Temporizador de riego

Temporizador de riego

Un temporizador o unidad de control de riego es un dispositivo mecánico o electrónico diseñado para automatizar el funcionamiento de un sistema de riego.
Se logran dos ventajas importantes con el temporizador:
– evita la necesidad de activar manualmente el sistema y, por lo tanto, excluye cualquier problema y descuido;
– está seguro de darles a las plantas la cantidad adecuada de agua en el momento adecuado.
Existen varios modelos de temporizadores de riego que difieren tanto en el costo como en la disponibilidad de funciones de automatización.
La elección se hace, normalmente tanto por el tipo de riego que quieres automatizar como por la cantidad de sectores que quieres automatizar ya que hay temporizadores que pueden gestionar múltiples líneas de riego al mismo tiempo.
Generalmente se puede utilizar para regar un huerto, un jardín o simplemente una terraza con numerosas plantas en macetas, pero también para regar pequeños céspedes o zonas verdes.
La elección de un modelo de temporizador para el riego depende de las características del sistema de plomería y del tamaño del área verde a regar.
Generalmente, estos temporizadores de riego se utilizan para sistemas de goteo o aspersores para céspedes pequeños u otras áreas verdes.
Otro caso en el que el uso del temporizador puede resultar útil es en los sistemas de riego mediante mangueras y cañerías perforadas: se trata de dos sistemas que hacen más eficiente el consumo de agua y en los que el riego será necesario con mayor frecuencia.
La utilidad del temporizador es poder programar uno o más eventos de riego sin necesidad de presencia humana y según tiempos bien definidos y repetidos para todos los días de la semana que se estimen oportunos.

Cómo utilizar –
El funcionamiento de un temporizador es bastante sencillo; en ella se encuentra una electroválvula que se activa mediante una señal de baja tensión, esta, a través del impulso, se abre por un período de tiempo predeterminado, permitiendo la alimentación de los aspersores.
Muchos de estos temporizadores funcionan con una batería incorporada; el temporizador se aplica fácilmente directamente al grifo: la manguera del sistema de riego está conectada al temporizador.
El uso es muy simple y requiere la programación de la unidad de control de riego que se realiza mediante un teclado especial y, por regla general, una pantalla presente en él.
Para programar correctamente bastará con seguir un manual de instrucciones adjunto, con el que están equipadas las centralitas en el momento de la compra: se empieza ajustando la hora y el día de la semana en el que se quiere regar y finalmente se acaba de fijar la duración del riego y los días de la semana en los que desea que se realice con indicación de la hora de inicio y finalización.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *