenos de cetosis.
En cuanto a los aspectos productivos, en una cría extensiva la producción de leche es de unos 70 litros para las primíparas y de 100/120 litros para las multíparas. En cría intensiva las cantidades aumentan, con una producción de hasta 100 litros en el caso de las primíparas y 170/200 litros para las multíparas. Estas cifras son netas de la alimentación de los corderos. La leche está compuesta por un 6,5% de grasa y un 5,2% de proteína, con rendimientos lácteos de 20 kg de queso por 100 litros de leche, pero esto obviamente varía según el tipo de productos y las técnicas de elaboración del queso.
Los rendimientos de carne también son importantes.
Los corderos tienen un peso al nacer de 3-4 kg; peso a los 30 días de 7-8,5 kg hasta el primer año de edad con un peso de 36-45 kg. En los machos los valores son mayores.
La comisana es también una raza poliéstral anual, que según los criadores no tiene dificultad para permanecer preñada durante todo el año. Tiene una tasa de fertilidad del 95%, es decir, 95 de cada 100 ovejas son fertilizadas en promedio, con una prolificidad del 180% (180 corderos nacidos de 100 ovejas) y una edad promedio de 16 meses al primer parto.
En cuanto a la calidad de la leche, ésta se ve influida por el tipo de alimentación. En particular, para las cabezas criadas en Sicilia, es evidente que se trata de una región con una notable producción de cítricos, aceite, frutas y hortalizas en general, y que los residuos de la elaboración se potencian añadiéndolos a la ración diaria de las ovejas. . Esto se traduce en una alta variabilidad en el sabor de los productos lácteos, condición que conlleva un valor agregado a la bondad de los productos, muy buscados por los consumidores. Sicilia es de hecho famosa por su pecorino, por su «vastedda», pero también por la producción de ricotta, el ingrediente principal de la noble tradición de la repostería siciliana.
Por último, en lo que respecta a la lana, es bastante tosca y se utiliza para rellenar colchones.

Guido Bissanti

Fuentes-
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Daniele Bigi, Alessio Zanon, 2010. Atlas de razas autóctonas. Bovinos, equinos, ovinos y caprinos, porcinos criados en Italia, Edagricole-New Business Media, Bolonia.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *