Agua, un bien universal

Agua, un bien universal

Desde la escuela primaria se nos ha enseñado la importancia del agua y su extraordinario ciclo hidrológico.
Un ciclo que, a través de las fases de evaporación, condensación, precipitación e infiltración, permite que este bien fundamental para la vida en la tierra se renueve continuamente.
Un ciclo que pertenece a la naturaleza y que es rítmico y regulado por ella. Un proceso que permite que la vida humana, al igual que otros seres vivos, se perpetúe de forma ininterrumpida.
El valor universal del bien de agua representa, por tanto, un derecho, igual, por extensión, al derecho a la vida y, como tal, en la categoría de derechos internacionales.
El derecho al agua es, por tanto, una extensión del derecho a la vida afirmado por la Declaración Universal de Derechos Humanos. Refleja la indispensabilidad de este recurso en relación con la vida humana.
Es precisamente en este sentido que la resolución de la ONU de 28 de julio de 2010 declaró, por primera vez en la historia, el derecho al agua como «un derecho humano universal y fundamental».
Esta resolución fundamental destaca reiteradamente que el agua potable y para uso higiénico, además de ser un derecho de todo hombre, más que otros derechos humanos, atañe a la dignidad de la persona, es fundamental para el pleno disfrute de la vida, es fundamental para todos los demás. derechos humanos.
En definitiva, un derecho por encima de otros derechos.
Lamentablemente, como para otras, esta resolución no es vinculante, es decir, afirma un principio que aún recomienda (no obliga) a los Estados a implementar iniciativas para garantizar agua potable de calidad, accesible, a precios asequibles para todos.
Fue aprobado por la Asamblea General con 122 votos a favor, 41 abstenciones y ninguna oposición.
Sin embargo, en un momento histórico caracterizado por grandes cambios y contradicciones y, sobre todo, por la disponibilidad cada vez menor de agua, como consecuencia de muchos factores, en el silencio generalizado, en 2020, el agua cotiza en bolsa por primera vez en historia y, por tanto, puede ser objeto de especulación.
Así, el activo más preciado y poseído de todos puede ser objeto de especulación financiera; por tanto, su precio fluctuará como ocurre con las materias primas como el oro. Y así, mientras en Italia votamos por que el agua siga siendo un bien público, el mundo está pensando en cotizarla en la bolsa de valores.

Una especulación que surge, entre otras cosas, en un período de la historia humana en el que el agua comienza a escasear: un estudio publicado hace apenas un año mostró cómo las montañas y los glaciares de todo el mundo ya no son capaces de almacenar y almacenar agua. ‘agua a causa de la crisis climática, y cómo esto conducirá en unos años a una verdadera emergencia hídrica planetaria con casi dos mil millones de personas que, literalmente, morirán de sed.
Una crisis del agua ligada a la explotación excesiva de este recurso por parte de la agricultura, la industria y el consumo humano, haciendo del agua, sobre el papel, un bien de amplia disponibilidad dada su difusión en el planeta, un bien precioso no por ser fundamental sino porque cada vez más raro.
Más allá de las razones que llevaron a la cotización de este recurso en la bolsa de valores, es evidente que ninguna cotización y ninguna especulación pueden hacer que alguien pierda un bien o que pague por encima de su capacidad económica.
Como sucede en el campo de las patentes de ADN, otro bien universal de todos, quizás el verdadero desafío que induce la globalización no sea el de un mercado común sino el de un sistema de reglas comunes.
Con casi dos tercios de la población mundial enfrentando escasez de agua para 2025, ha llegado el momento de reescribir las reglas y resoluciones de los países del mundo antes de que los más pobres, tristemente cada vez más pobres, paguen demasiado por todos. salado.
Por tanto, debemos creer que incluso el lenguaje político y sus objetivos comienzan a madurar una nueva visión, donde la palabra Ética se coloca por encima de todas las demás.
Los recientes acontecimientos de la pandemia mundial, los conflictos interminables, en las zonas más calientes del planeta, las hambrunas cada vez más cercanas nos llevan a una sola consideración.
Ha llegado el momento de abandonar para siempre un sistema político viejo y ya desgastado, hecho de colonialismo, genocidio, homologación, inmenso sufrimiento; en nombre de un progreso que, más allá de las apariencias tecnológicas, está privando a todas las poblaciones humanas del valor superior: la dignidad de la vida.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *