Los antiguos griegos y la agricultura

The ancient Greeks and agriculture

La agricultura en la antigua Grecia representó la principal fuente de la economía de esa tierra. Aproximadamente el 80% de la población estaba empleada en esta actividad.
La información histórica y los hallazgos nos dicen que durante los primeros días de la historia griega, como se muestra en la Odisea, la agricultura y la dieta de los griegos se basaban en los cereales (sitos, aunque generalmente se traduce como trigo, de hecho podría designar cualquier tipo de cereal). .
De hecho, la mayoría de los cereales estaban cubiertos de cebada (90%), que era menos exigente y productiva en comparación con el mejor valor nutricional del trigo.
Para la trilla de los cereales utilizamos una era (Área lat.) En tierra batida, o pavimentada con piedra, sobre la cual se desgranaba primero el grano por pisoteo de animales (mulas, ganado, caballos) y trilla manual con azotes y corregida; luego siguió el aventado, que quitó las pajitas mediante ventilación natural o manual, con vanni y ventiladores. En general, los rendimientos de los cultivos se mantuvieron muy bajos y estacionarios durante toda la era griega.
Los griegos practicaban la rotación bienal de cultivos, alternando de año en año entre tierras sin cultivar y cultivadas. Los intentos de introducir la rotación de cultivos de tres años con leguminosas en el tercer año encontraron problemas debido a la pobreza del suelo griego y la ausencia de mecanización. Tampoco utilizaron estiércol animal, probablemente debido al escaso número de cabezas de ganado. El único aditivo al suelo eran las malas hierbas que quedaban en el suelo después de la cosecha en barbecho.
En junio se cortó el trigo y la cebada. La trilla se realizó con la ayuda de animales; las espigas eran pisoteadas por bueyes, asnos o mulos, y el grano almacenado. Las mujeres y los esclavos trabajaban la tierra y hacían pan.
En cuanto a los rendimientos de los cultivos herbáceos, estos, en general, se mantuvieron muy bajos y estacionarios a lo largo de la historia de la antigua Grecia y los rendimientos de 1:10 atestiguados para Egipto nunca se alcanzaron, donde el limo del Nilo hizo superflua la fertilización y los barbechos; o incluso rendimientos de 1:12 o 1:15 atestiguados para Mesopotamia. El rendimiento medio (proporción semilla: cosecha) en Grecia apenas superó la proporción de 1: 3; esto significa que, reservando 1/3 para la siguiente siembra, la cosecha útil no fue más del doble de la sembrada.
Pero pronto, debido a la escasez de tierra cultivable, la demanda superó la capacidad de producción. La «estrechez» de las tierras cultivables (en griego antiguo: στενοχωρία / stenokhôría) también explica la necesidad de la colonización griega y la importancia que las cleruquías de Anatolia habrían tenido en el control de la producción de cereales en el imperio ateniense.
Este testimonio también nos llega de Platón:
– Producirán cereales y vino, y se nutrirán obteniendo harina de cebada y trigo, amasando excelentes bollos y horneando panes. Como guarnición tendrán sal, aceitunas y queso, y hervirán cebollas y verduras. Tendrán higos secos, garbanzos y habas, y asarán al fuego mirto y bayas de haya, que acompañarán de una ingesta moderada de vino … (Platón, Repubblica 372);
– A medida que crezcan las necesidades, la tierra, que antes era suficiente para alimentarlos, se volverá insuficiente. Tendrán que restar una parte de la tierra de los vecinos, para tener suficiente para arar y pastar, y también los vecinos con ellos, si ellos también se entregan a la búsqueda de bienes ilimitados, yendo más allá del límite de lo necesario. . Así nacen las guerras … (Platón, República 373D).
Pero la tierra griega era especialmente apta para el cultivo del olivo que proporcionaba grandes cantidades de aceite. El cultivo del olivo se remonta a un período arcaico de la historia griega. El olivar era una inversión a largo plazo: un árbol tardaba más de veinte años en empezar a producir aceitunas y, con las técnicas de la época, solo producía frutos cada dos años.
La recolección de la aceituna se realizó desde finales de otoño hasta principios de invierno, tanto a mano como con caña. Las aceitunas se colocaron en cestas de mimbre y se dejaron fermentar durante un par de semanas antes de ser prensadas. La prensa de tornillo, también conocida como prensa griega por Plinio el Viejo (XVIII, 37) fue una invención romana del siglo II a.C. El aceite se almacenó en macetas de terracota. Este fue también el momento de la poda de árboles y vides y la recolección de leguminosas.
Las uvas eran otro fruto importante de la tierra rocosa, pero requerían mucho cuidado a pesar de que habían sido cultivadas desde la Edad del Bronce.
Estos cultivos principales estuvieron flanqueados por el cultivo de hortalizas y legumbres (col, cebolla, ajo, lentejas, garbanzos y frijoles) y plantas aromáticas (salvia, menta, tomillo, ajedrea y orégano). Los huertos incluían higueras, almendros, manzanos y perales. Otras plantas cultivadas fueron el lino, el sésamo y la adormidera.

Granjas –
Por otro lado, las granjas estaban menos desarrolladas. La cría de ganado también se consideraba un signo de poder económico y, como dice Homero, no estaba bien desarrollada en la antigua Grecia. La situación de la civilización micénica era diferente, que estaba familiarizada con la cría de ganado, en la práctica estaba limitada por la expansión geográfica en tierras inadecuadas. Las cabras y las ovejas se convirtieron rápidamente en el ganado más común; menos difíciles de criar, proporcionaban carne, lana y leche (generalmente convertida en queso). Otros animales criados fueron cerdos y aves de corral (pollo y gansos). El ganado era raro y normalmente se utilizaba como animales de trabajo, aunque a veces se utilizaba como animales de sacrificio (ver Hecatombe). Los burros, mulas y sus cruces fueron criados como animales de carga o de tiro.
También existían empresas que se ocupaban tanto de la agricultura como de la ganadería, así como las especializadas en la cría de ganado. Una inscripción mencionaba a un tal Eubulus de Elateia, en Phocis, que poseía 220 terneros y caballos, así como al menos 1000 ovejas y cabras. Los rebaños de ovejas se trasladaban entre el valle en invierno y la montaña en verano. Existían impuestos por el tránsito o parada de rebaños en las ciudades.
También se criaba ganado, pero no estaba tan extendido como otros animales domésticos.
Si tuviéramos que creer la Odisea, entre Ítaca y las tierras del Peloponeso sometidas al dominio de Ulises habría 12 rebaños de ganado, 12 rebaños de ovejas y la misma cantidad de cabras, 24 porquerizas, de las cuales 12 junto al palacio. de Ítaca abastecía a los comedores de pretendientes con 360 cerdos de ceba al año (1 por día por tanto). Se trata de exageraciones obviamente “épicas”, pero sin embargo indicativas de la mentalidad de la época. La exageración se refiere principalmente a la cría de ganado, que en Grecia se practicaba en una escala mucho menor, dada la escasa disponibilidad de forraje, los mayores costos de mantenimiento y también el bajo rendimiento de leche y derivados.
Sin embargo, las limitadas posibilidades de la cría de ganado favorecieron el mantenimiento del ganado de trabajo (arado, remolque), que constituía la fuente más importante de energía animal.
La cría, especialmente en forma de pastoreo itinerante y / o trashumante, fue casi exclusivamente de ovejas y cabras: por la mayor economía, por la mayor disponibilidad de pasto dada la adaptabilidad de las ovejas, y más aún de las cabras, a los pastos pobres en el país. área subtropical y también predesertica, y por el mayor rendimiento en comparación con las vacunas. Las ovejas se criaron tanto para la leche y el queso como para la lana, hilaron y tejieron en granjas familiares. Cabras, para leche y derivados (la cabra produce 2/3 veces más leche que la oveja), pero también para cabritos de matadero (las cabras se reproducen más rápidamente que las ovejas).
La cría rara vez era sedentaria y también albergaba ovejas y cabras. Una cría confinada, que fuera más allá del refugio temporal, especialmente de noche, en los apriscos, habría requerido una integración con la agricultura (producción de forrajes) posible sólo en las zonas particularmente favorecidas.
Esta integración sinérgica entre la agricultura y la agricultura no siempre fue fácil de lograr: los grandes propietarios romanos podían poseer tanto áreas de cultivo como ganado ovino y caprino, pero a nivel de propiedad más modesta la coexistencia de las dos producciones podría ser problemática, sobre todo porque la ganadería , incluso los pequeños, disponibilidad de forrajes, cuyo cultivo inevitablemente iba en detrimento de los cereales y los cultivos hortícolas.
La consideración por los caballos era diferente. Siempre visto como un animal de prestigio y lujo. Los caballos se criaron en las llanuras de Tesalia y Argólida; en Las nubes, obra de Aristófanes, se ilustra el esnobismo ecuestre de los aristócratas atenienses: Fidippis, el hijo del héroe, tenía una adicción a los caballos de carreras y arruinó a su padre Strepsiade.
Finalmente las abejas. La apicultura era muy importante ya que proporcionaba miel, la única fuente de azúcar conocida por los griegos. También se utilizó en medicina y en la producción de hidromiel. Los antiguos griegos no tenían acceso a la caña de azúcar. Imetto, una región de Ática, era conocida por la calidad de la miel producida. La cera de abejas se utilizó en el proceso de fundición a la cera perdida para producir estatuas de bronce, pero también medicamentos.

Silvicultura –
La silvicultura desempeñó un papel importante en la antigua Grecia, de la que se obtenía madera, utilizada principalmente para fines domésticos; las casas y los carros estaban hechos de madera, al igual que el arado (aratron).
Lamentablemente, los bosques griegos, ubicados en la sierra, fueron despojados de cabras y la producción del carbón necesario para la extracción de plomo y plata en el gran complejo minero de Laurio; no pasó mucho tiempo antes de que tuviera que ser importado principalmente para la producción de barcos (ver trirreme).
Herramientas agrícolas –
El bronce se utilizó para la construcción de herramientas y armas agrícolas, pero el arado estaba hecho de madera (las piezas de metal eran raras) y solo podía raspar el suelo sin poder darle la vuelta. El azadón y la pala también se utilizaron para romper los terrones de tierra. La tierra fue sembrada a mano. La azada también se utilizó en parcelas demasiado pequeñas para soportar el arado y en huertos y viñedos.
De hecho, en los casi cuatro siglos que transcurren entre Hesíodo y Jenofonte, no se produjo ninguna mejora en la agricultura. Las herramientas siguieron siendo mediocres y no hubo inventos para aligerar el trabajo de hombres o animales. Sólo con la llegada de los romanos se generalizó el molino, utilizando la energía hidráulica para aumentar la potencia muscular utilizada hasta entonces. Entonces fue necesario llegar a la Edad Media para tener verdaderos arados para remover bien la tierra. Ni el riego, ni la mejora del suelo ni la cría de animales registraron avances significativos. Solo la tierra más rica, como la de Mesenia, podía producir dos cosechas al año.

La propiedad –
No se conoce bien cómo se asignaron las propiedades agrícolas y cuáles se redistribuyeron, con la excepción de Atenas, y algunas áreas en las que los reconocimientos aéreos permitieron el análisis de la distribución histórica de la tierra.
Se sabe, sin embargo, que antes del siglo V aC, es seguro que la tierra pertenecía a grandes terratenientes, como los eupatridas del Ática. Sin embargo, el uso de la tierra varió según las regiones; en Ática, las grandes propiedades se habían dividido en lotes más pequeños, mientras que en Tesalia eran administradas por propietarios individuales.
Sin embargo, con el tiempo, a partir del siglo VIII a. C., aumentaron las tensiones entre los grandes terratenientes y los campesinos, que encontraban cada vez más dificultades para sobrevivir. Esto probablemente se puede explicar por el crecimiento de la población causado por la reducción de la mortalidad infantil y agravado por la práctica de dividir la tierra en partes iguales entre los numerosos herederos de cada generación (atestiguada tanto por Homero como por Hesíodo). En Atenas, la crisis se resolvió con la llegada de Solón en el 594 a. C. Prohibió la esclavitud por deudas e introdujo otras medidas para ayudar a los campesinos. En el siglo V a. C., la práctica de la liturgia (en griego antiguo: λειτουργία / leitourgia – literalmente, «obra pública») colocó la responsabilidad de la prestación de servicios públicos sobre los hombros de los ricos y dio lugar a una gran reducción de la propiedad de la tierra. Se estima que la mayoría de los ciudadanos con rango de hoplita poseían alrededor de 5 hectáreas de tierra. En Esparta, las reformas de Licurgo llevaron a una drástica redistribución de la tierra, con una prevalencia de 10/18 lotes por hectárea (kleroi) distribuidos a cada ciudadano. En otros lugares, los tiranos llevaron a cabo redistribuciones de las tierras confiscadas a los ricos enemigos políticos.
Desde el siglo IV a.C. en adelante la propiedad comenzó a concentrarse entre unos pocos terratenientes, en particular en Esparta donde, según Aristóteles, el país había pasado a manos de unos pocos (Política, II, 1270a). [5] Sin embargo, las propiedades de los aristócratas en Grecia nunca alcanzaron el tamaño de las grandes propiedades romanas; durante el período clásico, los ricos Alcibíades poseían sólo 28 hectáreas (Platón, 1 Alcibíades, 123c). [6] En cualquier caso, la tierra quedó íntimamente asociada al concepto de riqueza. El padre de Demóstenes poseía 14 talentos y solo una casa con terreno propio, pero fue una excepción. Cuando el banquero Pasione hizo su fortuna, se apresuró a comprar varios terrenos.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *