Liriomyza trifolii

Liriomyza trifolii

El minador de hojas (Liriomyza trifolii Burgess, 1880) es un pequeño diptero perteneciente a la familia Agromyzidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Sucursal Bilateria,
Phylum Arthropoda,
Subfilo Tracheata,
Superclase Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cohorte de endopterygota,
Superorden Oligoneoptera,
Sección Panorpoidea,
Orden Diptera,
Suborden Brachycera,
Cohorte Cyclorrhapha,
Sección de esquizofora,
Subsección Acalyptratae,
Familia Agromyzidae,
Género Liriomyza,
Especies de L. trifolii.
Los términos son sinónimos:
– Agromyza phaseolunata Frost, 1943;
– Liriomyza alliovora Frick, 1955;
– Oscinis trifolii Burgess, 1880.
Distribución geográfica y hábitat –
Liriomyza trifolii es un dípteros cuyos orígenes se encuentran en los países del Caribe y en el sureste de Estados Unidos (concentrado en particular en el sur de Florida).
Sin embargo, la exportación de productos vegetales de estas áreas ha provocado la propagación del insecto en varios países asiáticos a lo largo del Océano Pacífico, así como en Europa, California y algunas partes de Canadá.
La propagación del insecto también se generó por su resistencia progresiva a ciertos insecticidas.
El insecto es notablemente polífago y se informó sobre 122 especies de plantas diferentes; afecta a las plantas ornamentales, varias plantas vegetales como cebolla, puerro, apio, acelga, pimiento, sandía, melón, lechuga, Phaseolus spp., guisante, papa, espinaca, Vigna sp., así como algodón, alfalfa y muchas otras cultivadas y plantas silvestres y de invernadero.
Su hábitat original era el de los climas tropicales y subtropicales pero, con la propagación y resistencia a los insecticidas, ahora infesta con frecuencia los invernaderos y se puede encontrar en una variedad más amplia de climas como los templados, mientras que está menos presente en los fríos.

Morfología –
El minador de hojas es un pequeño dípteros en el que los individuos adultos son de tamaño pequeño, de 1,3 a 2,3 mm de longitud. La cabeza es amarilla, el tórax y el abdomen son de color negro grisáceo, las piernas y el escutelo son de color amarillo brillante.
La envergadura de las alas varía de 1,25 a 1,90 mm. Las alas son transparentes y con venas evidentes.
El macho es más pequeño que la hembra.
El huevo mide 0,2 x 0,1 mm; es de color crema, inicialmente translúcido. Este se coloca ligeramente debajo de la epidermis de la hoja.
La larva, al nacer, es incolora y mide 0,5 mm de largo. Cuando está completamente desarrollado alcanza los 3 mm de longitud y se vuelve de color amarillo brillante. Éste, dentro del mesófilo, excava túneles que aparecen, en el exterior, con diseños característicos; a menudo en la parte central de la mina, más pálida que el verde de la hoja, se nota una línea negruzca de excrementos que dejan los estadios larvarios durante su movimiento trófico.

Actitud y ciclo de vida –
El ciclo biológico de Liriomyza trifolii es muy variable según se presente en plantas en cultivo protegido o en campo abierto.
En el caso de los cultivos protegidos, la sucesión de generaciones es prácticamente continua.
Incluso en campo abierto, el número de generaciones no se puede estandarizar, pero varía mucho según las condiciones climáticas.
Los adultos viven una media de 15-30 días, teniendo las hembras una longevidad mayor que la de los machos, y se alimentan del néctar de las flores y de la savia que sale de las lesiones producidas en las hojas por las hembras a través del ovipositor. Estas heridas, rodeadas de tejidos que se aclaran y eventualmente se necrotizan, son más grandes que las resultantes de la puesta de huevos.
El desarrollo se detiene con temperaturas inferiores a 7,5 o 12,9 ° C, según el estadio y la planta hospedante; la temperatura óptima es cercana a los 25 ° C; por encima de los 30 ° C, aumenta la mortalidad de las larvas.
El momento del apareamiento tiene lugar solo 24 horas después del parpadeo de los adultos.
Los huevos se depositan dentro de los tejidos del parénquima foliar o del pecíolo en un número que varía según la temperatura y la planta hospedante: desde 25 ° en el apio a 15 ° C hasta más de 600 en el crisantemo a 30 ° C.
El período de incubación de los huevos varía de 2 a 5 días, dependiendo de la temperatura. El desarrollo de las larvas dura de 4 a 7 días en presencia de temperaturas medias superiores a 24 ° C, mientras que se produce una mortalidad considerable por encima de los 30 ° C.
Una vez que han alcanzado la madurez, las larvas generalmente pupan fuera de las minas, en las hojas o en la superficie del suelo. En raras circunstancias, las pupas también se pueden formar dentro de las minas, pero los adultos no siempre logran salir y, después de intentar en vano encontrar una salida, se agotan y mueren. La pupación de la cebolla y las plantas medicinales se produce dentro de la última sección de la mina. Los adultos suelen aparecer después de 1-2 semanas, con temperaturas entre 20-30 ° C.
El daño es provocado por la formación de minas, que si están presentes en un número considerable acaban afectando gran parte del colgajo foliar y de las pequeñas con la consiguiente reducción de la actividad fotosintética, secado de las hojas y en ocasiones muerte de las plantas jóvenes.
Como resultado, los cultivos sufren una depreciación comercial significativa y no pueden exportarse. Las perforaciones operadas con el ovipositor por las hembras provocan lesiones, desecación y favorecen el establecimiento de infecciones fúngicas. Además del daño directo, el díptero es capaz de transmitir el «virus del mosaico del apio» (virus del mosaico del apio).

Papel ecológico –
Tanto las hembras adultas como las larvales de Liriomyza trifolii se alimentan principalmente de las hojas de sus plantas hospedadoras. Las larvas se alimentan principalmente de la capa de la hoja justo debajo de la epidermis, mientras que las hembras adultas se alimentan de los líquidos expulsados ​​por las hojas después de que el adulto las haya perforado.
Este pequeño dípteros se alimenta de una gran variedad de plantas hospedadoras, tanto vegetales como ornamentales.
Algunos parásitos y depredadores pueden mantener este dípteros dentro de límites de población aceptables.
La amenaza natural más importante son las avispas parasitoides. Estas avispas ponen sus huevos entre las de Liriomyza trifolii. Cuando las avispas eclosionan, normalmente devoran los huevos de las moscas cercanas, como es típico de los parásitos.
Los parasitoides más comunes son las avispas de las familias Braconidae, Eulophidae y Pteromalidae. En ausencia de insecticidas, estos parasitoides juegan un papel importante en el control de la población de Liriomyza trifolii.
Aunque los depredadores y las enfermedades tienden a afectar la población de Liriomyza trifolii en menor medida que los parasitoides, tanto las larvas como los adultos de L. trifolii pueden ser atacados por otros organismos, incluidas las hormigas.
La presencia y el umbral de daño de este dípteros se evalúan utilizando una variedad de métodos de muestreo, incluido el recuento de minas, el recuento de larvas vivas, la recolección de pupas y la captura de adultos.
En las intervenciones de contención de este insecto se debe tener en cuenta que la propagación de Liriomyza trifolii se debe en gran parte a la resistencia desarrollada a ciertos insecticidas; de hecho, los insecticidas también matan a los parasitoides que pueblan el área. Por lo tanto, el uso de insecticidas no solo daña el ecosistema, sino que también reduce la población de la principal forma de control biológico de L. trifolii.
Por tanto, la lucha química debe considerarse inapropiada, si no contraproducente a medio-largo plazo.
En invernadero también se obtuvieron resultados alentadores con trampas cromotrópicas amarillas. Finalmente, se han obtenido buenos resultados utilizando, con técnicas de control biológico, el Hymenoptera Eulofide Diglyphus isaea, parasitoide ectophagus de las larvas.
Este parasitoide se cría en algunas biofábricas europeas y se lanza en la etapa adulta. La hembra del parasitoide inmoviliza a la larva hospedera, dentro de las minas, y luego pone su huevo cerca de ella; las larvas recién nacidas se alimentarán de la larva huésped; además, el entomófago femenino puede ejercer una acción depredadora directa sobre las larvas más jóvenes de Liriomyza trifolii.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *