Los Sumerios y la agricultura

Los sumerios y la agricultura

Los sumerios son considerados por los historiadores como la primera civilización urbana, junto con la del antiguo Egipto y la del río Indo.
Los sumerios eran grandes agricultores.
La tierra de origen de los sumerios aún se desconoce hoy, pero una cosa es cierta: los sumerios no eran una población de linaje semítico.
La evidencia arqueológica mostraría que alrededor del 4000 a.C. los sumerios vivían en las montañas al norte de Mesopotamia (montañas de Zagros), en la meseta iraní, cerca de la actual frontera con Turquía. Alrededor del 3500 a. C. esta población habría bajado de las montañas para ocupar la baja Mesopotamia, en la confluencia del Tigris y el Éufrates. En cambio, otros eruditos han buscado similitudes entre el idioma sumerio y los antiguos dialectos turcos y los idiomas indochinos, pero a pesar de los esfuerzos realizados, el origen de los sumerios sigue siendo incierto. Finalmente, algunas alusiones literarias parecen indicar en cambio que los sumerios vinieron del mar.
También tiene poco sentido preguntar cuándo llegaron los sumerios a Mesopotamia, también por el hecho de que no es seguro que su «llegada» haya sido un fenómeno migratorio con precisión datable.
Es más probable que haya sido una infiltración gradual y lenta que condujo a la integración con las culturas locales.
El análisis del léxico sumerio es evidencia del hecho de que la cultura sumeria se originó a partir de múltiples complejos culturales integrados.
Muchos términos relacionados con las funciones productivas básicas (por ejemplo, las palabras que se refieren a la fabricación de cerveza, agricultura, cuero, construcciones, etc.) no son de origen sumerio, sino que deben atribuirse a un lenguaje sustrato, con probables conexiones en el iraní. área, mientras que las palabras que se refieren a funciones más especializadas y de tipo gerencial-administrativo son claramente de origen sumerio. Además, muchas otras palabras relacionadas con las funciones de movilidad y control son de origen semítico.
Es cierto que los sumerios, luego de su llegada, se encuentran conviviendo e integrándose con dos poblaciones: los semitas, que fueron más relevantes en las zonas del norte, y una población de sustrato indígena no sumerio. Los sumerios se asentaron principalmente en la baja Mesopotamia, el territorio donde se construyeron sus principales ciudades.

Los cultivos –
Mesopotamia es una zona muy seca donde casi nunca llueve, pero los antiguos sumerios lograron explotar las aguas de los ríos y hacerla fértil. Construyeron canales, terraplenes y presas; los canales se utilizaron para transportar el agua de las inundaciones a territorios más distantes; los terraplenes evitaron la inundación de campos y aldeas durante las inundaciones; mientras que las presas sirvieron como reservorios para la temporada de verano cuando el agua disminuyó.
Cultivaban principalmente cereales (trigo, cebada), legumbres, hortalizas, plantas textiles y más. Para trabajar los campos utilizaban hoces y el arado tirado por animales.
Los sumerios criaban bueyes, ovejas, cabras, cerdos, de los que obtenían alimento, lana y pieles, y asnos utilizados como animales de transporte.
La agricultura fue la base de la economía sumeria. Los primeros documentos escritos del período proto-dinástico, integrados con datos arqueológicos y paleoecológicos, permiten arrojar luz sobre el tipo de cultivos y métodos de cultivo utilizados.

Técnicas de riego –
Aunque las primeras prácticas de cultivo en Oriente Medio se remontan al menos al 7000 a. C., es con la llegada de los sumerios que la agricultura da un gran salto adelante, sobre todo gracias a su capacidad para construir sistemas de riego. A partir de la época de Uruk se introdujeron el arado de tracción animal y el riego extensivo, favoreciendo así una rica producción agrícola. Como Mesopotamia es un territorio propenso a la sequía, los campos se crearon en las áreas adyacentes a los canales. Estos se construyeron a un nivel más alto que la llanura circundante, lo que permite que el agua fluya naturalmente hacia las tierras agrícolas.
Los hallazgos nos dicen que los campos daban al canal por el lado corto y fueron irrigados y arados en la dirección del lado largo; esto permitió regar un mayor número de campos. Por lo tanto, los cultivos se dispusieron en un «doble panal» alrededor de los canales. No se cultivó toda la tierra, pero se realizó una rotación de dos años, dejando reposar los campos utilizados el año anterior. Los rendimientos, al menos inicialmente, fueron muy buenos, del orden de 20: 1 o incluso 30: 1.
La orden de cultivo disponía que las zonas aledañas a los canales fueran cultivadas con cebollas, ajos, legumbres y palmeras datileras y también aceitunas con las que se podía hacer aceite. Mientras que las tierras más difíciles de alcanzar por riego estaban destinadas a los cereales: cebada, trigo, espelta.
Sin embargo, los sumerios también encontraron errores de manejo y cultivo; las tablillas sumerias, de hecho, nos dicen que ya desde el período proto-dinástico muchos campos fueron abandonados debido a una salinización excesiva, debido a que el agua no drenada, al evaporarse, deja sales en el suelo. Esto tuvo lugar sobre todo en los territorios planos del sur de Mesopotamia, y aquí, por lo tanto, se cultivó casi exclusivamente cebada (más resistente), mientras que en el norte hubo un equilibrio sustancial entre cebada, trigo y espelta. La cebada también se utilizó para producir cerveza, que probablemente tenía una consistencia más densa que la actual, dado que en algunos relieves los personajes representados la beben a través de pajitas.
En cuanto a la cebada y los cereales en general, el arado y la siembra se realizaron simultáneamente gracias a una sembradora. En el momento de la cosecha, los hombres trabajan en grupos de tres: un cortacésped, un nidificador y un tercero cuyo trabajo exacto no se conoce. Después de la cosecha, los agricultores utilizaron vagones de trilla para separar las cabezas de los cereales de los tallos y luego una estopa de trilla para recoger los granos.
Los campesinos no pudieron quedarse con la mayor parte de la cosecha, ya que aproximadamente dos tercios de ella se transportaron a los almacenes del templo o del palacio.

El primer manual de agricultura –
Para comprender mejor la agricultura entre los sumerios, nos encontramos con un descubrimiento que puede considerarse el primer manual agrícola de la historia. Es una tableta que se encuentra en Nippur. Nippur era una de las ciudades más antiguas de Mesopotamia, sede del culto del dios sumerio Enlil, señor del universo.
De hecho, esta tableta está formada por una serie de instrucciones que un agricultor dirige a su hijo sobre las actividades agrícolas a realizar para obtener una buena cosecha. La primera parte de la transcripción dice así: «En el tiempo pasado, un factor le dio estos consejos a su hijo: a punto de cultivar su campo, cuide de abrir los canales de riego para que el agua no llegue al campo. un nivel demasiado alto. Cuando lo haya drenado de agua, vigile la tierra húmeda para mantenerla nivelada; no permita que ningún buey callejero la pise. Cace bestias perdidas y trate este campo como tierra sólida. con martillos pesados. más de 2/3 libras cada uno. El rastrojo (?) del campo tendrá que ser rasgado a mano y amarrado en gavillas. Habrá que rastrillar sus grietas y vallar los cuatro lados. Sectores. Las herramientas vibran con actividad (?). Habrá que reforzar la barra de yugo, tu látigo nuevo fijado con clavos y el mango del viejo reparado por los hijos de los obreros.

Agrónomos –
Parece que la figura del agrónomo nació entre los sumerios.
Sin embargo, originalmente, las profesiones de agrónomo y agrónomo se consideraban sagradas y de atribución sacerdotal exclusiva; muy probablemente porque el agrónomo «administraba» los activos de la tierra y la tierra tenía que tener un cierto carácter sagrado entre este pueblo.
Te convertiste en agrónomo o agrimensor por herencia: pero tenías que demostrar que tenías las habilidades profesionales (una forma antigua de calificación) y aquellos que no podían ejercer por «gracia divina» podían hacerlo después de haber asistido a una escuela específica. Una vez finalizados sus estudios, los alumnos debían realizar unos exámenes finales y así obtener el título de magisteri agrorum geometrie o profeso o auctores; después de un período adicional de prácticas, los candidatos tenían que realizar un examen adicional para poder practicar por su cuenta.
En resumen, te convertiste en agrónomo o agrimensor por herencia: pero tenías que demostrar que tenías las habilidades profesionales (una forma antigua de calificación) y aquellos que no podían ejercer por «gracia divina» podían hacerlo después de haber asistido a una determinada colegio. Una vez finalizados sus estudios, los alumnos debían realizar unos exámenes finales y así obtener el título de magisteri agrorum geometrie o profeso o auctores; después de un período adicional de prácticas, los candidatos tenían que realizar un examen adicional para poder practicar por su cuenta.
Las primeras pistas prehistóricas que hacen referencia a la figura sacerdotal del agrónomo las encontramos entre los sumerios.
Estos, también por su modelo religioso, fueron los fundadores de normas éticas escritas y estructuras jurídicas, políticas y sociales, que transportaron la civilización occidental de la prehistoria a la historia.
Entre los cargos sociales más importantes tenemos el testimonio de una figura, de carácter económico-administrativo, centrada en los sacerdotes «agrónomos del templo» que dependían de capataces, cobradores de deudas, inspectores dedicados a fincas grandes y pequeñas, partidarios de la agricultura sólida y técnicamente avanzado para la época, como lo demuestran los testimonios encontrados en las «Georgics … de Ninurta».
El enorme patrimonio cultural y técnico de los sumerios formó las bases sobre las que se desarrollaron todas las civilizaciones agrícolas y agrarias posteriores, incluidas las helenístico-romanas e islámicas.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *