Humedales y agricultura, una combinación para reconectar

Humedales y agricultura, una combinación para volver a conectar

Las zonas húmedas, es decir, aquellos ambientes naturales donde hay una coexistencia particular de tierra y agua y por lo tanto de un ecosistema particular, están en peligro.
Gran parte de los humedales del mundo se han perdido en los últimos tiempos, y la mayor parte de la destrucción se ha producido en los últimos 50 años. Las principales causas son: destrucción directa, especies exóticas, agricultura e industria.
El reconocimiento oficial de la importancia de estas áreas vino con la Convención Internacional de Ramsar (Convención sobre Humedales de Importancia Internacional), firmada el 2 de febrero de 1971, donde se entiende por «humedales» «… los pantanos y marismas, turberas o embalses, naturales o artificiales, permanentes o temporales, con agua estancada o corriente, dulce, salobre o salada, incluidas extensiones de agua de mar cuya profundidad, durante la marea baja, no exceda los seis metros «. Los sitios que poseen estas características y que son de importancia internacional, especialmente como hábitat de aves acuáticas, pueden incluirse en la «lista de humedales de importancia internacional» aprobada por la propia convención.
Los sitios Ramsar identificados en Italia son actualmente 51 para una superficie total de 60.052 hectáreas.
Algunas áreas entonces, debido a sus extensiones más pequeñas, corren el riesgo de sufrir más los efectos de un “uso de la tierra” fuera de las reglas de la Naturaleza.
Estas zonas, conocidas como Humedales Menores (Breis), son hábitats que pueden realizar la función de trampolín; los humedales más pequeños son puntos críticos de biodiversidad y un lugar esencial para un gran número de especies raras y en peligro de extinción.
En 2008, una encuesta examinó hasta 305 ZUM italianos, naturales (estanques, pequeños lagos, desembocaduras de ríos, turberas, etc.) y artificiales (campos de arroz, salinas, zanjas defensivas de edificios históricos, tanques de piscicultura, etc.) ).
Para entender el estado de salud de los Humedales Menores, se creó un índice de vulnerabilidad; El análisis realizado en Italia sobre estas áreas encontró, lamentablemente, que están seriamente amenazadas por factores de riesgo naturales graves (calentamiento global, por lo tanto, mayor sequía y tendencia a secar muchas Zums) y perturbaciones antropogénicas (recuperación agrícola, contaminación, nuevas carreteras, nuevas asentamientos industriales y construcciones, fenómeno que es especialmente preocupante en Cerdeña).
Lamentablemente, este estado de la técnica involucra tanto a todo el planeta que el 2 de junio de 2015 en Punta del Este, Uruguay, la Directora General de la UICN, Inger Andersen, se dirigió a los participantes de la ceremonia de apertura de la duodécima reunión de la Conferencia de las Partes (COP) declararon: «Debemos asegurarnos de que la Convención de Ramsar sea un catalizador del cambio, y que el cambio sea lo suficientemente efectivo como para detener y revertir el proceso de pérdida y destrucción de humedales».
Han pasado algunos años desde ese día, pero la condición de los humedales sigue en grave deterioro.
Les recordamos que los humedales son sistemas en los que hay un intercambio y paso de elementos y organismos, ambientes imprescindibles para la supervivencia tanto de especies muy localizadas como endémicas, y especies migratorias que encuentran refugio y recursos tróficos allí, en los que diversos factores de presión derivado de una amplia gama de actividades antropogénicas, incluida la urbanización, la agricultura, la ganadería, el turismo, la generación de electricidad, la industria, así como los efectos del cambio climático.

Los humedales pagan un precio demasiado alto, especialmente por la interferencia de los sistemas agrícolas que, obviamente, por extensión y contigüidad, juegan un papel decisivo en estas áreas.
La desaparición o reducción de humedales tiene consecuencias ecológicas, y por lo tanto desastrosas económicas; deben interrumpir cadenas enteras con problemas que repercutan en la capacidad de los ecosistemas (y dentro de ellos de la agricultura) para regenerarse. Y sin la regeneración de los ambientes, toda la vida en el Planeta corre grave peligro.
Entre los principales culpables de esta situación se encuentra, por supuesto, cierto tipo de agricultura.
La agricultura en las últimas décadas ha estado fuertemente condicionada por un modelo productivo fuera de las reglas y, por tanto, por la salvaguarda de la Naturaleza. Nos preocupan los ingresos netos del agricultor, los problemas del mercado, los sistemas de calidad, fuera de la calidad real del ecosistema, implementando una degradación sin precedentes del medio ambiente.
Desde hace años, a partir de la Agenda 2030 (septiembre de 2015) y recientemente con el European Green Deal (diciembre de 2019), e internamente, con el Farm to Fork de mayo de 2020, se ha entendido esta seriedad.
La enseñanza que nos llega de todo esto es, ante todo, de orden ético.
Ninguna actividad humana se puede hacer sin el máximo respeto a las reglas de la Naturaleza y por lo tanto sin la protección de sus espacios.
Hemos interferido, y lamentablemente, seguimos haciéndolo sobre la naturaleza, sus espacios, sus reglas, sus necesidades, asumiendo un camino alternativo.
La respuesta es que no hay alternativa: no hay tecnología, sistema de producción, modelo de desarrollo,
Incluso antes de cambiar nuestra relación con las cosas que nos rodean, debemos cambiar la forma en que las percibimos y nos hacemos conscientes de ellas.
Hay una especie de fricción y puntos de vista entre los operadores del mundo agrícola y los ciudadanos de a pie. Quién exige el respeto de las reglas de producción, quién plantea cuestiones de insostenibilidad económica ante un cambio necesario.
Sigue siendo una forma de pensar parcial y distorsionada. Las leyes de la naturaleza nos dicen que para poder ser mejores debemos actuar de acuerdo a sus reglas. La agricultura, entre sus muchas actividades, debe entender esto; un entendimiento que recae no sólo en los hombros de quienes producen sino de todos los que consumimos.
Hay, de hecho, una forma “ética” de nutrir y consumir, que debe estar de acuerdo con la forma de producir alimentos: el derecho primordial de toda persona.
La dirección emprendida se llama agroecología para el sector agrícola.
La agroecología, con sus reglas, hoy representa el único camino a seguir, ya que su visión, sus reglas, su forma de ser, son las únicas que van con los principios de la naturaleza, y dentro de ella, de esas áreas, como los humedales. , u otros hábitats particulares sin los cuales la palabra desarrollo o historia futura ya no tiene sentido.
Aquí, sin embargo, la política es a nivel europeo con la PAC (Política Agrícola Común) y el PSR (Programa de Desarrollo Rural), que a nivel nacional y regional deben revisar globalmente su enfoque.
Aún queda mucho camino por recorrer porque primero hay que madurar a nivel de cómo percibimos el entorno que nos rodea y cómo debemos promover y apoyar (también económicamente) a las personas y los procesos.
Mercados, SPREADs, valores monetarios, índices bursátiles, etc. incluso hoy en día no tienen un hábitat ecológico pero su y nuestro futuro depende de la salud de los hábitats naturales.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *