Tetrodotoxina

Tetrodotoxina

Tetrodotoxina, cuyo término en la nomenclatura oficial de la IUPAC es: (4R, 4aR, 5R, 6S, 7S, 8S, 8aR, 10S, 12S) -2-azaniumiliden-4R, 6S, 8S, 12S-tetrahidroxi-6S- (hidroximetilo) -2,3,4R, 4aR, 5R, 6S, 7S, 8S-octahidro-1H-8aR, 10S-metano-5R, 7S- (epoximetanoxi) quinazolin-10S-olato pertenece a la categoría química de alcaloides.
La tetrodotoxina, conocida como TTX, tiene una fórmula bruta o molecular: C11H17N3O8 y es una poderosa neurotoxina.
Esta sustancia toma su nombre de unos peces que pertenecen a la familia Tetraodontidae y son más conocidos como puffers.
La mayoría de los pez globo son venenosos y algunos incluso se encuentran entre los vertebrados más venenosos que existen. En algunas especies, de hecho, algunos órganos internos como el hígado, pero también la piel contienen la tetrodotoxina que, como se mencionó, es una de las neurotoxinas más poderosas que se conocen.
Estos peces tienen bacterias simbióticas que producen tetrodotoxina, que se acumula en el hígado, los intestinos y la piel. La misma toxina se encuentra en el hígado de Diodontidae (pez puercoespín) y Ostraciidae (pez cofre).
La tetrodotoxina fue aislada por primera vez en 1909 por un científico japonés, tras lo cual tuvo que esperar hasta 1964 para descubrir definitivamente su mecanismo de acción, gracias a los científicos Toshio Narahashi y John W. Moore.
Aunque se conoce la toxicidad de esta toxina, el consumo de pez globo, especialmente en los restaurantes japoneses, no ha disminuido desde que se revelaron sus efectos.
La toxina tetrode, de hecho, es capaz de matar a un hombre incluso en dosis muy bajas; Tanto es así que esta sustancia se considera incluso más peligrosa que el cianuro (100 veces más tóxico que el cianuro de potasio).
Después de la ingestión de solo 1 miligramo de tetrodotoxina, se desencadena una serie de eventos en cadena en el cuerpo que conduce inexorablemente a la muerte: los canales de sodio dependientes del voltaje colocados en la superficie de las membranas nerviosas son bloqueados por el vínculo muy fuerte establecido con tetrodotoxina, que imita el catión sodio (cargado positivamente). En condiciones normales, el enlace entre el catión y el canal se cuantifica en un nanosegundo: cuando la tetrodotoxina reemplaza al sodio, el enlace persiste durante 10 segundos. Obviamente un tiempo excesivo. Como resultado, se niega la posibilidad de que el sodio ingrese al canal, por lo que la acción de la membrana se detiene abruptamente.

Se ha calculado que la DL50 (dosis letal media) de tetrodotoxina en ratones es igual a 334 μg por kg: en humanos, la dosis letal ronda los 25 miligramos (para un sujeto de 75 kg), mientras que equivale a 8 μg por kg por vía intravenosa.
Los efectos de envenenamiento de la tetrodotoxina se manifiestan por un leve entumecimiento de la lengua y los labios, 20 minutos a 3 horas después de ingerir el pescado tóxico. Más tarde, comienza la paresia de la cara y las extremidades inferiores y superiores, acompañada de mareos, dificultad para respirar, tinnitus, latidos cardíacos irregulares y posiblemente náuseas, diarrea y vómitos.
Los síntomas de intoxicación por tetrodotoxina continúan con un empeoramiento progresivo de la parálisis, seguido de trastornos del movimiento y dificultades respiratorias. El paciente, en esta etapa de intoxicación, parece pálido, tiene hipotensión marcada y dificultad para expresarse.
En la etapa final, la parálisis se vuelve cada vez más marcada, el sujeto afectado presenta convulsiones, arritmias cardíacas y desequilibrios mentales de diversos grados.
La muerte ocurre después de un período fluctuante (también dependiendo de la cantidad ingerida) que va desde 20 minutos y 8 horas (en promedio después de 4-6 horas) desde la ingestión de la carne envenenada y en ocasiones, el paciente permanece consciente hasta unos momentos antes morir.
Hasta la fecha, todavía no existe un antídoto verdaderamente eficaz; sin embargo, recientemente se ha formulado un posible antiveneno en ratones y aún se está probando.
Después de la ingestión de pescado que contiene la toxina TTX, es necesario e indispensable un lavado gástrico inmediato, seguido de la ingesta de moléculas capaces de unir la toxina (carbón activado).
Cuando la ingestión de tetrodotoxina se acompaña de una reducción marcada de la presión arterial, se recomienda tomar fármacos agonistas alfa-adrenérgicos por vía intravenosa en solución fisiológica.
Es importante controlar la respiración y los latidos del corazón del paciente intoxicado: cuando sea necesario, practique respiración artificial y masaje cardíaco. En caso de gravedad, los pacientes son ingresados ​​en cuidados intensivos para ventilación asistida.
En el campo médico, la tetrodotoxina se utiliza para aislar y clonar el canal de sodio.

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *