Cotiledones

Cotiledones

Con el término cotiledones, en botánica, nos referimos a las hojas embrionarias, es decir, las primeras hojas, ya formadas dentro de la semilla, que brotarán en la germinación y que a menudo contienen una reserva de nutrientes.
El término cotiledón deriva del latín cotiledón -ŏnis, a su vez del griego kotylēdṓn, una derivación de kotýlē ‘copa, cavidad’.
Los cotiledones son característicos de las plantas productoras de semillas y pueden ser:
– uno en Monocotiledóneas;
– dos en las Dicotiledóneas;
– de dos a dieciocho en gimnospermas.
Los cotiledones son hojas carnosas, de estructura simplificada y, en general, con la función de nutrir al embrión desde el inicio de la germinación hasta el momento en que se desarrolla la raíz y las primeras hojas y hasta que el individuo es capaz de realizar la fotosíntesis, y por tanto para alimentarse de forma autónoma.
Desde el punto de vista anatómico, los cotiledones se encuentran a medio camino entre el ápice de la raíz y la yema apical, que dará lugar al brote (es decir, el conjunto de tallo y hojas).

Durante la germinación, en las plantas con hipocótilo (sección entre la radícula y los cotiledones) los cotiledones salen del suelo y asumen, además de la función de reserva, la de fotosíntesis (por ejemplo en el frijol). Las semillas con esta característica se llaman epigei. Por el contrario, si los cotiledones permanecen en el suelo, la semilla se denomina hipogeo, con crecimiento de epicotilo (sección entre los cotiledones y las primeras hojas verdaderas), como ocurre con el guisante.
Normalmente, los cotiledones están relacionados con la función nutricional del embrión durante la germinación. Sin embargo, los cotiledones no siempre tienen una función de reserva, es decir, no siempre acumulan almidón y proteínas para ponerlos a disposición del embrión en desarrollo.
En las Gramíneas, por ejemplo, las reservas para la germinación son extraembrionarias, se encuentran en la albúmina o endospermo secundario de la semilla (de la que, además, se obtienen las harinas de cereales). En este caso, el único cotiledón, llamado escutelo, realiza una función austorial, es decir, absorbe los nutrientes de la albúmina para ponerlos a disposición del embrión. Las raíces toman la forma geotrópica, es decir, siempre tienden a descender de la forma que se planta la semilla.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *