Los celtas y la agricultura

Los celtas y la agricultura

Los celtas eran un grupo de pueblos indoeuropeos que, en el período de máximo esplendor (siglo V-III a. C.), se asentaron en una amplia zona de Europa, que va desde las Islas Británicas hasta la cuenca del Danubio, así como algunos asentamientos aislados más al sur, resultado de la expansión hacia las penínsulas Ibérica, Italiana y Anatolia.
Los celtas, unidos por orígenes étnicos y culturales, por compartir el mismo origen lingüístico indoeuropeo y por la misma visión religiosa, siempre permanecieron políticamente divididos; entre los diversos grupos de poblaciones celtas destacan los británicos, los galos, los panonios, los celtíberos y los gálatas, asentados respectivamente en las Islas Británicas, en las Galias, en Panonia, en Iberia y en Anatolia.
Los celtas fueron los portadores de una cultura original y articulada, fueron sujetos desde el siglo II a.C. a la creciente presión política, militar y cultural de otros dos grupos indoeuropeos: los alemanes, del norte, y los romanos, del sur. Fueron progresivamente sometidos y asimilados, tanto que ya en la antigüedad tardía el uso de sus lenguas parece estar en fuerte declive y su retroceso como pueblo autónomo es presenciado precisamente por la marginación de su lengua, pronto confinada a los británicos. Isles. De hecho, allí, después de la gran reorganización medieval temprana, surgieron los herederos históricos de los celtas: las poblaciones de Irlanda y las franjas occidental y septentrional de Gran Bretaña, que hablaban lenguas britónicas o goidélicas, las dos variedades de lenguas celtas de las islas.

Orígenes –
Según la mayoría de arqueólogos y lingüistas, los celtas fueron los portadores de la cultura de La Tène; cultura desarrollada durante la Edad del Hierro a partir de la cultura anterior de Hallstatt. Esta identificación permite identificar la patria original de los celtas en una zona entre el Alto Rin (de Renos, palabra de origen celta cuyo significado es «mar») y las fuentes del Danubio (del Danubio celta, cuyo significado es «fluida»), entre el actual sur de Alemania, el este de Francia y el norte de Suiza: aquí los Protoceltos se consolidaron como un pueblo, con su propia lengua, evolución lineal de un vasto continuo indoeuropeo extendido en Europa central desde el principio del tercer milenio a.C.
Según algunos estudiosos, se cree que los primeros celtas colonizaron las Islas Británicas ya en el período Calcolítico (cultura de la campana).
En la zona de La Tène ha habido una continuidad en la evolución cultural desde la época de la cultura de los campos de urnas (a partir del siglo XIII aC). A principios del siglo VIII a.C. Se estableció la cultura de Hallstatt, la civilización protocelta que ya mostraba las primeras características culturales que luego serán propias de la cultura celta clásica. El nombre deriva de un importante sitio arqueológico austriaco a unos cincuenta kilómetros de Salzburgo. La cultura de Hallstatt, con una base agrícola pero dominada por una clase de guerreros, era parte de una red comercial bastante grande que involucraba a griegos, escitas y etruscos. Es a partir de esta civilización de la Europa central occidental que, hacia el siglo V aC, se desarrolló sin interrupción la cultura celta propiamente dicha: en terminología arqueológica, la Cultura de La Tène.

Agricultura –
Los celtas eran un pueblo de agricultores expertos; esta población cultivaba campos cuadrangulares, no muy grandes: el tamaño promedio era de diez a quince hectáreas, correspondiente a lo que se podía arar en un solo día. Los campos estaban bordeados por setos para protegerlos del pisoteo de los animales salvajes.
Los cultivos de cereales fueron la base de la agricultura celta. Los datos arqueológicos atestiguan que los celtas cultivaban una antigua variedad de espelta pequeña (Triticum monococcum) así como trigo, centeno, avena, mijo, perfectamente adaptada a los suelos de estas regiones con altísimos rendimientos (hasta tres toneladas por hectárea); pero también cultivaban trigo sarraceno (cereal especialmente indicado para suelos pobres y para un cultivo en altura) y cebada, utilizados sobre todo para producir una forma primitiva de cerveza, llamada en galo cervesia (según la transcripción latina).
En la agricultura de los celtas, la cría jugó un papel importante. La ganadería jugó un papel fundamental en la nutrición del pueblo celta. En consecuencia, el rango de los distintos jefes dependía más del número de ganado que poseían que de la extensión de sus tierras utilizadas para el cultivo. Se crió ganado pequeño de cuernos largos (Bos longifrons). Los cerdos domésticos eran mucho más pequeños que el jabalí o los cerdos de hoy, pero su carne era particularmente popular, especialmente en los banquetes. Los hallazgos arqueológicos de restos óseos, hallados en sus ciudadelas, confirman que sin duda fue la carne más consumida. Las cabras, por otro lado, se crían principalmente por su leche; Los gansos y las gallinas también estaban presentes en sus aldeas.
Hay que reconocer, a pesar de las afirmaciones de autores antiguos (Estrabón, Cicerón o Tácito), que los celtas junto con las poblaciones de Europa central y occidental eran perfectamente capaces de practicar la agricultura: sus indiscutibles predisposiciones para las actividades bélicas dejaron actividades más pacíficas: la mismísima La naturaleza de las tierras que habitaban les llevó a considerar de manera diferente a los países mediterráneos el método, por ejemplo, de trabajar la tierra, o incluso de fundar una economía un poco diferente a la mediterránea, con sistemas y técnicas originales ignorados o descuidados en otros lugares.
Los celtas eran, en definitiva, una sociedad eminentemente agrícola, que disponía de dos riquezas, elementos de un paisaje muy diferente a los habituales en el Mediterráneo: la pradera y el bosque.
El ingenio de los celtas, cuando estas poblaciones pierden su independencia, una tras otra, se manifiesta en todos los campos y especialmente en la agricultura, en la que se les debe atribuir inventos mecánicos, como el gran arado de ruedas, una especie de adaptación de el carro, ilustrado por Plinio, Naturalis Historia, XVIII, 171, 3: una curiosa segadora, descrita por el mismo autor (ibid., 296), con una caja montada sobre ruedas y dotada de dientes, que separaban las orejas en la parte superior del tallo.

Artesanía y metalurgia –
El desarrollo de la agricultura fue de la mano del desarrollo y evolución de la artesanía y los metalúrgicos. Ya en el siglo VIII a.C., la capacidad de trabajar el hierro permitió a los celtas fabricar hachas, guadañas y otras herramientas para limpiar territorios a gran escala, anteriormente ocupados por bosques impenetrables, y trabajar la tierra con facilidad. La creciente destreza en el trabajo de los metales también permitió la construcción de nuevos equipos, como espadas y lanzas, lo que los hizo militarmente superiores a sus poblaciones vecinas y les permitió moverse con relativa facilidad, ya que no temían a otros pueblos. Extraído en forma esponjosa, el hierro se sometió a un primer procesamiento de forja y se distribuyó en lingotes, con un peso de cinco a seis kilogramos y forma bipiramidal. En un período posterior, los lingotes fueron reemplazados por largas barras planas, listas para ser trabajadas en largas espadas; tales barras eran tan populares que incluso se usaban como dinero, junto con monedas de cobre y oro.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *