Eucaliptol

Eucaliptol

El eucaliptol, cuyo término en la nomenclatura oficial de la IUPAC es: 1,3,3-trimetil-2-oxabiciclo [2,2,2] octano es un éter cíclico y un monoterpenoide.
El eucaliptol tiene una fórmula bruta o molecular: C10H18O y es una sustancia orgánica natural que se presenta a temperatura ambiente como un líquido incoloro.
Esta sustancia está presente en muchas plantas del género Eucalyptus y otras pero se extrae principalmente de las hojas de Eucalyptus.
El eucaliptol tiene un olor a menta fresca y un sabor picante y refrescante. Es insoluble en agua, pero miscible con disolventes orgánicos. El eucaliptol constituye el 90% del aceite de eucalipto.
El eucaliptol forma aductos cristalinos con ácidos hidroálicos, o-cresol, resorcinol y ácido fosfórico.
El nombre eucaliptol fue atribuido en 1870 por F. S. Cloez, quien identificó esta sustancia.
El eucaliptol, por su agradable y picante aroma y sabor, se utiliza en aromas, fragancias y cosmética.

El aceite de eucalipto a base de cineol se utiliza como aromatizante en niveles bajos (0,002%) en varios productos, incluidos productos horneados, confitería, productos cárnicos y bebidas.
Además, los principales fabricantes de cigarrillos utilizan eucaliptol como aditivo para los cigarrillos. Se afirma que se agrega para realzar el sabor.
El eucaliptol es un ingrediente de los enjuagues bucales comerciales y se ha utilizado en la medicina tradicional como antitusivo.
Además, el eucaliptol exhibe propiedades insecticidas y repelentes de insectos.
En algunos casos se comporta en cambio como atractivo para los machos de varias especies de abejas que recolectan la sustancia química para sintetizar feromonas; se usa comúnmente como cebo para atraer y recolectar estas abejas para su estudio.
Desde el punto de vista toxicológico, el eucaliptol tiene una baja toxicidad (de ahí su uso en la alimentación), con una DL50 de 2,48 g / kg (conejos).

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *