Cómo se reproduce el ciprés

Cómo se reproduce el ciprés

El ciprés común o ciprés mediterráneo (Cupressus sempervirens, L.) es una conífera de la familia Cupressaceae y originaria de Asia Menor y el Mediterráneo oriental pero que hoy ocupa toda su cuenca.
Esta planta se conoce desde tiempos muy remotos también en Irán y Mesopotamia, donde probablemente era nativa.
Es una planta típica de zonas de clima cálido, con veranos secos, que sufre de fríos prolongados, pero su reproducción espontánea y adaptabilidad a todo tipo de suelo la ha llevado a vegetar en casi todas partes, incluso hasta 700 m sobre el nivel del mar. y en suelos áridos.
Debido a estas características, se utiliza no solo como planta ornamental, sino también como árbol de reforestación y típico del paisaje incluso en algunas zonas del interior de Italia, como Marche, Toscana y Umbría.
La reproducción del Ciprés puede tener lugar tanto por semilla como por esqueje.

Reproducción por semilla –
La reproducción del ciprés por semilla debe realizarse en primavera, después del último resfriado.
Las semillas se pueden comprar en tiendas especializadas o en línea o recolectarse cuando los conos aún están verdes pero medio abiertos.
Las semillas luego se ponen a germinar en un sustrato blando (1/3 de arena y dos de tierra orgánica) y se mantienen siempre húmedas hasta que aparecen los brotes, que generalmente emergen del suelo entre 2 y 3 semanas.
Recuerde colocar el semillero en su lugar en un lugar brillante pero no expuesto a la luz solar directa.
Después de aproximadamente un mes, cuando las plántulas son lo suficientemente fáciles de manipular, pueden transferirse a macetas individuales y criarse en ellas hasta el momento de la implantación en la posición final.
Dado el bajo grado de germinación de las semillas, se recomienda sembrar muchas más semillas de las que las plantas necesitan para reproducirse.

Reproducción por esquejes –
Es preferible la técnica de multiplicación de esquejes ya que es más rápida. La diferencia entre las dos técnicas es que con la de semilla tienes plantas con una herencia genética diferente mientras que en la propagación por esquejes obtienes todos individuos idénticos. La elección de una técnica nunca reemplaza a la de la otra en la naturaleza: ambas desempeñan su papel.
Volviendo a la técnica de corte, para operar con este sistema se necesitan partes apicales semileñosas, sanas y no demasiado gruesas.
El procedimiento consiste en utilizar herramientas adecuadas, afiladas y, sobre todo, desinfectadas y con ellas hay que cortar las porciones apicales de ramitas de 15-20 cm de largo.
Una vez obtenidas estas porciones, se deben retirar las hojas inferiores, como es habitual, dejando solo 3-4 apicales. También es aconsejable tratar la parte basal de los esquejes con una solución de enraizamiento durante al menos 12-24 horas.
En este punto los esquejes deben ser enterrados aproximadamente 1/3 de su longitud en un sustrato de turba y arena a partes iguales, haciendo agujeros preventivos con un palo o incluso un lápiz.
Después de enterrar el esqueje, el suelo debe compactarse y regarse abundantemente.
Es útil tapar este contenedor (que también puede ser un palé) con una película de polietileno o una placa de vidrio que permita mantener la humedad adecuada pero debe retirarse en las horas más calurosas del día.
Cuando los nuevos brotes aparezcan en la parte apical o lateral esto significará que el esqueje ha comenzado a emitir raíces. En este punto, será necesario pasar unos 15 días más y volver a plantar los esquejes individuales en macetas individuales para permitir que el sistema de raíces se fortalezca en un lugar cálido y húmedo durante aproximadamente dos años antes de colocarlos de forma permanente. Los períodos más indicados para realizar esquejes de ciprés son los que no son ni demasiado fríos ni demasiado calientes; en general se puede elegir entre el mes de septiembre o el de abril-mayo.
Las llanuras ahora listas para el trasplante final deben plantarse. Aquí también el período depende de la latitud en la que se encuentre. En general, en regiones con clima templado, se planta en otoño entre octubre-diciembre, en regiones con clima invernal rígido y nevado, la planta debe realizarse en el período de fines de primavera para evitar romper las ramas bajo el peso de la nieve y otros daños por el frío.
Recuerda que la operación de trasplante debe realizarse con mucha suavidad, evitando molestar las raíces, ya que el ciprés es una planta que no aguanta esta operación.
Para conocer los detalles de la técnica de cultivo, consulte la siguiente hoja.





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *