Clitocybe nebularis

Clitocybe nebularis

El hongo de la niebla (Clitocybe nebularis (Batsch) P. Kumm, 1871) es un hongo perteneciente a la familia Tricholomataceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Hongos del reino,
División Basidiomycota,
Clase Agaricomycetes,
Subclase Agaricomycetidae,
Orden Agaricales,
Familia Tricholomataceae,
Género Clitocybe,
Especies de C. nebularis.
Los términos son sinónimos:
– Agaricus nebularis Batsch, (1789);
– Gymnopus nebularis (Batsch) Gray, (1821);
– Omphalia nebularis (Batsch) Quél. (1886);
– Lepista nebularis (Batsch) (1974);
– Clitocybe stenophylla P. Karst. (1881);
– Lepista nebularis var. stenophylla (P. Karst.) (1996);
– Clitocybe nebularis var. alba Bataille, Bula. (1911);
– Clitocybe alba (Bataille) Singer (1951);
– Clitocybe nebularis var. alba J.E. Lange (1930);
– Clitocybe nebularis f. alba S. Imai, J. Fac. (1938);
– Clitocybe nebularis f. Bianca Cetto, (1987).

Etimología –
El término Clitocybe proviene del griego κλῑτύς clitús declivio, pendiente y κύβη cýbe cabeza: con la cabeza inclinada, debido a la forma de sombrero generalmente en forma de embudo, debido a las branquias decurrent.
El epíteto específico nebularis proviene de nebŭla niebla, nube: velada, nebulosa, indefinida o grisácea, o de nieblas, para la temporada de crecimiento.

Distribución geográfica y hábitat –
Clitocybe nebularis es un hongo saprofito que necesita un sustrato rico en plantas en descomposición que crece muy a menudo en grupos de numerosos ejemplares, en bosques caducifolios y de coníferas, a finales de otoño y en invierno (si no demasiado rígido). El micelio corre sobre hojas muertas y pequeñas frústulas.

Reconocimiento –
El Clitocybe nebularis es reconocido por tener un sombrero convexo, luego plano, a veces deprimido en el centro; margen contorneado, pardo grisáceo, color blanquecino, no higrófano, pero pálido cuando está seco, cubierto de una flor blanquecina muy fina; 8-20 cm de diámetro, con una cutícula gris de diferentes tonalidades y si el hongo no está húmedo, brillante.
Las branquias son estrechas, desiguales, densas, decurrentes, finalmente blanquecinas con matices color crema; fácilmente separable de la carne del sombrero.
El tallo es de forma cilíndrica, elástico, agrandado en la base y atenuado hacia el sombrero, blanquecino o gris, estriado-fibrilar, a menudo hueco, 6-9 x 1,5-3 cm.
La pulpa tiene una consistencia compacta, firme, luego blanda y de color blanco, con un olor fuerte y aromático, a veces desagradable (como «sudor» o madera) que recuerda al de la Lepista caespitosa y la Lepista inversa. Además, el olor no suele ser desagradable, especialmente en los hongos cultivados en bosques de hoja caduca cálidos. Tiene un sabor suave, intenso y aromático; ligeramente acre en los ejemplares menos jóvenes.
Al microscopio, se observan esporas de color crema en masa, ovoide-elíptica, 6-7 x 3,5-4,5 µm, lisas.
Los basidios son de 20-25 x 5-7 µm, tetraspóricos.

Cultivo –
El hongo de la niebla es un hongo no cultivado que crece en la naturaleza donde los carpóforos a menudo forman largas «líneas rectas» en el suelo, ocasionalmente incluso hasta 30 metros. En otras ocasiones, los grandes grupos forman los conocidos «círculos de brujas».
La impresión que puede tener al encontrar estos hongos es ver muchas pequeñas «nubes» que salen del follaje.

Costumbres y tradiciones –
Clitocybe nebularis es un hongo tóxico que lamentablemente todavía es consumido por muchos por su carne con un sabor aromático e intenso, aunque no todos aprecian porque es bastante fuerte.
Este hongo se puede confundir con Entoloma sinuatum (Entoloma lividum), un hongo venenoso con efectos potencialmente peligrosos, por lo que no se recomienda su recolección para recolectores sin experiencia.
Entre otros hongos, en ocasiones puede ser confundido por los más inexpertos con ejemplares muy antiguos de Lepista caespitosa (a descartar), con el venenoso Entoloma lividum, que puede crecer en el mismo hábitat. La principal diferencia la encontramos en el color de las laminillas de los sujetos maduros: estas son amarillentas en Clitocybe nebularis y rosa intenso en Entoloma lividum, además del fuerte y característico olor en Clitocybe nebularis, decidido a harina fresca en Entoloma lividum.
Clitocybe alexandri también es muy similar, pero tiene un olor ligero y colores marrón-arcilla o gris-amarillentos.
Finalmente mencionamos el Clitocybe clavipes que es más pequeño y más tóxico, tiene una base del tallo típicamente parecida a una maza y acuosa, pulpa blanquecina con olor a almendra amarga y sabor dulce.
Volviendo a la comestibilidad de Clitocybe nebularis, conviene recordar que aunque en muchas zonas de Italia se sigue consumiendo, aunque cada vez menos, este hongo es venenoso para el consumo repetido: las toxinas se acumulan gradualmente en nuestro organismo hasta causar efectos gastrointestinales y neurológicos intoxicaciones. Ha habido casos de personas que padecen fuertes dolores de cabeza.
Desde un punto de vista bioquímico, contiene toxinas volátiles que pueden eliminarse mediante el pre-hervido, responsables del severo dolor de cabeza mencionado anteriormente.
Contiene toxinas solubles en agua que se pueden eliminar tirando el agua antes de hervir.
Finalmente, contiene toxinas termoestables que no se pueden eliminar, que por tanto permanecen incluso después de una cocción prolongada, y que provocan intoxicación por acumulación.
Ciertamente, debe considerarse una especie responsable de intoxicaciones gastrointestinales inconstantes.
Clitocybe nebularis, durante muchos años, fue el hongo más recolectado y comercializado en Italia, pero su toxicidad ahora se ha demostrado con certeza y se ha eliminado de las listas de hongos comercializables. Desafortunadamente, algunos todavía lo recolectan, incluso si el riesgo de recolectarlo y consumirlo ahora es evidente.
Desde el punto de vista ecológico, se destaca que Clitocybe nebularis tiene un huésped especial: Volvariella surrecta, un pequeño hongo que crece sobre los viejos sombreros en descomposición de Clitocybe nebularis, que invade con su micelio blanquecino claramente visible incluso antes de que aparezcan los basidiomas dotados de una hermosa volva rosa.

Método de preparación –
Como se mencionó anteriormente, Clitocybe nebularis es un hongo tóxico especialmente debido a la ingestión repetida y la acumulación de toxinas.
Sin embargo, si la intención es seguir consumiendo este hongo a pesar de todas las contraindicaciones, es bueno seguir algunas precauciones.
Primero, el hongo debe someterse a un pre-hervido prolongado de al menos 30 minutos; con este método no se afecta la integridad de las setas porque la carne es muy compacta; además, la sala de cocción debe estar ventilada.
Luego se deben voltear los carpóforos en un colador y se verifica que se pierda toda el agua de cocción.
A continuación, los champiñones se colocan al baño maría en una palangana y se dejan en remojo durante unos 30 minutos. En este punto del procesamiento, se debe quitar toda el agua y los champiñones se pueden cocinar al gusto o conservar en aceite.
Cabe señalar, una vez más, que sigue siendo conveniente consumir este hongo con mucha precaución, es decir, unos pocos ejemplares a la vez y en comidas bastante espaciadas en el tiempo.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Cetto B., 2008. Setas reales, Saturnia, Trento.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (ed.), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados únicamente con fines informativos, no representan de ninguna manera una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *