Cuando podar el níspero europeo

Cuando podar el níspero europeo

El níspero europeo (Mespilus germanica L.) es un árbol frutal de la familia de las rosáceas también llamado níspero germánico o europeo; su fruto se llama «níspero».
Esta planta, según estudios recientes, es originaria de la zona del Cáucaso, pero también con los primeros núcleos de difusión en Irán, Turquía y Grecia.
Su difusión fue muy favorecida por los romanos y se extendió hasta tal punto en Alemania que al momento de clasificarlo Linneo, sospechando su origen en esta zona, lo llamó Mespilus germanica.
Hoy en día esta planta está muy extendida por toda Europa como planta espontánea en bosques latifoliados o como rebrote en campos no cultivados, aunque, en los dos últimos siglos, tanto en Europa como en otros países del mundo ha sido progresiva y comercialmente reemplazado por el níspero japonés a una especie diferente.
El níspero europeo es una planta muy resistente al frío invernal, sube hasta los mil metros de altitud y esto hay que tenerlo en cuenta para establecer las modalidades y el período de poda.

Periodo de poda –
La poda más importante del níspero europeo, y la que implica mayores intervenciones, debe realizarse al reinicio del período vegetativo, aproximadamente en el mes de febrero. Intervenir en los meses de invierno nos permite encontrar ramas desnudas, desprovistas de las hojas grandes y gruesas que forman este árbol. No es necesario adelantarse antes del mes de febrero porque el invierno no ha terminado y sus efectos aún se dejan sentir en partes de la planta y ramas.
En cambio, antes del verano se practica la poda verde, eliminando los brotes que desarrollarían ramas no previstas por el sistema de entrenamiento implementado y los chupones que parten de la base del tallo.
Cabe recordar que la forma típica de cultivo de este árbol es el florero libre, por lo que dejar crecer las ramas que compiten con las ramas principales sería un desperdicio de recursos.
Recordemos que en los primeros años de vida se adopta la poda, llamada adiestramiento o cría, que se realiza para darle al árbol su puesta. El níspero se cultiva en un florero, una forma también apta para los árboles colocados en el jardín porque es tridimensional y estéticamente armoniosa. Para obtener este tipo de crianza es necesario seleccionar tres o cuatro ramas principales de la planta joven que deben comenzar a aproximadamente un metro del suelo. Para detalles de la técnica de poda, ver la siguiente hoja.

Portainjertos –
El níspero europeo se puede criar, tanto a partir de semillas como sobre patrones.
Las plantas nacidas de semillas, sin embargo, crecen muy lentamente y dan fruto en el sexto o séptimo año de vida; además, la capacidad de germinación de la semilla a menudo deja algo que desear y es recomendable utilizar semillas de níspero que no se hayan dejado a la mitad del tamaño, pero que hayan alcanzado la madurez completa en la rama.
El uso de plantas injertadas, en cambio, reduce los tiempos de espera para la fructificación.
El níspero europeo se puede injertar en varias plantas:
– pera, espino, serbal, membrillo, azerole. Hay que decir que el más rústico e indiferente al tipo de suelo es el espino, mientras que el membrillo teme a los suelos calcáreos. La pera y el serbal darán plantas más grandes. Los frutos de níspero cultivados producen frutos más grandes y menor contenido de taninos que los espontáneos.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *