Closterotomus trivialis

Closterotomus trivialis

El miruro de olivo (Closterotomus trivialis A. Costa, 1853) es un pequeño insecto perteneciente a la familia Miridae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Sucursal Bilateria,
Phylum Arthropoda,
Subfilo Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cooport Exopterygota,
Subcoorte Neoptera,
Superorden Paraneoptera,
Sección Rhynchotoidea,
Orden Rhynchota,
Suborden Heteroptera,
Infraorden Cimicomorpha,
Superfamilia Miroidea,
Familia Miridae,
Subfamilia Mirinae,
Género Closterotomus
C. trivialis especies.
El término es sinónimo:
– Calocoris trivialis (A. Costa, 1853).

Distribución Geográfica y Hábitat –
Closterotomus trivialis es un insecto con propagación europea. Se encuentra principalmente en Italia, Grecia, Portugal, España y Yugoslavia.

Morfología –
Closterotomus trivialis es un insecto que puede alcanzar una longitud de 6,6-7,9 mm
Tiene un cuerpo de color bastante variable. En las hembras el cuerpo suele ser amarillo y verde, con una cabeza de color amarillo verdoso. Los machos pueden ser rojos y negros.
El pronoto suele mostrar dos puntos negros centrales y dos laterales.

Actitud y Ciclo de Vida –
Closterotomus trivialis se ha informado en la cuenca mediterránea con infestaciones que también pueden causar graves daños a los cultivos de olivos y cítricos.
El insecto produce sólo una generación anual (univoltina) en frutas cítricas y pasa el invierno en la etapa de huevo en las grietas de la corteza.
Las hembras ponen huevos a finales de la primavera.
Los huevos eclosionan en el período comprendido entre el final del invierno y el comienzo de la primavera y las larvas se alimentan de las especies herbáceas del sotobosque, principalmente las especies Urtica y Parietaria officinalis; las Urticaceae son las principales invitadas.
Los adultos en su lugar se alimentan de brotes ya menudo de flores de olivo jóvenes.

Papel Ecológico –
Closterotomus trivialis realiza su actividad trófica pinchando las yemas y flores de los olivos, provocando así sequedad y goteo.
En los cítricos, las picaduras de insectos provocan la emisión de caucho de los órganos afectados, el amarilleamiento y goteo de las flores, el secado del ápice de los brotes y la aparición de pequeñas necrosis y deformaciones del colgajo foliar.
En los perales el ataque se manifiesta con litiasis en los frutos, es decir con la formación de aglomerados de consistencia pedregosa en el interior de la pulpa, depreciando así el fruto.
Las intervenciones de contención de este insecto, al igual que para otros miridos, deben ser de tipo agronómico y biológico ya que los insecticidas interfieren con la entomofauna útil y con mamíferos o aves.
Es necesario evitar el cultivo en las hileras de cultivos que son particularmente atractivos para los miridos, especialmente las plantas de papa y judía verde. Además, se debe implementar un control adecuado de las malezas en el huerto.
Es aconsejable no crear parcelas excesivamente especializadas de olivos o cítricos, adoptando técnicas agroecológicas, con inclusión de otros frutales.
También es necesario evitar la siega de malezas para no provocar la dispersión del insecto en los huertos.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología Agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Napoli.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Napoli.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *