Codeína

Codeína

La codeína, cuyo término en la nomenclatura oficial de la IUPAC es: (5α, 6α) -7,8-didehidro-4,5-epoxi-3-metoxi-17-metilmorfinan-6-ol, también se conoce con el nombre de Metilmorfina.
La codeína tiene una fórmula bruta o molecular: C18H21NO3 y es un alcaloide que contiene 3-metilmorfina, un isómero natural de morfina metilada y 6-metilmorfina.
La codeína es un opiáceo utilizado para análisis. Se obtiene principalmente por metilación de morfina, el principal alcaloide de Papaver somniferum.
Tanto la codeína como la morfina son agonistas selectivos de los receptores opioides μ. Estos receptores están implicados en la modulación de la neurotransmisión del dolor y su activación induce analgesia. La codeína – y en particular la morfina resultante de su metabolismo – como agonista de estos receptores, es capaz de activarlos, ejerciendo una acción analgésica. Además, la codeína actúa de manera central al deprimir el centro nervioso de la tos. Al hacerlo, el principio activo realiza una acción antitusiva.
En farmacología, la codeína se utiliza para tratar el dolor leve a moderado y para aliviar la tos. También se usa para tratar la diarrea y el síndrome del intestino irritable, aunque loperamida, difenoxilato, paregórico e incluso láudano se utilizan con más frecuencia para la diarrea severa.
La codeína puede usarse para el dolor por cáncer, pero se asocia con un aumento de los efectos secundarios. La FDA no recomienda el uso en menores de doce años.
La codeína se administra por vía oral, subcutánea, intramuscular o rectal donde se usa principalmente como analgésico, a menudo en combinación con paracetamol o ácido acetilsalicílico. También se utiliza como antitusivo y antidiarreico. El uso para la sedación de la tos, secreciones secas puede inducir en crisis broncopáticas de insuficiencia respiratoria. Puede causar dolor de cabeza, sedación, depresión, euforia, hipotensión, taquicardia, estreñimiento, vómitos. La codeína es tóxica, pero tiene un efecto diez veces menos potente que la morfina, por lo tanto produce adicción física de forma proporcional y provoca una baja dependencia psicológica, salvo en el caso de individuos ya adictos a opiáceos en el pasado por lo que se debe considerar una atención particular.
Entre los efectos secundarios de la codeína se puede recordar que puede inducir varios tipos de efectos secundarios, aunque no todos los pacientes los experimentan. Esto depende de la diferente sensibilidad que cada individuo tenga hacia la droga. Por lo tanto, no es seguro que los efectos adversos se produzcan todos y con la misma intensidad en cada persona.
A continuación se enumeran algunos de los efectos indeseables que pueden surgir durante el tratamiento con codeína, aunque estos efectos pueden variar según el fármaco que se tome en consideración, por tanto, según la forma farmacéutica, la vía de administración, la concentración del principio activo y la presencia de otros ingredientes activos en asociación.

En general, el uso de codeína debe suspenderse inmediatamente y se debe contactar al médico inmediatamente si aparecen reacciones cutáneas que pueden ocurrir con:
– Picazón, urticaria, erupción cutánea;
– Eritema;
– Eritema multiforme;
– Síndrome de Stevens Johnson;
– Necrolisis epidérmica toxica;
– Pustulosis exantemática aguda generalizada.
Por otro lado, las reacciones alérgicas pueden ocurrir con:
– Hinchazón de la garganta;
– Angioedema;
– Hipotensión;
– Choque anafiláctico;
– Depresion respiratoria;
– Cambios en los latidos del corazón;
– Confusión;
– Convulsiones.
Además, entre los otros efectos secundarios que podrían ocurrir con la ingesta de codeína, se encuentran:
– Náuseas, vómitos, estreñimiento;
– Pancreatitis aguda;
– Sedación y somnolencia;
– Dolor de cabeza;
– mareos;
– Astenia;
– Agitación (principalmente – pero no exclusivamente – en pacientes ancianos);
– Cambios en el estado de ánimo;
– Miosis;
– Calambres abdominales;
– Dificultades respiratorias;
– Retención urinaria.
En caso de sobredosis de codeína es fundamental restaurar la función respiratoria inmediatamente. El antídoto por excelencia, en estos casos, es la naloxona (antagonista de los receptores opioides μ) que debe administrarse por vía intravenosa.
En cualquier caso, si sospecha una sobredosis de codeína, debe comunicarse con su médico de inmediato e ir inmediatamente al hospital más cercano.
También se debe recordar que la codeína es capaz de atravesar la placenta, por lo tanto podría causar daño al feto; más específicamente, podría causar depresión respiratoria. Por esta razón, el medicamento puede usarse en mujeres embarazadas solo en casos de absoluta necesidad y solo bajo la estricta supervisión del médico.

Advertencia: la información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *