Cómo cultivar pistacho de forma biológica

Cómo cultivar pistacho de forma biológica

El pistacho (Pistacia vera – L.) es un árbol frutal de la familia Anacardiaceae y originario de Oriente Medio, donde ya se cultivaba en tiempos prehistóricos, particularmente en Persia.
Como relata en sus famosos Los dipnosofistas, Ateneo de Naucrati, escritor y sofista griego que vivió en el siglo II, en el Imperio Romano, varios autores griegos y helenísticos hablan del pistacho, colocando su cultivo en Siria, Persia e India, y llamándolo bistachion o pistekia o pistekion.
Por lo tanto, la tesis según la cual “pistacho” deriva del árabe “fustuaq” carece de fundamento.
Pronto su cultivo se extendió en la cuenca mediterránea entre griegos y romanos.
Hoy, en Italia, el pistacho se cultiva en el sur y especialmente en Sicilia y especialmente en la zona de Bronte (CT) y en la provincia de Agrigento.
La planta del pistacho tiene fama de planta rústica pero si se cultiva de forma intensiva y en riego puede manifestar cierta fragilidad. Además, el pistacho es una planta dioica, es decir, con presencia de ejemplares que solo llevan flores masculinas y otros solo flores femeninas y esta característica hay que tenerla en cuenta a la hora de plantar.
A esto se añade otra peculiaridad, a saber, que en la floración del pistacho se desarrollan primero las flores masculinas y, a los pocos días, las femeninas. Por esta razón la flor masculina produce polen vital solo durante 2-3 días, mientras que la femenina es receptiva durante 4-5 días. Además, la polinización es anemófila, es decir, debido a la acción del viento.

Planta de pistacho –
Para iniciar una buena producción, ya sea que vayas hacia un cultivo de tipo comercial o familiar, debes tener en cuenta que es necesaria una planta macho de pistacho para polinizar un número de 8-10 plantas hembra.
Además, sobre todo en cultivos de mayor tamaño, es bueno colocar un mayor número de ejemplares masculinos detrás de los vientos dominantes con el fin de favorecer la polinización (que recordamos es anemófila) de flores masculinas a femeninas.
También es recomendable plantar plantas ya injertadas de al menos 1-2 años de edad, especialmente si no está familiarizado con el injerto de esta planta que tiene un bajo porcentaje de injerto.
La distancia de plantación del pistacho, a pesar de lo que se encuentra en algunos textos, nunca debe bajar de 7 x 7, especialmente si el cultivo es de regadío, ya que las plantas tienden a producir ramas muy dilatadas. La elección de este sexto, o incluso más amplios aunque por un lado parezca que incide en la cantidad de producto, a la larga, favorece las técnicas de cultivo ecológico y el aligeramiento de las intervenciones de poda, que luego disminuyen la producción en años posteriores .
La planta debe realizarse entre la segunda quincena de febrero y finales de marzo.
Esto se debe a que el pistacho se cultiva sobre todo en las regiones del sur, no tanto por su resistencia al frío invernal, ya que la planta en reposo vegetativo soporta temperaturas de hasta -20 ° C, como por el peligro de que vuelva el frío. De hecho, el peligro de la vuelta del frío puede afectar negativamente a la floración precoz y delicada que, en los casos más extremos, puede comprometer la producción del año.
Por este motivo, el cultivo del pistacho debería realizarse preferentemente en regiones de clima mediterráneo y, sobre todo, en zonas muy soleadas y resguardadas.

Tipo de suelo e irrigación –
Contrariamente a la consideración común de que el pistacho es una planta rústica y se adapta bien a cualquier tipo de suelo, esto es cierto hasta cierto punto. De hecho, el pistacho prefiere un suelo profundo, rico en sustancia orgánica, con buen drenaje, especialmente si se cultiva en riego y en áreas planas.
En cuanto al riego, incluso si el pistacho crece y prospera bien incluso en suelos secos y en condiciones de escasez de agua, esta planta se beneficia enormemente del riego, pudiendo llegar a duplicar la producción.
El riego recomendado es el riego por goteo, con microaspersores que se pueden colocar en alas voladoras o incluso, especialmente en los últimos años, para subirrigación.

Fertilización –
En el cultivo del pistacho, especialmente en el régimen biológico, la fertilización adquiere un importante papel cuantitativo y cualitativo.
El brebaje de fondo es el que va desde la primera sílaba hasta la planta que, recordemos, entra en producción al cabo de unos años. Aquí recomendamos la intervención con letal maduro, para ser colocado en los hoyos cavados y esperar unos días antes de plantar.
Para los años siguientes es suficiente una fertilización más ligera, utilizando compost o humus de lombriz o, en todo caso, sustancia orgánica bien humificada colocada en la base de las plantas.
Los fertilizantes nítricos nunca deben utilizarse también porque su uso favorece algunos parásitos fitófagos que, además de dañar la planta, crean significativos problemas ecológicos.

Poda –
El pistacho se eleva utilizando la forma de maceta libre, con un andamio creado a una altura de un metro. Se trata de un sistema que permite realizar de manera eficiente todas las principales operaciones de cultivo.
En las operaciones de poda también se tiene en cuenta el fenómeno de alternancia de producción al que está sujeto este cultivar. En cualquier caso, para los detalles de esta técnica, consulte la página siguiente.

Defensa contra plagas –
Si el cultivo de pistacho ha respetado las normas anteriores y no ha hecho un uso imprudente de los productos nitrogenados, la planta no debería presentar problemas particulares.
En este sentido es aconsejable, en la producción comercial, nunca crear grandes parcelas especializadas sin presencia de césped, setos de interrupción de algunas hileras rotas, e interrupción de las mismas con otros cultivos. La baja biodiversidad de los cultivos, combinada con el uso incorrecto de fertilizantes y técnicas agronómicas, es el primer factor de empobrecimiento del sistema con consecuencias fitopatológicas, muchas veces de difícil solución.
En todo caso, cualquier intervención de mérito deberá realizarse en base a las indicaciones de un Ingeniero Agrónomo, mediante una inspección detallada.
Cualquier otra indicación de intervención fitosanitaria, no apoyada por esta indicación, ni siquiera es indicativa.
En los cultivos de cosecha propia se pueden utilizar macerados naturales, como cola de caballo, ortiga y ajo, que pueden prevenir y fortalecer la planta.

Productividad del pistacho –
Una planta de pistacho entra en producción en un período que va del quinto al séptimo año de edad. A partir del décimo año entra en la mejor productividad que dura mucho tiempo, 30-40 años. También hay que tener en cuenta que los frutos maduran gradualmente y que la madurez plena se produce desde agosto hasta finales de septiembre.
La producción por planta puede oscilar entre una media de 7-10 kg, con picos que sin embargo pueden llegar a los 30 kg, especialmente en sistemas de regadío.
Después de la cosecha, se debe retirar la cáscara, seguido por el secado de los frutos con la cáscara al sol o en maquinaria especializada. Al sol puede durar alrededor de 3-4 días. Posteriormente, el pistacho con cáscara debe almacenarse en sacos de yute, en locales higiénicamente adecuados, oscuros y secos. Los pistachos sin cáscara, por otro lado, deben tostarse para conservarse.

Variedades y portainjertos –
El pistacho es una planta cuyo crecimiento se está expandiendo.
En Italia la variedad cultivada más difundida es la Bianca, también llamada Napoletana o Nostrale. Esta se caracteriza por el color verde brillante de la semilla, muy apreciado comercialmente. Entre las otras variedades populares, más localmente, mencionamos: Cappuccia, Cerasola, Insolia, Silvana, Feminella.
Entre las variedades extranjeras se encuentran el Kern y el Red Aleppo.
En cuanto a la variedad masculina, para ser utilizada como polinizador, la más común es la M10.
Finalmente, portainjerto. En general, la más utilizada es la Pistacia theribinthus. Además, si no se utiliza como rootstock para las variedades femeninas, puede actuar como polinizador.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *