Adición

Adición

El término topping, en agronomía, significa el corte o desgarro de la parte superior de una planta para limitar su desarrollo en altura o para concentrar los jugos en la parte que da fruto o flores.
La adición también se puede hacer lateralmente para aumentar la exposición a la luz de la superficie de la hoja.
Esta técnica sencilla pero eficaz se basa en el principio de que una planta, a la que se le quita el ápice vegetativo, desviará toda su energía hacia las yemas situadas más abajo, a menudo en la axila de las hojas, formando nuevas ramas laterales.
Además, la adición evitará que la planta se estire demasiado en altura, favoreciendo un desarrollo más horizontal. Por tanto, será más grueso y ramificado y menos desarrollado verticalmente de lo que sería si lo dejamos crecer de forma natural.

La técnica de adición funciona en todas las plantas; ya sea una verdura, una floración anual, un arbusto perenne o una planta aromática.
Entre las plantas que más se benefician de la cobertura se incluyen las anuales (es decir, plantas que se deben volver a sembrar todos los años) como la albahaca, la menta, etc. que necesitan esta pequeña pero indispensable técnica de poda, para evitar que florezca y produzca semilla en muy poco tiempo, con los tallos que se volverán duros y leñosos en detrimento del crecimiento vegetativo y verde de la planta.
La adición, como se mencionó, se puede realizar tanto en vértices vegetativos apicales como laterales; de esta forma la planta emitirá nuevos brotes formando otra parte vegetativa hasta el final del ciclo estacional estival.
La adición debe realizarse inmediatamente después de las hojas para evitar dejar un trozo de tallo inútil en la rama, que se secará poco después.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.