Pyrrhocorax graculus

Pyrrhocorax graculus

La Chova piquigualda (Pyrrhocorax graculus L. 1766) es un ave perteneciente a la familia Corvidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Phylum Chordata,
Subfilo Vertebrata,
Superclase Tetrapoda,
Clase Aves,
Orden Passeriformes,
Superfamilia Corvoidea,
Familia Corvidae,
Género Pyrrhocorax,
Especies de P. graculus.
Dentro de esta especie se reconocen tres subespecies:
– Pyrrhocorax graculus graculus (Linnaeus, 1766): esta es la subespecie nominal, muy extendida en Europa y el norte de África, al este del Cáucaso y al norte de Irán;
– Pyrrhocorax graculus digitatus Hemprich & Ehrenberg, 1833 – subespecie muy extendida en el Medio Oriente, desde el sureste de Turquía hasta las montañas Zagros;
– Pyrrhocorax graculus forsythi Stoliczka, 1874 – presente en la parte oriental del área de distribución ocupada por la especie, desde Afganistán hasta el sudeste del Tíbet;

Distribución geográfica y hábitat –
La Chova piquigualda es un ave que se encuentra en una cordillera paleártica que va desde el sur de Europa, norte de África, hasta el sureste del Tíbet.
En el sur de Europa, la especie está presente en la cordillera Cantábrica, en los Pirineos, en los Alpes, en la península balcánica, así como en Creta y Córcega.
En Oriente Medio está presente en Turquía y en el Levante, al sur hasta el monte Hermón, así como en el Cáucaso, Kurdistán, las montañas Elburz y Zagros, avanzando hacia el este a través de Asia Central hasta las montañas de Altai y Sajany en el norte (a través del centro -norte de Afganistán, Pamir, Tien Shan, con una población aislada en el norte de Baluchistán) y las ramificaciones occidentales de Arunachal Pradesh a través de las estribaciones del sur del Himalaya hacia el sur (desde Cachemira hasta el sur del Tíbet). , a través de Nepal, Bután y Sikkim).
En el norte de África está presente en el Rif, una región predominantemente montañosa en el norte de Marruecos, y en el Alto y Medio Atlas.
En Italia, esta especie está presente y se reproduce en los Alpes (aunque es común solo en el Valle de Aosta y los Alpes Dináricos) y en los Apeninos.
Su hábitat es el de la alta montaña donde puebla los pastos alpinos por encima de la línea de árboles, con presencia de acantilados rocosos o terreno pedregoso donde buscar refugio para la noche y anidar, entre 1260 y 2880 m de altitud en Europa, entre 2880 y 3900 m de altitud en el norte de África y entre 3500 y 5000 m de altitud en el Himalaya. Las parejas individuales han anidado a 6500 m de altitud, mientras que no es raro observar pequeños grupos de ejemplares siguiendo a los escaladores en el monte Everest hasta más de 8000 m.

Descripción –
El Pyrrhocorax graculus es un ave con una longitud de hasta 38 cm y una envergadura entre 75 y 85 cm, para un peso que varía entre 160 y 275 g. hay un ligero dimorfismo sexual, siendo los machos algo más pesados ​​que las hembras.
Esta ave es reconocida por su apariencia maciza y robusta, con una cabeza pequeña y redondeada y con un pico delgado curvado hacia abajo, de color amarillo limón; los ojos son de color marrón oscuro
Las alas son largas y mecanografiadas, la cola es cuadrada y las patas son robustas y no muy largas y de color rojo anaranjado.
El plumaje es uniformemente negro brillante en todo el cuerpo.
Los dos sexos no muestran dimorfismo sexual en la coloración, mientras que los juveniles se diferencian de los adultos sexualmente maduros por la coloración negruzca de las patas.
Esta ave también es reconocida por su habilidad para planear.
Son aves muy vocales, tanto que tienden a mantener un contacto vocal constante con otros individuos de la misma especie. Sus llamadas incluyen el inconfundible chirrido que suena a kyorr, muy musical y único entre los córvidos, así como una serie de gritos que van desde chirridos de alarma hasta chirridos tenues emitidos durante la alimentación o el aseo.

Biología –
La reproducción de Pyrrhocorax graculus comienza con la construcción del nido que se construye en cavidades o hendiduras de paredes rocosas; Ambos padres construyen el nido, bastante masivo, con ramitas y raíces entrelazadas en una taza, y forrado internamente con pasto y piel.
En este, la hembra pone 3-6 huevos de color crema blanquecino con manchas marrones a partir del período de abril a mayo.
Los huevos son incubados solo por la hembra durante un período de 14 a 21 días, mientras que el macho permanece en guardia cerca del nido y también se encarga de buscar comida para él y su pareja. Al final de la eclosión, las pollitas nacen cubiertas con un denso edredón, las cuales son alimentadas por ambos padres hasta los 29-35 días de vida, cuando vuelan uniéndose a la bandada de pertenencia de los padres, donde continuarán insistentemente Pregunte también por las señales a otros adultos.
Esta ave es una especie estrictamente monógama, en la que las parejas permanecen juntas de por vida y muestran una marcada filopatría, tendiendo a anidar siempre en el mismo sitio.
Generalmente anida en soledad.

Papel ecológico –
La Chova piquigualda es una especie sedentaria en toda su área de distribución, aunque, sin embargo, durante el invierno, manteniendo las perchas donde pasar la noche siempre en el mismo lugar a gran altura, generalmente descienden más río abajo en busca de alimento.
También es un ave con hábitos de vida esencialmente diurnos y gregarios, que vive en grupos que pueden sumar desde una docena hasta más de mil individuos, permaneciendo generalmente numéricamente más consistente durante los meses de verano (cuando la disponibilidad de alimento es mayor) y dividiéndose. durante el invierno.
Además, es una especie muy móvil ya que durante el día recorre incluso decenas de kilómetros (hasta 20 km de radio y hasta 1600 m de altitud) para llegar a los lugares de alimentación.
También son aves no territoriales pero dentro de una bandada hay una jerarquía más rígida cuanto más escasa la comida, lo que ve el predominio de las aves adultas sobre las jóvenes e inmaduras, además del predominio de los machos sobre las hembras.
En lo que a nutrición se refiere, se trata básicamente de aves omnívoras, en las que el componente carnívoro / insectívoro predomina durante el período caluroso y el vegetariano predomina durante los meses fríos.
La búsqueda de alimento se realiza en el suelo y en grupos mediante un método de escaneo de la hierba baja y el suelo con el pico en busca de presas u otro material potencialmente comestible.
Durante el año frecuenta diferentes zonas para alimentarse, manteniéndose en altitudes más elevadas durante el verano (cuando las aves reproductoras evitan las altitudes más bajas, a pesar de que allí podrían encontrar fácilmente grandes cantidades de comida dejadas por los turistas) y descendiendo paulatinamente más río abajo con el llegada de las primeras nevadas, llegando a los núcleos habitados en marzo-abril antes de regresar a las cumbres: en las zonas con presencia de hoteles a gran altura, las chovas (especialmente los jóvenes) tienden a no bajar nunca al valle, encontrando la comida necesaria en esos lugares.
Sin embargo, esta especie se ha adaptado en general a la presencia humana en la sierra, tanto que en las zonas turísticas integra su dieta con los desechos que deja el hombre, convirtiéndose en frecuentes presencias a lo largo de los caminos, en los merenderos y en los vertederos de los complejos turísticos.
La dieta cambia con la llegada de finales de primavera y los meses de verano, cuando está formada casi exclusivamente por pequeños insectos (especialmente los pequeños escarabajos Selatosomus aeneus y Otiorhynchus morio, así como saltamontes, orugas, caracoles y gusanos). En otoño, invierno y principios de primavera, sin embargo, esta ave come principalmente bayas (arándanos y otras bayas, enebro, espino amarillo, gayuba, almez), escaramujos, frutas (manzanas, peras, uvas) y, a veces, flores de azafrán mayor. , este último quizás como fuente de carotenoides.
Una nota final se refiere a la característica de esta ave, como ocurre en otros córvidos, de almacenar el exceso de alimento en las grietas de la roca y luego consumirlo durante el período de escasez, cuidando de cubrirlo con pequeñas piedras.
Esta especie, durante la última glaciación, tenía una distribución mucho más amplia y también estaba muy extendida en Francia y Canarias, y hasta el siglo XVIII también en las montañas de Tatra.
En Italia, actualmente, la población es enorme (más de 20.000 km², Boitani et al. 2002). El número de individuos maduros se estima en 10000-20000 y es estable (BirdLife International 2004). Aunque esta estimación no se basa en datos cuantitativos, la especie en Italia no parece alcanzar las condiciones para ser clasificada dentro de una de las categorías de amenaza (disminución de la población del 30% en tres generaciones, número reducido de individuos maduros, área de distribución restringida) y por lo tanto, se clasifica como Menos Preocupación (LC).

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– C. Battisti, D. Taffon, F. Giucca, 2008. Atlas de aves nidificantes, Gangemi Editore, Roma.
– L. Svensson, K. Mullarney, D. Zetterstrom, 1999. Guía de las aves de Europa, África del Norte y el Cercano Oriente, Harper Collins Publisher, Reino Unido.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *