Autorizaciones científicamente insuficientes para el uso de plaguicidas

Autorizaciones científicamente insuficientes para el uso de plaguicidas

Desde los años setenta se conocía que el proceso de autorización para la comercialización de formulaciones químicas, insecticidas, herbicidas y otros productos sintéticos para la agricultura era insuficiente.
En los institutos de investigación habíamos notado cómo los análisis científicos adoptados por investigadores independientes y empresas farmacéuticas divergían sobre todo desde el punto de vista del modelo de encuesta.
Fue sobre todo con el advenimiento de la cultura de la agricultura ecológica que pusimos en marcha sistemas de análisis de los impactos de los plaguicidas en el medio ambiente que son mucho más complejos que aquellos a los que estaban y siguen sometidos los plaguicidas antes de su comercialización. .
Esta divergencia casi siempre ha permanecido oculta o, si se quiere, ensombrecida por el gran poder informativo (o más bien desinformativo) en manos de las multinacionales químicas. Batir y replicar algo, con la esperanza de que no sea demasiado tarde, más allá de esta información, la niebla está emergiendo para arrojar luz sobre la verdad pero, sobre todo, para dejar claro incluso al profano cuánta incompletitud (y por lo tanto falsedad científica) se esconde detrás. muchas autorizaciones para el uso de formulaciones químicas para la agricultura.
Un estudio publicado el 4 de mayo de 2021 en Frontiers in Environmental Science, descubrió esta cortina brumosa.
Tenga en cuenta que Frontiers of Environmental Science & Engineering (FESE) es una revista internacional que publica investigaciones rigurosamente revisadas por pares.
Este estudio, del que informamos aquí en su totalidad, destaca cómo los procedimientos de autorización para el uso de determinadas sustancias, como los plaguicidas, pueden ser cualquier cosa menos adecuados para proteger el medio ambiente y, por tanto, a los seres humanos. La legislación de los Estados Unidos, por ejemplo, requiere que los productos fitosanitarios se prueben solo en abejas que, por supuesto, son una de las piedras angulares de la biodiversidad y la salud de muchos ecosistemas, pero ciertamente no son la única.
Este estudio denota la paradoja, que ya conocíamos desde la década de 1970, de que la ciencia se expresa sobre el tema pero a menudo permanece inaudible.
En resumen, este estudio realizó una revisión de la literatura existente y analizó alrededor de 400 investigaciones científicas que se enfocaron en los efectos de los plaguicidas en aquellos invertebrados que no se encuentran entre las «especies objetivo», es decir, no son el objetivo de los productos fitosanitarios. .pero aún pueden sufrir las consecuencias. Un panorama muy extenso que analizó 275 especies animales y casi 300 tipos diferentes de pesticidas.
Los resultados del estudio comparativo dejan pocas dudas. Los estudios tienden a verificar el impacto de las sustancias químicas en los invertebrados por características específicas, por ejemplo, por los efectos que tienen sobre la capacidad reproductiva, o sobre la mortalidad, o incluso sobre aspectos conductuales. De los más de 2.800 parámetros que se han probado, los científicos han descubierto que en el 71% de los casos están claros los efectos negativos relacionados con la exposición a plaguicidas. En poco más de una cuarta parte de los casos, el 28%, no se evidenciaron signos significativos, mientras que en el 1% sí hubo efectos positivos.

Traducido a términos simples, significa que en la mayoría de los casos los efectos del uso de sustancias sintéticas utilizadas en la agricultura no se abordan con una visión sistémica y, por lo tanto, dejando fuera múltiples variables, se otorgan autorizaciones inapropiadas.
Muy a menudo, los efectos sobre los invertebrados que pueblan el suelo también deben incluirse en el impacto ambiental de los pesticidas. Efectos extremadamente negativos sobre especies como las lombrices, escarabajos y colémbolos muy comunes.
Aunque las regulaciones de pesticidas de la Unión Europea (Directiva 2009/128 / EC) son más conservadoras que las estadounidenses e incluyen pruebas sobre algunas especies de ácaros y lombrices de tierra, así como sobre la actividad microbiana, ha surgido, según un informe de la Unión Europea. Tribunal de Cuentas, de febrero de 2020, así como Bruselas todavía tienen muchas lagunas en este asunto.
Además, según el informe, la Comisión Europea no ha verificado debidamente la integridad o exactitud de la transposición de la directiva sobre el uso sostenible de plaguicidas, adoptada ya en 2009.
Lo que paga, como siempre, es el entorno en el que vivimos, sujeto todos los días, al mismo tiempo que escribimos, no solo de insumos de sustancias de dudosa autorización sino sobre todo de productos con impacto negativo sobre una serie de organismos y sus equilibrios y vínculos son mucho más complejos que los sistemas de verificación implementados en la actualidad.
La cuestión, sin embargo, es más delicada de lo que se piensa. Las tranquilizadoras recomendaciones informadas sobre las formulaciones químicas utilizadas por los agricultores a menudo han generado una visión distorsionada sobre el uso de estas sustancias; a partir de sustancias oportunas, útiles (no en vano la palabra pesticidas es etimológicamente incorrecta), necesarias.
Además del daño, también insulto: varios cientos de años de buenas prácticas agrícolas, tradiciones, conocimientos ecológicos y experiencia de nuestros antepasados, han sido anulados casi por completo por una cultura reduccionista, que ha trivializado la complejidad de los ecosistemas a favor de una muy peligrosa simplificación, tanto desde el punto de vista de los efectos sobre el medio ambiente como desde el conocimiento de los agricultores.
Por otro lado, ahora se sabe que la combinación de estos factores, junto con una forma de convertir bosques, humedales, pastizales y otros ecosistemas terrestres ha producido una disminución del 60% en el número de vertebrados a nivel mundial desde 1970, con mayores pérdidas en poblaciones de vertebrados que se encuentran en hábitats de agua dulce (83%).
Números que por sí solos son una denuncia de nuestra forma de relacionarnos con la naturaleza que es nuestra madre.
Ha llegado el momento en que la Ciencia debe alzar la voz y, para ello, debe ser libre, del Estado, con fondos suficientes, y no «patrocinada».
Estamos jugando un juego muy delicado y sólo saldremos de él si también convergemos hacia una revisión de esa forma de pensar sobre el mundo como una casa común. En esta casa común, o sobrevivimos todos juntos o ya no habrá lugar para albergar la vida en todas sus formas: la humanidad en la cabeza.

Guido Bissanti




Un comentario en «Autorizaciones científicamente insuficientes para el uso de plaguicidas»

  • el 08 de mayo de 2021 a las 22:41 10Sat, 08 May 2021 22:41:15 +000015.
    Enlace permanente

    articolo completo e ben impostato, intanto purtroppo sta passando in sordina la deregolamentazione dei nuovo OGM https://nuovabiologia.it/ma-oira-meglio-una-forte-opposizione/ tanto invocata da Coldiretti, pseudo scienziati e partiti politici, quasi fossero sponsorizzati dalle 4 multinazionali Bayer-Monsanto Basf, Cortedeva e ChimChina- Syngenta anczichwe spinti dal principio di precauzione che è la base delle normativa europea. la svendita della nostra biodiversità del biologico e di tutto il made in Italy è ormai alle porte , questo mese di maggio si esprimeranno i ministri dell’agricoltura. DOVREMMO RIBELLARCI SE INTENDIAMO DAVVERO PRESERVARE PER LE GENERAZIONI FUTURE UN PATRIMONIO COSì IMPORTANTE-

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *