Tetrao urogallus

Tetrao urogallus

El Urogallo común (Tetrao urogallus Linnaeus, 1758) es un ave perteneciente a la familia Phasianidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Phylum Chordata,
Clase Aves,
Subclase Neornithes,
Superorden Neognathae,
Orden Galliformes,
Familia Phasianidae,
Subfamilia Tetraoninae,
Género Tetrao,
T. urogallus especies,
Las siguientes subespecies son reconocidas en esta especie:
– Tetrao urogallus aquitanicus;
– Tetrao urogallus cantabricus;
– Tetrao urogallus karelicus;
– Tetrao urogallus lonnbergi;
– Tetrao urogallus major;
– Tetrao urogallus tardetus;
– Tetrao urogallus pleskei;
– Tetrao urogallus rudolfi;
– Tetrao urogallus uralensis;
– Tetrao urogallus urogallus;
– Tetrao urogallus volgensis.

Distribución Geográfica y Hábitat –
El Urogallo común es un ave distribuida en una amplia gama que cubre gran parte de la ecozona paleártica, que está en constante disminución en todo el continente europeo, haciéndose más frecuente sólo en los vastos bosques de Escandinavia y Rusia. Sus fronteras no se han reducido, pero se encuentra en un número considerablemente menor.
En Italia, la especie se extinguió en los Alpes occidentales mientras todavía está presente en las zonas montañosas de Lombardía, Véneto, Trentino-Alto Adige y Friuli.
En los Alpes el urogallo estuvo presente de forma continua. Su área de distribución ha sufrido una fuerte contracción a lo largo del tiempo y está prácticamente en extinción en los Alpes occidentales. Su presencia también ha disminuido en los Alpes centrales, donde está presente sólo localmente y con consistencias particularmente bajas. También en los Alpes orientales, donde a la fecha (2007) la especie aún se distribuye con suficiente continuidad, las consistencias han disminuido progresivamente de forma preocupante. Pasando de oeste a este, las primeras grandes poblaciones de los Alpes se encuentran en Trentino, en particular dentro del Parque Natural Adamello-Brenta.
Su hábitat es el que va desde los bosques de montaña a los de tierras bajas, con árboles altos – especialmente resinosos – en zonas abundantemente irrigadas ricas en matorrales y arbustos bajos con bayas; también ama las tierras pantanosas. En los Alpes vive principalmente a una altitud entre los 1.200 y 1.700 metros, en bosques de coníferas maduros (posiblemente mezclados con hayas), con plantas seculares, pero de escasa densidad o densos con claros, con capa arbustiva discontinua. Estos bosques fueron alguna vez abundantes, pero ahora, debido a la reducción de los cortes silvícolas, han dado paso a bosques densos, en los que el urogallo ya no puede vivir.

Descripción –
Tetrao urogallus es un ave con presencia de dimorfismo sexual y en la que el macho mide 75-95 cm de largo y la hembra 58-68 cm. el peso es de hasta 5 kg en el macho y de hasta 2 kg en la hembra, respectivamente.
Tiene una envergadura de 1,30 my una cola de 35 cm.
El dimorfismo sexual es evidente: la hembra tiene un plumaje de color marrón uniforme; el macho tiene el cuello y la cola negros, mientras que las alas son marrones, tiene una mancha blanca en el hombro y una roja encima del ojo; los machos también muestran una barba erizada en la garganta.
El ojo es marrón, la membrana periocular roja y el pico córneo blanco.
Los jóvenes, de un traje a otro, tienen varios colores.
Los polluelos, de hecho recién nacidos, son generalmente de color amarillo oxidado, con las riendas marginadas por dos franjas longitudinales marrones y con una mancha marrón entre ellas; una franja parda pasa en forma de arco por encima de los ojos, entre la que se pueden ver otras dos pardo negruzcas, que se unen posteriormente; el occipucio está marcado al revés por una banda negruzca sobre la que se dispone verticalmente una raya que desciende a lo largo de la línea media del cuello; las plumas del dorso tienen manchas y vetas marrones y negruzcas y las del abdomen son de color amarillo grisáceo azufre, más pálidas en la garganta. El ojo es azulado, la pupila es de color plomo, la mandíbula superior es oscura, la inferior es de color cuerno claro; los dedos y garras de las patas, ya cubiertas de plumón, tienen un color amarillento.
Pasados ​​unos días comienzan a aparecer las plumas de vuelo, luego las de la espalda y el pecho y las de la cabeza, de modo que, en definitiva, se completa el primer vestido. En él todas las plumas de la cabeza, de la nuca y del dorso son negruzcas en la base, blanquecinas en la punta, veteadas de óxido amarillo a lo largo del tallo y teñidas transversalmente de este mismo color y negro; las remiges son de color negro-gris con bandas y manchas de color amarillo óxido, las coberteras superiores de las alas son similares a las plumas de la espalda, y las partes inferiores son de color amarillo-óxido con manchas y bandas marrones.
Incluso estas plumas caen pronto y el polluelo tendrá una segunda muda.
La cabeza y la nuca se vuelven gris amarillentas con líneas transversales y onduladas de color marrón y negruzco, la espalda muestra el mismo diseño sobre un fondo marrón óxido, el espacio debajo del ojo es pardusco y manchado de blanco, la garganta grisácea con márgenes y manchas transversales más oscuras, y la parte anterior del cuello de color blanco amarillento con estrías transversales negruzcas y un margen rojizo, a veces flanqueado por otro margen negruzco. La ingluvie es de color amarillo-herrumbre con manchas blanquecinas, el resto de las partes inferiores aparecen cubiertas de plumas blancas, amarillentas y marrones, rayadas transversalmente con un patrón muy irregular. El ojo es azulado, la pupila es gris, el pico córneo; los dedos son grises y las piernas todavía están cubiertas con un edredón gris. Hasta este punto, hombres y mujeres usan los mismos colores, pero en el volumen ya hay una diferencia. La hembra entonces viste gradualmente el vestido final sin hacer cambios notables, mientras que el varón lleva un tercer vestido. En él la cabeza es gris negruzca con tonos herrumbrosos y cenicientos ondulados en la mitad anterior, la nuca y los lados del mismo son grises y se desvanecen insensiblemente en el gris amarillento de la rabadilla; la parte superior de la espalda es marrón-óxido con líneas en zigzag marrón-negras; las remiges tienen forma poco aguda y color negro-grisáceo con márgenes y manchas de óxido amarillo; las plumas de la garganta son blanquecinas con puntas más oscuras, las de la parte anterior del cuello blanquecinas con manchas y ondas negruzcas o cenicientas; en el centro del pecho todas las plumas aparecen negras con salpicaduras y manchas oxidadas y puntas blancas, en el vientre y en las tibias se mezclan con blanco y grisáceo. El ojo es negro, la pupila es marrón, el pico córneo – más claro en la parte inferior y en el margen – las piernas están vestidas hasta la base de los dedos con una pluma grisácea y los dedos mismos están calientes.
Habiendo alcanzado la mitad de su tamaño normal, el urogallo comienza a poner las plumas del vestido completo, comenzando por el ala y la cola y continuando por las caderas, el pecho y otras partes del cuerpo. Crecen tan lentamente que, cuando se completa el hábito, el ave ya ha alcanzado su pleno desarrollo. A finales de otoño la familia joven se divide por sexos, las hembras se quedan con su madre, los machos deambulan en compañía, hacen oír su voz de vez en cuando y a veces pelean: en la primavera siguiente ya tienen todos los disfraces de adultos.
En cuanto a las llamadas del Tetrao urogallus, la hembra emite ruidos como el del faisán, similar a un “koc”; el macho, en cambio, tiene una canción mucho más modulada, que comienza con una especie de “ticap” y termina con un “pop” y otras notas.

Biología –
El Urogallo común inicia la temporada de apareamiento hacia el período de abril-mayo, en el que los machos escenifican, en los lugares semiabiertos del bosque, espectaculares desfiles amorosos para atraer a las hembras, con actuaciones de cantos, movimientos rituales y el despliegue de plumas de la cola. .
El cedro gallo es sin duda una de las aves de mayor y más característica actividad en el período de apareamiento; esta manifestación comienza cuando el bosque aún está en silencio y para las otras aves aún no ha aparecido la primavera; sus singulares juegos comienzan tan pronto como los primeros amaneceres han aparecido en el horizonte
En estos juegos, las aves parecen haber perdido por completo la audición, probablemente debido a la fuerte presión ejercida sobre la atmósfera circundante y la extraordinaria excitación que les domina. Es una forma de hiperactividad que alcanza las manifestaciones más singulares: el ave llega a enfrentar serios peligros, algunos ejemplares no temen colocarse en las áreas frecuentadas por el hombre y acercarse a él, perseguirlo, picotearlo, completamente. negando su propia naturaleza tímida. Ciertas supersticiones incluso hablan de un espíritu maligno que entra en el cuerpo del animal. El urogallo no siempre alcanza estos excesos, pero es cierto, sin embargo, que en cualquier caso luce un carácter fuertemente guerrero. Los adultos no toleran que los jóvenes se asienten en su barrio, y luchen como verdaderos caballeros, cuando sea necesario, hasta la muerte: los jóvenes se vuelven tímidos y cantan suavemente cuando saben que hay algún viejo campeón cerca.
En esta época también es más fácil escuchar el grito de estos pájaros, muy animados cuando llega el día y sensibles incluso de noche. Al amanecer los machos se calman y se dirigen hacia las hembras que se divierten a cierta distancia: después de haberlas alcanzado, renuevan sus gritos, se dan vuelta y finalmente las obligan a ceder a sus deseos. A veces las hembras muestran predilección por esto o que macho, y de ahí surgen feroces luchas; algunos machos no logran alcanzar su objetivo y vuelven a clamar por amor en mayo, junio e incluso julio. Después de unas semanas, los urogallos regresan satisfechos a sus asientos y las hembras empiezan a construir el nido. Cada uno elige un lugar adecuado y se aparta de los demás; el nido consiste en una depresión poco profunda cubierta sumariamente de ramitas secas y contiene un número de huevos que varía en relación con la edad de la madre que, si es joven, no pone más de seis u ocho, si es adulta, de diez a doce. Los huevos son relativamente pequeños, con cáscara brillante y delgada y sobre un fondo grisáceo o amarillo-marrón; están salpicados de manchas y manchas más oscuras. Son incubados con conmovedor cuidado por la madre que no abandona el nido incluso en caso de peligro muy grave y, especialmente en los últimos días, se pueden agarrar fácilmente con las manos. Lamentablemente, no siempre es lo suficientemente prudente elegir los lugares menos expuestos a las aves rapaces.
Tras el apareamiento, la hembra pone de 5 a 10 huevos que se colocan en una depresión en el suelo y a veces al abrigo de un arbusto o una conífera joven con ramas bajas.
El período de eclosión dura unas 4 semanas.
Los recién nacidos, recién nacidos, pueden seguir de inmediato a su madre; la cría se derrite en otoño.
Al cabo de unas semanas, los recién nacidos ya están cubiertos de suficientes plumas y plumas para poder elevarse en el aire, pero no visten el traje de gala hasta mucho más tarde, según una sucesión de mutaciones como se describió anteriormente.
El éxito de las crías depende de las condiciones meteorológicas en el período reproductivo y sobre todo de la interferencia de su entorno (actividades forestales, actividades turísticas – por ejemplo, trabajos en pistas y estaciones de esquí, etc.).

Papel ecológico –
El Urogallo común es un ave sedentaria que se desplaza de sus lugares habituales sólo por la aparición de fuertes resfriados y abundantes nevadas que hacen imposible encontrar alimento: pero en cuanto mejora la temporada, retoma su camino hacia los lugares favoritos.
En algunos casos, cuando su territorio está completamente cubierto de nieve, se retira a las ramas de los árboles y pasa largas temporadas alimentándose de hojas.
Por lo general, pasa sus días en el suelo, en corridas continuas entre la maleza y los arbustos bajos donde va en busca de comida, despegando solo frente a algo sorprendente.
Su dieta consiste en brotes de árboles, hojas, bayas, semillas, trébol e insectos. En el período del amor, el urogallo se satisface con alimentos más toscos, y no parece querer molestarse en buscar comida; en esto difiere de la hembra, y de ahí proviene tal vez esa tenaz fibrosidad que hace que la carne del macho adulto sea casi incomible, mientras que las de la hembra son muy delicadas y sabrosas.
En invierno se alimenta principalmente de agujas de coníferas, en primavera de brotes y brotes de la maleza, en verano y otoño de bayas y frutas como frambuesas, fresas, arándanos, grosellas, gayuba. Las hembras y los polluelos también se alimentan de insectos y otros invertebrados.
Para digerir los alimentos, necesita arena o grava muy fina, y se acerca al agua varias veces durante el día.
Como ya se mencionó, esta ave, incluso si está presente en una amplia gama, está disminuyendo constantemente y por esta razón esta especie está protegida por diversas regulaciones europeas y nacionales.
Entre los enemigos naturales de esta ave recordamos al zorro y al azor, que deben, sin embargo, tener cuidado con muchos otros adversarios. Los adultos, muy cautelosos, se defienden bien, pero las crías y más aún los huevos se suelen destruir.
Las causas de la disminución del Tetrao urogallus, al igual que las del otro urogallo alpino, son poco claras y probablemente múltiples (las principales parecen ser la perturbación antrópica ligada sobre todo a los flujos turísticos y al cambio climático). Precisamente para adentrarse en el mérito de estas causas, el Parque Natural Adamello-Brenta, en 2007, con la colaboración del Servicio de Bosques y Fauna de la Provincia Autónoma de Trento, puso en marcha una investigación plurianual sobre galliformes, y en particular sobre Tetrao urogallus.
Por el momento, sin embargo, según la UICN, esta especie está clasificada como en riesgo mínimo de extinción.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– C.Battisti, D. Taffon, F. Giucca, 2008. Atlas de aves nidificantes, Gangemi Editore, Roma.
– L. Svensson, K. Mullarney, D. Zetterstrom, 1999. Guía de las aves de Europa, África del Norte y el Cercano Oriente, Harper Collins Publisher, Reino Unido.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *