Fumaria officinalis

Fumaria officinalis

La Fumaria (Fumaria officinalis L., 1753) es una especie herbácea perteneciente a la familia Papaveraceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Plantae,
Subarign Tracheobionta,
Superdivisión de espermatophyta,
División Magnoliophyta,
Clase Magnoliopsida,
Subclase Magnoliidae,
Orden Ranunculales,
Familia de las Fumariáceas,
Género Fumaria,
Especies de F. officinalis.
Los siguientes términos son sinónimos:
– Fumaria angustifolia Gilib.;
– Arn fumador difuso. ex Parl.;
– Fumaria gasparinii Bab.;
– Salida de humos medio Loisel.;
– Cuello de Fumaria officinarum.;
– Fumaria petteri V.Ten.;
– Fumaria pulchella Salisb ..

Etimología –
El término Fumaria proviene del humo de fúmus: debido al aspecto grisáceo de las hojas.
El epíteto officinalis específico proviene de un taller de laboratorio medieval: como planta utilizable en productos farmacéuticos, fitoterapia, licores, perfumería y similares.

Distribución geográfica y hábitat –
Fumaria officinalis es una planta muy extendida en la cuenca mediterránea y en el norte de Europa y con distribución euroasiática.
Esta planta está presente en todas las regiones de Italia.
Su hábitat es el de prados, campos, caminos, en los llanos y en los cerros, está presente principalmente en los campos cultivados, donde se considera una plaga; suele preferir zonas de suelo suelto y fértil, sobre todo por la presencia de compuestos nitrogenados, a veces descalcificados y subácidos, desde el nivel del mar hasta el cinturón montañoso inferior, a veces incluso más alto.

Descripción –
Fumaria officinalis es una planta herbácea que alcanza una altura media de 20-30 cm, hasta un máximo de 50 cm.
Sus pequeños tallos son de color verde azulado, sin pelo, erguidos o postrados y parcialmente trepadores.
Las hojas son largas y delgadas, pecioladas y profundamente divididas en segmentos delgados.
Las flores se recogen en inflorescencias lasse racemose que llevan más de veinte flores; tienen un color rosa púrpura, más oscuro en el ápice y se asemejan vagamente a un calcetín.
El fruto es una cápsula (aqueno) lisa, elíptica o esférica, comprimida, de tronco o reusada en el ápice, ligeramente reducida en la base, con una superficie lisa o rugosa, de color marrón oliva, de 2 mm de diámetro, llevada por un pedúnculo erecto patente largo 2 veces la bráctea.

Cultivo –
Fumaria officinalis es una planta que prefiere un suelo ligero y bien drenado en un lugar soleado. En algunos casos, puede convertirse en una maleza incluso si es bastante fácil de controlar con el deshierbe manual.
Las flores rara vez son visitadas por insectos, pero son autofértiles y generalmente van a la semilla.
La propagación es por semilla, con siembra de primavera in situ. Normalmente hay muy poca necesidad de sembrar esta semilla ya que las plantas normalmente se siembran por sí mismas.

Costumbres y tradiciones –
La fumaria ha sido muy apreciada al menos desde la época romana por su efecto tonificante y depurativo de la sangre en el organismo.
Es particularmente valioso en el tratamiento de todas las obstrucciones viscerales, en particular las del hígado, en las afecciones del escorbuto y en las molestas enfermedades cutáneas eruptivas, en particular el eccema (para el cual se puede tomar interna y externamente).
La hierba es antiespasmódica, aperiente, colagoga, ligeramente diaforética, ligeramente diurética, laxante y de tono débil.
Se utiliza en fitoterapia, y es un medicamento por su contenido en ácido fumárico, activo, entre otras cosas, para el tratamiento de la psoriasis. Constituye el ingrediente principal de una preparación generalizada para la automedicación.
Además, se obtiene un tinte amarillo de las flores.
Una decocción produce una loción curativa para la «costra de leche» en el cuero cabelludo de los niños.
Contiene los alcaloides: Fumarin (o Protopin), Fumoficinalina, Sinactina, Coridamina, Fumarosin, Sanguinarina, Criptopina, Stilopina. Estos alcaloides en su conjunto tienen una acción antihistamínica, antiplaquetaria y sudorífica eficaz; también están presentes flavonoides: Rutin, Isoquercitina, Kampferolo. Poseen una excelente acción biliar antiespástica y diurética, además de ser ligeramente sedantes.
Finalmente, están presentes los ácidos orgánicos: ácido fumárico, ácido protocatequico, ácido cafeico, ácido clorogénico, ácido cítrico, ácido málico y glicólico. Actúan regulando el metabolismo hepático.
Las principales aplicaciones de esta planta medicinal son para:
– espasmos gástricos y biliares;
– congestión hepática;
– retención de agua;
– trombofilia;
– excitación e insomnio;
– taquicardia nerviosa.
En el pasado se usaba para tratar una gran cantidad de dolencias a pesar de su toxicidad. La hierba fresca o seca también se añadió a la leche vegetal agria. Se agregaron algunas salpicaduras a cada litro de líquido y se dejaron hasta que el líquido se hubiera agriado. Luego se retiraron los aerosoles. Imparte un sabor picante a la leche, actúa como conservante y previene el sabor rancio que puede acompañar a la leche agria.
Se debe tener cierta precaución con Fumaria officinale ya que las dosis excesivas causan efectos hipnóticos y sedantes, especialmente si se toma durante más de aproximadamente 8 días.

Método de preparación –
Cuando se usa Fumaria officinalis, la planta debe cosecharse cuando comienza la floración en verano y puede usarse fresca o seca para uso posterior.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Base de datos útil de plantas tropicales.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (ed.), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore.

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados únicamente con fines informativos, no representan de ninguna manera una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *