Cáliz

Cáliz

Con el cáliz final, en botánica, nos referimos al conjunto de sépalos que constituye el primer verticilo del perianto de la flor de diclamida.
El término cáliz proviene del latín calix –ĭcis.
El cáliz encierra los otros órganos de la flor antes de que florezca, protegiéndolos. Junto con la corola forma el perianto.
Los sépalos son hojas modificadas; generalmente de color verde, pero pueden tomar la apariencia de un pétalo y volverse de color, por lo que se denominan petaloides.
Cuando el vidrio adquiere colores llamativos, realiza la función de la corola si esta está ausente o reducida.
Si los sépalos están libres el uno del otro, el cáliz se llama dialisepal o polisepal (lino, rosa); si están unidos, aunque sea por una corta distancia, decimos gamosepalo primula, lirio de los valles, datura).
En el cristal de diálisis cada pieza está formada por el clavo que es la parte basal que se inserta en el receptáculo y la solapa que es la parte abocinada de arriba.
El cáliz de gamosepalus tiene el tubo que es la parte donde los sépalos permanecen unidos, la boca o garganta que es la parte donde se separan y el colgajo que es la parte superior, libre y dilatada.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *