Los antiguos romanos y la agricultura

Los antiguos romanos y la agricultura

En la antigua Roma, la agricultura con el tiempo se había convertido en una forma de vida.
Esta transición fue obviamente gradual y Ovidio lo testifica en el Fasti:
«Ceres fue el primero en mejorar la nutrición humana al reemplazar las bellotas con mejores alimentos».
De hecho, parece que los primeros romanos comían harina de bellota, el alimento más abundante, ya que en Roma abundaban los bosques de robles, hasta que por consejo divino (estamos en la era matriarcal y las sacerdotisas aconsejaban inspiración y oráculos), decidieron cultivar los cereales hasta entonces en estado silvestre.
La espelta era el cereal más utilizado, pero Ceres (en latín: Cere, del que deriva el término cereal) tenía un manojo de espigas en la mano, y también la diosa Opi, por lo que ciertamente se cultivó de inmediato, pero solo más tarde. se dio cuenta de que era el cereal más nutritivo y saludable.
Cicerón consideraba que la agricultura era la mejor de las ocupaciones romanas. En su tratado Sobre los deberes, declaró que: «entre las ocupaciones en las que la ganancia está asegurada, ninguna es mejor que la agricultura, ni más rentable, ni más placentera, ni más adecuada para el hombre libre». Cuando uno de sus clientes fue objeto de burlas en el tribunal por preferir un estilo de vida rural, Cicerón defendió la vida en el campo como un «maestro de economía, laboriosidad y justicia» (ahorro, diligencia, iustitia).
También se recuerda que Cato, Columella, Varro y Palladio redactaron manuales sobre la actividad agrícola.
El cultivo básico en la antigua Roma era el trigo y el pan era el alimento básico de toda mesa romana.
En su tratado De agricultura («Sobre la agricultura», siglo II aC), Cato escribió que la mejor producción era el viñedo, seguido de: un huerto de regadío, una plantación de sauces, un olivar, un pastizal, un campo de trigo, árboles forestales , una enredadera sostenida por árboles, y finalmente un bosque de bellotas.
Aunque Roma dependía de los recursos producidos de sus muchas provincias obtenidos a través de guerras y conquistas, los romanos más ricos desarrollaron las tierras en Italia para producir una variedad de productos. «La población de la ciudad de Roma constituyó un gran mercado para la compra de alimentos producidos en granjas italianas».

Propiedad de la tierra –
La propiedad de la tierra era un factor determinante en la distinción entre la aristocracia y la plebe, y cuanto más tierra poseía un romano, más importante sería en la ciudad. Los soldados a menudo eran recompensados ​​con tierras de los comandantes bajo los cuales servían. Aunque las granjas dependían del trabajo servil, se contrató a hombres y ciudadanos libres para supervisar a los esclavos y asegurarse de que la granja funcionara sin problemas.
La Roma arcaica se fundó sobre pequeñas propiedades territoriales. Según la tradición, Romulus había asignado a cada ciudadano una parcela de dos iugeri (media hectárea); más tarde, la tierra asignada al soldado romano fue siete yugeri.
Cuando Roma comenzó a conquistar tierras al otro lado de la frontera, estas se convirtieron en «agro-públicas».
Una parte de esta tierra se dividió en siglos y se asignó a los soldados para asegurar su subsistencia. Otras tierras fueron arrendadas a particulares que las cultivaron y las transmitieron como herencia, pero la propiedad siguió siendo propiedad del Estado. La palabra Agricultura deriva de agro y cultura.
Naturalmente, los comandantes militares, hasta César solo aristócratas, tenían las tierras más grandes, que podían hacer trabajar por colonos y esclavos.
Los senadores romanos no podían ser comerciantes, una categoría reservada a los equites, que importaban y exportaban bienes a través de la frontera, por lo que sus únicas inversiones eran en la tierra, con la esperanza de limitar su ansia de riquezas. Pero, por supuesto, este deseo tampoco fue aplacado por las leyes.
De hecho, después de las guerras púnicas, los senadores eludieron la ley con diversos artificios que prohibían ocupar más de 500 iugeri (100 hectáreas) de agroagrícola pública, comprando latifundios, es decir, enormes territorios agrícolas, cultivados por esclavos.
Con la ley agraria del 111 a.c. el agro público pasó a ser privado, convirtiéndose en un ingreso real para los terratenientes que ahora eran terratenientes. Las rústicas villas se transformaron así en suntuosas villas suburbanas, y los campos se transformaron en grandes pastos con rebaños o rebaños para ser confiados a pastores-esclavos, que los guiarían en la trashumancia hacia el Adriático o el Mar Tirreno.
Durante el siglo V a.C., las tierras se dividieron en pequeñas parcelas familiares. Los griegos de la época, sin embargo, habían comenzado a utilizar la rotación de cultivos y a tener grandes propiedades. Los contactos romanos con Cartago, Grecia y el este helenístico mejoraron los métodos de la agricultura romana, que alcanzó su punto máximo en producción y eficiencia entre la última época de la república y el comienzo del Imperio Romano.
Se sabe que el tamaño de las granjas en Roma podría dividirse en tres categorías. Los pequeños predios podían tener de 18 a 108 iugeri, donde un iugero equivalía a aproximadamente 0,65 acres o un cuarto de hectárea. Las propiedades medianas tenían entre 80 y 500 yugeri. Las grandes propiedades (llamadas latifundios) tenían más de 500 yugeri.
En la era de la república tardía aumentó el número de latifundios. Los romanos ricos compraban tierras a los campesinos plebeyos que ya no podían ganarse la vida; de hecho, a partir del 200 aC, las Guerras Púnicas llamaron a las armas a los campesinos plebeyos durante largos períodos de tiempo.

Técnicas agrícolas –
“No dejo de asombrarme de que de las otras artes menos necesarias para la vida, hay maestros, mientras que no hay maestros ni discípulos de la ciencia de los campos” (Columella).
Debemos sobre todo a Plinio el Viejo las especificaciones de todas las noticias relativas a la actividad campesina y pastoral, pero también a Catón el Censor, Varro y Columela.
Durante la época romana nació el primer tratado agrícola «De agri cultura» del 160 aC, de Marco Porcio Catone, en el que se exalta al campesino como condición social:
“De los agricultores, en cambio, nacen hombres muy fuertes y soldados muy valientes, y sus ingresos son justos y a salvo de cualquier inseguridad, nada de odio; y los que se dedican a la agricultura no se sienten atraídos por malos pensamientos”. El libro es un tratado de agricultura y una inversión para el terrateniente si sigue los cánones correctos, junto con un libro de cocina detallado.
El centro de la gran propiedad estaba constituido por la villa rústica que tenía una parte principal y otra rústica, para el cuartel de esclavos y el almacén de herramientas. En cuanto a los cultivos, Catón puso en primer lugar el viñedo, luego la huerta, el sauce para atar las vides, el olivar, el prado para el ganado, las cosechas sembradas, el monte bajo y el bosque de bellotas.
El trabajo debía ser de esclavos, en equipos controlados por un hombre y una mujer, también esclavos, que actuaban como factor.
El viñedo debía ser de unos 100 iugeri (20 hectáreas), trabajado por 16 esclavos, es decir, por los dos labradores, diez jornaleros, un labrador o bifolco, un burro, un labriego (o encuadernador de vides) y un porquero.
El cultivo principal, sin embargo, fue el de los cereales: trigo, espelta, cebada, en los que se basaba la nutrición de hombres y caballos. Mientras se deletreaba la antigua alimentación romana, en la época republicana y sobre todo imperial se trasladó al trigo, mucho más nutritivo y saludable.
El olivar recomendado era 240 iugeri (48 hectáreas), trabajado por 13 esclavos, para la producción de aceite cuya venta, como la del vino, era muy rentable. Las aceitunas se exprimieron en recipientes de piedra, golpeando con palos y palos.
Alrededor del 40 a. C. Lucio Giunio Moderato Columella escribió «De re rustica», describiendo como factor los experimentos de su tío sobre el cruce de animales de granja y dando consejos prácticos sobre agricultura. También escribió un tratado sobre árboles: «De arboribus».
Casi al mismo tiempo, Marco Terenzio Varrone escribió otro «De re rustica», con varios consejos sobre cómo administrar pequeñas y grandes propiedades, sobre pastoralismo y sobre animales que podrían criarse con satisfacción en villas suburbanas.
César estableció que 1/3 de los pastores, hasta entonces esclavos, tenían que ser hombres libres y por lo tanto pagados, por lo que los contratos de trabajo mejoraron para los campesinos. Los colonos, que usaban el horno y el molino, estaban disponibles durante las épocas de mayor actividad del año, pero por lo demás trabajaban por su cuenta.
Para la cosecha, sin embargo, las cosas empeoraron, tanto que se decidió limitar las tierras destinadas a pastos y viñedos, porque los cereales eran insuficientes y había que importarlos, cuando el estado ya prodigaba tanto con la población sin tierra. De hecho, cada año Roma les daba a los ciudadanos que no poseían bienes raíces, el grano anual para sobrevivir.
Los romanos mejoraron el crecimiento del grano al regar las plantas con el uso de acueductos, y cada vez hay más evidencia de que parte del proceso fue mecanizado. Por ejemplo, hubo un uso generalizado de molinos en la Galia y Roma para convertir el trigo en harina. Los restos más impresionantes que aún existen se encuentran en Barbegal, en el sur de Francia, cerca de Arles. Dieciséis molinos de agua divididos en dos columnas eran alimentados por el acueducto principal de Arles, en el que la salida de agua del primero abastecía al siguiente de la serie. Los molinos aparentemente funcionaron desde finales del siglo I d.C. hasta finales del siglo III. La capacidad de los molinos se ha estimado en unas 4,5 toneladas de harina al día, suficiente para abastecer de pan a los 12 500 habitantes que ocupaban la ciudad de Arelate en ese momento.
La rueda de agua vertical era bien conocida por los romanos, descrita por Vitruvio en su De Architectura del 25 a. C. y mencionada por Plinio el Viejo en su Naturalis Historia del 77 d. C. También hay referencias posteriores a los molinos de agua flotantes de Bizancio y a los aserraderos en el río Mosela del poeta Ausonio. El uso de molinos de agua secuenciales fue muy utilizado en las minas romanas.
Existe evidencia directa de bajorrelieves sobre el uso de algún tipo de cosecha automática en la cosecha de trigo maduro. Se cree que tanto los romanos como los celtas inventaron antes que ellos la segadora mecánica o más bien un precursor rudimentario, que cortaba o rasgaba las orejas dejando el tallo en el suelo, y era empujado por bueyes o caballos. Plinio el Viejo menciona este dispositivo en la Naturalis Historia XVIII, 296. La máquina había sido olvidada en la Edad Media, cuando volvió el uso de la hoz y la hoz para las cosechas.
Pero en la antigua Roma no se cultivaba, obviamente solo trigo y cereales; otros cultivos encontraron espacios que, a menudo, también estaban vinculados a la disponibilidad de agua.
La horticultura se practicaba ampliamente en el mundo antiguo, aunque en áreas más limitadas trabajadas; esto evidentemente requirió una mayor demanda de riego (con agua corriente o agua de pozo / cisterna) y procesamiento, con azadón y a mano, y no con arado (azadón, deshierbe), debido a la necesidad de fertilización (con ceniza, estiércol burro, guano colombino), debido a que no requirieron descansos bienales (barbecho), la alternancia de cultivos en las parcelas individuales es suficiente para mantener la fertilidad del suelo. Además, los antiguos conocían y explotaban el potencial fertilizante de las leguminosas, lo que permitía la rotación de cultivos incluso en campo abierto.
Paralelamente al cultivo de hortalizas, actualmente se recolectan variedades silvestres de especies cultivadas (bulbos como lampasciuni actual) y especies no cultivadas (asfodelo, scorzonera).
Entre las clases más pobres y los pequeños propietarios, la horticultura reemplazó a los cereales: una parcela de media hectárea no podía soportar la carga del buey para arar. Por tanto, las legumbres con su gran valor proteico y calórico podrían sustituir parcialmente a los cereales.
La ventaja del huerto respecto al campo era también la de poder cosechar inmediatamente los frutos, a lo largo de las distintas estaciones, de productos que no requerían trilla, trituración, prensado, etc. de ensaladas, cebollas y pepinos, se comían crudos. .
En lo que se refiere a la arboricultura, se trata sobre todo de la olivicultura y la viticultura, y luego los árboles frutales que nacen espontáneamente y no requieren trabajo.
El cultivo del olivo se importó a Roma desde Grecia, a través de las colonias de Magna Graecia. En Italia existían especies muy extendidas de olivos silvestres (oleastri), a los que se aplicaban prácticas de injerto para hacerlos fructíferos.
Si bien el cultivo del olivo no requería una gran inversión en mano de obra, porque la poda era suficiente, el cultivo de la vid era mucho más complejo. No solo había que cuidar la planta y cosechar las uvas, sino que luego había que transformar las uvas en vino, mucho más complejo que transformar las aceitunas en aceite. Además, el vino, una vez madurado, se convertía fácilmente en vinagre, si no se trataba con cuidado.
Tanto la viticultura como el cultivo del olivo no solo se proporcionaron para el consumo italiano, sino que también se exportaron a largas distancias. De hecho, siendo el lugar muy adecuado para el cultivo también por la fuerte presencia volcánica, entonces como ahora, los productos itálicos eran particularmente valiosos y apreciados.
En el campo zootécnico, las vacas proporcionaban la leche, mientras que los bueyes y burros realizaban el trabajo pesado en la finca. La leche de oveja y cabra se utilizó en la producción de quesos, mientras que sus pieles se consideraron valiosas. Los caballos no se usaban en su mayor parte en la agricultura, pero los ricos los usaban en carreras o guerras. La producción de azúcar se centró en la apicultura, mientras que algunos romanos criaban caracoles como alimento de lujo.

Gestion de tierras –
Los romanos utilizaron cuatro métodos para administrar las tierras agrícolas:
– trabajo directo realizado por el propietario y su familia;
– terrenos arrendados a terceros o aparceros, que consistía en repartir los productos entre el propietario y el aparcero;
– trabajo realizado por esclavos propiedad de aristócratas y sujeto a supervisión continua;
– otros acuerdos en los que la tierra fue arrendada a un agricultor.
Al respecto, Catón el Viejo (también conocido como Catón el Censor) fue un político y estadista de la segunda mitad de la época republicana romana y describió su punto de vista sobre cómo se debe administrar una parcela de tierra de 100 yugeri. Sostuvo que tal finca debería tener: «un capataz, la esposa del capataz, diez obreros, un buey, un burro, un hombre a cargo del bosque de sauces, un porquerizo, para un total de dieciséis personas; dos bueyes, dos burros para el transporte de los carros, un burro para el trabajo en el molino «. También dijo que una finca debe tener: «tres prensas totalmente equipadas, tinajas en las que recoger cinco cosechas, por un monto de ochocientas cunas, veinte tinajas para el almacenamiento de desechos de lagares de vino, otras veinte para el grano, y tapas separadas . para las tinajas, seis ánforas medio cubiertas con fibras, cuatro ánforas cubiertas con fibras, dos embudos, tres coladores de mimbre, [y] tres coladores para mojar en flores, diez tinajas para [el tratamiento] de jugo de uva. «.
En el Imperio Romano, una familia de 6 tenía que cultivar 12 yugeri / 3 hectáreas de tierra para poder satisfacer la mínima necesidad nutricional (sin animales). Si la familia poseía animales para ayudar a cultivar la tierra, entonces se necesitaban 20 iugeri. Se necesitaba la misma cantidad para la subsistencia si la tierra se cultivaba mediante el método de aparcería, como en el África proconsular del siglo II d.C., en cuyo caso un tercio de la cosecha total se destinaba al propietario como pago de la renta (ver Lex Manciana).
En cuanto a la mano de obra, la mayor parte del trabajo fue realizado por sirvientes y esclavos. Los esclavos eran la principal fuerza laboral. En la sociedad romana, existían 3 métodos para obtener un esclavo. El primer método, y posiblemente el más común, de obtener un esclavo era comprar uno en el mercado. Los esclavos se compraban en subastas y se compraban a comerciantes de esclavos o se intercambiaban entre comerciantes de esclavos. Otro método en el que se adquirieron esclavos fue mediante la conquista en la guerra. Como explica Keith Hopkins en sus escritos, muchos propietarios fueron a la guerra y regresaron con prisioneros. Estos prisioneros fueron luego devueltos al territorio romano y luego vendidos a otro ciudadano o obligados a trabajar en la granja del que los había encarcelado. El último método para obtener una esclava era por nacimiento: si una esclava daba a luz a un niño, ese niño pasaba a ser propiedad del dueño de esa esclava. Los esclavos eran relativamente fáciles de usar porque se consideraban propiedad; su trato dependía de la humanidad de sus dueños, quienes satisfacían las necesidades de sus esclavos con lo que querían gastar, no con lo que debían. Los supervisores motivaron a los esclavos imponiendo castigos y otorgando recompensas. “Si el supervisor se oponía a los crímenes, nunca los volverían a cometer; si, por el contrario, le deja permitir, el amo no debería dejarlo sin castigo ”. aunque la crueldad total hacia los esclavos se consideraba un signo de mal genio en la cultura romana, había pocos límites a los castigos que podía infligir un supervisor o propietario de esclavos.

Guido Bissanti





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *