Gypaetus barbatus

Gypaetus barbatus

El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus Linnaeus, 1758) es un ave rapaz perteneciente a la familia Accipitridae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Superphylum Deuterostomia,
Phylum Chordata,
Subfilo Vertebrata,
Superclase Tetrapoda,
Clase Aves,
Subclase Neornithes,
Superorden Neognathae,
Orden Accipitriformes,
Familia Accipitridae,
Subfamilia Gypaetinae,
Género Gypaetus,
Especies de G. barbatus.
Dentro de esta especie, se reconocen 3 subespecies:
– Gypaetus barbatus aureus, muy extendido en el Himalaya;
– Gypaetus barbatus barbatus, muy extendido en Europa, Asia y África del Norte;
– Gypaetus barbatus meridionalis, muy extendido en África oriental y meridional.
Las subespecies Gypaetus barbatus haemachalanus y Gypaetus barbatus altaicus ya no se reconocen como válidas.

Distribución geográfica y hábitat –
El quebrantahuesos es un ave rapaz muy vinculada a las zonas montañosas y en particular a las montañas del sur de la Región Paleártica (Europa, Norte de África y Asia hasta el Tíbet y el Himalaya) y a las montañas este y sur de la Región Afrotropical. (toda África al sur del Sahara).
La distribución en Eurasia es la de las sierras de los Pirineos, los Alpes, la cordillera de Córcega, los Cárpatos y el Cáucaso, hasta el Karakorum, una subcordillera situada al noroeste del Himalaya.
El límite norte son los Alpes suizos y austriacos y las montañas de Altai en Mongolia. En los últimos años se han introducido algunas parejas de quebrantahuesos en el área protegida del parque Stelvio, donde se han adaptado perfectamente.
En África se encuentra en la cordillera del Atlas, desde Marruecos hasta Túnez, en las montañas egipcias a lo largo del Mar Rojo, en las tierras altas de Etiopía y en las tierras altas del este de África hasta las montañas de Sudáfrica.
Sin embargo, a pesar de la abundancia de ungulados silvestres de las sabanas africanas, el quebrantahuesos nunca se ha asentado en estas regiones planas ya que prefiere las zonas montañosas con poca cubierta de madera donde hay paredes de roca aptas para anidar.

Descripción –
Gypaetus barbatus es un ave morfológicamente intermedia entre un buitre y un águila.
Tiene grandes dimensiones, con una envergadura entre 265 y 285 cm, longitud entre 100 y 115 cm, para un peso que varía entre 5 y 7 kg.
Tiene un ligero dimorfismo sexual con la hembra que suele ser un poco más grande que el macho, pero la diferencia no es apreciable en la naturaleza y, además, no hay diversidad en la ropa estacional y sexual.
En los ejemplares adultos el color del plumaje presenta un claro contraste entre la parte ventral y la cabeza, clara, y la dorsal y las alas, oscura.
Las plumas del cox y las coberteras de las alas y el dorso, aunque de color gris oscuro, están provistas de un raquis blanquecino que produce tonalidades claras.
La cabeza es blanca y sobre ella destacan los mechones de bigotes negros que rodean el ojo y bajan hasta debajo del pico para formar una especie de «barba».
El iris es de color amarillo y está rodeado por un anillo periocular membranoso rojo que se hace particularmente evidente en los momentos de excitación.
Una característica particular del plumaje adulto es el color herrumbre del pecho y el vientre, que no es de origen biológico, sino que se asume del ambiente externo.
Los ejemplares jóvenes tienen plumaje oscuro, con la cabeza negruzca y las partes inferiores gris oscuro; adultos, partes inferiores y cabeza claras, partes superiores oscuras.
Adoptan la vestimenta de adulto alrededor de los 6-7 años, cuando también alcanzan la madurez sexual, tras pasar por una serie de varias etapas con coloraciones intermedias.
Observándolo en vuelo, presenta una silueta más parecida a la de un gran halcón que a la de un buitre.

Biología –
El quebrantahuesos es una especie monógama pero no es raro que forme «trillizos» de dos machos y una hembra y ocupa un territorio que puede llegar a alcanzar los 300 km2 de extensión.
En estas rapaces, en el período otoñal, luego de los desfiles nupciales, la pareja comienza a frecuentar el nido, generalmente construido con ramas secas y lana, en grandes cavidades o en repisas a lo largo de paredes rocosas.
Puede haber uno o más nidos, utilizados alternativamente; la rotación probablemente se produce para evitar que cualquier daño al nido (ocupación, colapso) provoque una falta de reproducción de la pareja.
El período de desove ocurre entre enero y febrero, y cada pareja suele poner dos huevos (redondeados, de color crema, con manchas y puntos) con 4-7 días de diferencia.
La eclosión tiene una duración de 55-60 días y comienza inmediatamente después de la puesta del primer huevo y la realiza la mayor parte del tiempo la hembra, aunque a menudo el macho se hace cargo permaneciendo en el nido durante 2-3 horas al día. .
Los huevos eclosionan en marzo, período en el que suele haber abundante disponibilidad de alimento ya que con el deshielo de la nieve salen a la luz los cadáveres de ungulados salvajes que murieron durante el período invernal.
En los jóvenes, inmediatamente después de la eclosión, aparece el fenómeno del llamado «cainismo», es decir, ese comportamiento de dominio del primogénito sobre el hermano menor; a menudo, el segundo hijo no puede obtener alimentos y muere de hambre entre las 24 y 26 horas posteriores a la eclosión.
Con este comportamiento, el segundo hijo no puede alimentarse y muere poco después. Se piensa que el segundo hijo simplemente tiene la función de reserva trófica en el caso de que el hermano no tenga un desarrollo normal. El fenómeno del cainismo es común entre las aves rapaces, pero se encuentra de esta manera solo en algunas otras especies.
Después de la eclosión, los padres permanecen en el nido, alternando en la búsqueda de alimento que se les lleva a los polluelos con sus garras. Al principio los polluelos se alimentan exclusivamente de carne y solo después de 7-8 días ingieren los primeros huesos pequeños. La permanencia de los adultos en el nido disminuye con el tiempo.
Posteriormente, las crías de esta especie permanecen unas dos semanas en una zona aledaña al nido. Después de un mes ya pueden hacer largos viajes y acompañar a sus padres en el vuelo.
El quebrantahuesos puede vivir hasta veinte años en estado salvaje y 40 en cautiverio.

Papel ecológico –
El Gypaetus barbatus es conocido por los nombres, así como el quebrantahuesos, también de: quebrantahuesos.
Esta ave, como otros buitres, es necrófago, ya que se alimenta principalmente de cadáveres de animales muertos, y tiene una dieta extremadamente especializada, alimentándose especialmente de huesos y médula ósea. Un comportamiento típico es dejar caer huesos de cadáveres desde grandes alturas, romperlos y luego alimentarse de ellos.
Se alimenta de huesos de carroña, raramente presa viva (pequeños mamíferos y aves); no se alimenta de corderos ni de ovejas: cuando a veces se instala entre los rebaños es para alimentarse de la placenta de las ovejas recién paridas o de los restos de un animal muerto.
Además de los huesos, este buitre no desdeña alimentarse de tortugas, de las cuales rompe el caparazón con la misma técnica que utiliza para romper los huesos.
El consumo diario de alimento de una pareja ronda los 800-1.000 g, cantidad que aumenta hasta 1,5 kg durante el período de cría de las crías; por lo tanto, el requerimiento anual es de alrededor de 420 kg, lo que equivale a aproximadamente 52 canales por año por pareja. Estos hábitos alimentarios explican la necesidad de ocupar territorios con extensiones que alcanzan, como se mencionó anteriormente, incluso los 300 km2.
Esta ave es un excelente volador tanto en espacios abiertos a gran altura como a pocos metros del suelo cuando realiza vuelos de patrulla en busca de cadáveres. De hecho, un espécimen adulto pasa tres cuartas partes o más del día volando en busca de alimento.
Gypaetus barbatus es una especie sedentaria y anida en acantilados de alta montaña en el sur de Europa, África, India y Tíbet, poniendo uno o dos huevos. Se ha reintroducido con éxito en los Alpes, pero sigue siendo uno de los buitres más raros de Europa.
Esta ave rapaz se había extinguido en los Alpes desde principios del siglo XX debido a las falsas leyendas que la involucraban; ahora está presente con una población autosuficiente y estable, gracias a un proyecto de reintroducción europeo que ha involucrado a muchos estados europeos. Aproximadamente 150 individuos han sido liberados en los Alpes en los últimos veinte años según un programa de reintegración que ha involucrado a Italia, Francia, Suiza y Austria, y ahora hay una pequeña población estable en los Alpes, con numerosos sitios de anidación, también en el territorio italiano. En 2017, se estimaron 46 parejas reproductoras en los Alpes, para un total de 208-251 individuos.
Algunos ejemplares se han reintroducido en el Parque Nacional de Mercantour (Francia) desde 1993 y en el Parque Natural de los Alpes Marítimos (Italia) desde 1994 y en 2000 en el Parque Nacional de Stelvio. Desde principios de la década de 2000, una pareja de quebrantahuesos, probablemente de Francia, se ha asentado en la zona de Courmayeur, al pie del Mont Blanc.
Una estimación aproximada es que hay 50.000 personas en el mundo. En Europa se extinguió, como especie reproductora, en los Alpes y en vastas áreas de los Cárpatos, los Balcanes y los Pirineos. Las pocas áreas de anidación aún presentes en el viejo continente se encuentran entre los 1000 y 2000 m de altitud; en Asia, en cambio, la especie puede anidar a más de 4000 m.
Sin embargo, según la UICN, esta especie en Italia todavía está amenazada por la persecución directa, por la disminución del pastoreo salvaje, por la disminución de la disponibilidad trófica y por el saturnismo. Por lo tanto, la especie califica para la categoría de En Peligro Crítico (CR), debido al número extremadamente pequeño de individuos maduros. La población italiana forma parte de la aún pequeña población alpina, que en la actualidad cuenta con 14 parejas, y dado que esta aún depende de acciones de conservación, no parece probable que pueda haber inmigración de individuos de fuera de la región. Por tanto, la evaluación final permanece sin cambios.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– C. Battisti, D. Taffon, F. Giucca, 2008. Atlas de aves nidificantes, Gangemi Editore, Roma.
– L. Svensson, K. Mullarney, D. Zetterstrom, 1999. Guía de las aves de Europa, África del Norte y el Cercano Oriente, Harper Collins Publisher, Reino Unido.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *