Colapso de la biodiversidad agrícola: se necesita agroecología

Colapso de la biodiversidad agrícola: se necesita agroecología

Como es bien sabido, pero quizás no demasiado, la biodiversidad contribuye decisivamente a la vida del planeta a través de millones de genes que se utilizan para formar la estructura viviente; miles de plantas y animales que pueblan la Tierra e innumerables organismos que conforman los ecosistemas naturales.
La materia viva representa un entrelazamiento complejo e interdependiente de nacimiento, muerte y renovación. En todo esto, los humanos son solo una pequeña parte de este mosaico vibrante, pero tienen un fuerte impacto en las especies y el medio ambiente. Por lo tanto, un gran número de plantas y animales están en riesgo, junto con procesos fundamentales de la naturaleza, como la polinización de insectos y la regeneración del suelo, a través de microorganismos.
Llegados a los umbrales del siglo XXI, el planeta despertó, quizás con retraso, de un letargo en el que había caído, sin haber atendido a tiempo todas las emergencias generadas por un modelo de explotación de recursos mal pensado y peor implementado.
De hecho, para alimentar a una población en crecimiento será necesario dar un impulso a la agricultura para incrementar la producción de alimentos. También será fundamental una agricultura más flexible, conservando una amplia variedad de formas de vida con características particulares, como árboles que sobreviven a las sequías o ganado que se reproduce en situaciones críticas. Las técnicas agrícolas sostenibles pueden alimentar a las poblaciones y, al mismo tiempo, proteger los océanos, los bosques, las praderas y otros ecosistemas que albergan la diversidad biológica.
La Agenda 2030, y en mayor detalle, el Farm to Fork (objetivo de transición hacia un sistema alimentario de la UE más saludable y sostenible) piedra angular del Pacto Verde Europeo, han identificado en el modelo agroecológico las bases del futuro modelo agroalimentario.
Sin embargo, el escenario que ahora se presenta no es fácil de resolver ya que la interferencia de las actividades humanas ha comprometido parcialmente el enorme patrimonio de los recursos naturales del mundo.
La biodiversidad natural y agrícola ha visto, especialmente en el último medio siglo, una disminución preocupante de especies, variedades y razas que fueron el resultado de una adaptación milenaria a las condiciones ambientales.
El sistema agroalimentario moderno ha interferido fuertemente (tanto directa como indirectamente) en la rica variedad de plantas cultivadas y animales domesticados que son la base de la biodiversidad agrícola. Sin embargo, la humanidad usa solo 14 especies de mamíferos y aves para el 90 por ciento de su alimento animal, y solo cuatro especies (trigo, maíz, arroz y papas) proporcionan al cuerpo la mitad de la energía de origen vegetal. . Una de las dietas más pobres de todos los tiempos.
Más allá de las consideraciones necesarias sobre la pobreza de la dieta de casi todas las poblaciones del mundo, y sobre las obvias consecuencias sobre el estado de salud, es evidente la responsabilidad de la agricultura moderna en la demolición de la diversidad genética de especies, y dentro de estas, incluso diversidad genética dentro de cada uno de ellos. La agricultura moderna ha animado a muchos agricultores a utilizar especies uniformes de plantas o animales de alto rendimiento, pero cuando los productores de alimentos abandonan la diversidad, las variedades y especies pueden desaparecer, con sus propias características genéticas y la reciprocidad de sus relaciones e interdependencias. .
Esta rápida disminución de la diversidad genética preocupa a los expertos. Por eso, desde 2004, científicos de todo el mundo han dado esta alarma en el Día Mundial de la Alimentación.

Ciertamente, los últimos 16 años no han transcurrido sin éxito en el lado de los procesos de conversión esenciales para una nueva visión del sistema.
Menos fructíferos son los vinculados a las decisiones políticas de casi todos los países del planeta.
Entre otras cosas, son precisamente los agricultores de los países en desarrollo los que probablemente tengan una mayor necesidad de un nuevo modelo agroalimentario, así como, más que una sola variedad de alto rendimiento, de cultivos diversificados que crezcan bien incluso en climas o climas adversos. animales resistentes a enfermedades. Para los agricultores más pobres, la biodiversidad puede ser la mejor protección contra el hambre. Los consumidores también se benefician de la posibilidad de una amplia variedad en el sector vegetal y animal, lo que permite una dieta nutritiva que es particularmente importante para las comunidades locales con poco acceso a los mercados.
Como corolario de lo expuesto, se destaca la estimación realizada por la FAO: en el último siglo han desaparecido tres cuartas partes de la diversidad genética de los cultivos agrícolas. Además, de las 6.300 variedades de animales, 1.350 están en peligro de extinción o ya están extintas. Se necesita un esfuerzo global para conservar plantas y animales en bancos de genes, jardines botánicos y zoológicos. Igualmente importante es el objetivo de conservar la biodiversidad en las granjas y en la naturaleza, donde puede cambiar y adaptarse a condiciones cambiantes o conflictos con otras especies. Como guardianes de la biodiversidad mundial, los agricultores pueden cultivar plantas y árboles locales y cuidar la reproducción de los animales autóctonos, asegurando su supervivencia.
Por tanto, no sólo se necesitan esfuerzos económicos, un error frecuente en el que caen administraciones tras administraciones, sino sobre todo un «restyling» de la visión de todo el sistema agroalimentario.
Es hora de dar pasos valientes; Es hora de dejar de escuchar a quienes todavía proponen el uso de la agricultura, compuesta de química sintética, mecanización desproporcionada, insumos externos a la naturaleza, etc., que decir la quiebra es un juicio indulgente por decir lo mínimo.
La agroecología no es solo un modelo de producción, dejando finalmente en paz los principios sacrosantos de la naturaleza, sino que también es un modelo de organización de toda la cadena de suministro: desde la empresa hasta el consumidor (Farm to Fork).
La agroecología se trata de producir, dejar que la naturaleza haga la mayor parte del trabajo;
La agroecología es la protección de la biodiversidad natural y agrícola;
La agroecología es la salvaguarda de la dignidad de los operadores agrícolas transformados de la agricultura moderna a simples trabajadores en un gran proceso productivo organizado aguas arriba;
La agroecología es seguridad alimentaria;
La agroecología es factor de democracia y garantía de justicia en el sentido de una verdadera Soberanía Alimentaria.
Sin embargo, la agroecología no se logrará únicamente mediante un proceso político o disposiciones legislativas; Se necesita un gran esfuerzo global, y en el ámbito local, una gran comparativa entre todos los actores del sector, teniendo en cuenta algunos puntos:
– la agroecología es un sistema de propulsión del sistema agroalimentario basado en los mismos principios y reglas de la naturaleza; cualquier sustitución o subrogación sea dañina e inapropiada;
– La agroecología sienta, después de cientos de años de historia del colonialismo imperialista, las bases de un proceso de verdadera democracia dentro de los pueblos y entre pueblos y pueblos.
El futuro ha comenzado pero ha hecho una broma de mal gusto: es como una prueba: las preguntas son muchas y el tiempo disponible es corto.
Buen trabajo.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *